Strambotic

Noticias insólitas, bizarras e impertinentes

España, segundo país europeo en el ranking de muertes por selfie

23 Mar 2017
Comentarios

Compartir: facebook twitter meneame

Strambotic

El selfie es un asesino. Provoca ya más muertes que los ataques de tiburón o las subidas al Everest, por ejemplo; y es que hay más estúpidos con cámara que escualos con mala fama.

La típica foto con los amigos está más que obsoleta y lo que mola es la búsqueda de lo extremo. Grandes alturas, situaciones de riesgo, etc. Claro, si ya algunas veces resulta complicado el salir bien (entre buscar el plano, que el sol no deslumbre, meter barriga…) en una foto normalita, resulta comprensible que, subido a la antena de un rascacielos de Jakarta o poniendo carita de pato en la vía del AVE Málaga-Madrid mientras el tren devora los metros que quedan hacia tu frágil espalda, los errores se paguen caros, muy caros.

Lo que nos lleva a una simple pregunta: ¿Nos estamos volviendo gilipollas?

Desde 2014, 49 personas han muerto mientras intentaban (auto) fotografiarse. La edad media de las mismas era de 21 años. El 75% eran hombres. El que las mujeres representen tan solo una cuarta parte de la fatal estadística, a pesar de que -según los datos- ellas suelen hacerse muchos más selfies que ellos, tiene que ver según investigadores de la Universidad de Ohio con que los hombre asumen más riesgos al buscar el reconocimiento compartiendo sus instantáneas en redes sociales. Es decir, que se ponen más en peligro con tal de ir de guays.

Curiosamente, según la misma institución educativa, los hombre que publican más cantidad de selfies suelen obtener en los test de personalidad puntuaciones más altas en los índices de narcisismo y psicopatía.

¿De qué muere la gente al hacerse un selfie?

Entre los datos obtenidos por GNA, destaca que, por ejemplo, la causa más frecuente de muerte por selfie es “Caída desde gran altura”. Le siguen “Ahogamiento”, “Tren”, “Disparo de bala”, “Granada”, “Accidente de avión”, “Accidente de coche” y “Animal”.

Cuando leemos “Tren”, en realidad no debemos imaginarnos directamente el impacto de un Talgo contra algún joven, también se incluyen las muertes producidas por electrocución al entrar en contacto con la catenaria.

Problema global

El país con más muertes por selfie es la India, donde (según un estudio de Priceonomics) debido a las inundaciones causadas por los monzones, los más jóvenes descubren paisajes acuáticos nunca vistos que les parecen escenarios ideales para autofotos. Solo basta un poco de mala suerte, como perder el equilibrio, para caerse al agua. Esto explica que la forma más común de diñarla con un selfie en el subcontinente indio sea por ahogamiento. Tras las 19 muertes registradas desde 2014, el gobierno del país ha llegado crear un listado de lugares donde los selfies están prohibidos.

Rusia es el primer país europeo en este luctuoso ranking y el segundo a nivel mundial. Famosos son los roofers rusos y su afición por subirse a los edificios más altos para sacarse fotos desde alturas de vértigo. Recientemente, la modelo Viki Odintcova posaba colgada desde una torre sujeta únicamente por el brazo de un aficionado a los deportes de altísimo riesgo. ¿Sus motivos para tal locura? Según el medio ruso RBTH, conseguir ‘likes’ en Instagram.

Los casos más raros de muerte por selfie

Entre los casos más extraños (si ya resulta incomprensible el morir por hacerse una foto) encontramos a un solo español, D.G.L, de 32 años, muerto según Seamosmasanimales.com cuando acabó degollado por un toro mientras intentaba hacerse un selfie en un encierro celebrado en Villaseca de la Sagra.

Junto a este hombre, otras muertes raras por selfie fueron las de un mejicano de 21 años que se disparó (aparentemente, por error) posando con una pistola, dos adolescentes rusos que se hacían la foto muy ufanos con una granada de mano en plenos Montes Urales (la granada se activó y acabaron formando parte inerte del paisaje) y un piloto de una avioneta Cessna que se estrelló en EEUU tras perder el control del aparato mientras manipulaba su teléfono.

Uno de los casos que más impactó a la sociedad rusa fue el de Xenia Ignatyeva, de 17 años, que cayó de un puente cuando intentaba hacerse una foto en 2014. Al precipitarse al vacío se agarró a un cable que la electrocutó.

Otro fallecido a causa de las autofotos extremas fue Andrey Retrovsky , de 17 años, que murió tras caer desde el noveno piso de un edificio.

Basta con ver los mensajes que recibía en su Instagram cada vez que subía una foto con alguna nueva hazaña, para entender que siempre buscase superarse en asumir riesgos estúpidos:  “Sigue volviéndote loco, colega”; “La próxima vez prueba con un rascacielos”; “Si subes más alto, quedará más sexy”.

La cosa en Putinland se ha puesto tan seria que hace dos años las autoridades sacaron una especie de guía de lugares prohibidos para las autofotos.

Algunos casos españoles

En España podemos recordar el caso de Sílvia R.A., de 25 años, que falleció en Sevilla al caer desde el puente de Triana, o el de un chico jienense de 21 años que pereció electrocutado al tocar la catenaria cuando subió al techo de un vagón de tren.

En 2015, un  joven de 14 años sufría, leímos en Público, una descarga eléctrica cuando su cabeza tocó la catenaria de un tren, a cuyo techo había subido para hacerse un selfie, en la estación de Rubí (Barcelona). Creemos que se salvó.

El año pasado, informó Antena 3, una mujer china de 25 años que trataba de sacarse una foto en el paraje de los Hocinos (Cuenca), se despeñó, perdiendo la vida. Más suerte corrió una joven de 18 años que se precipitó, según Mundo Deportivo, desde un quinto piso en Girona, que quedó gravemente herida pero sobrevivió. .

El pasado mes de enero, siete personas que se autofotografiaban en el lago congelado de Ercina (Cangas de Onís, Asturias) estuvieron a punto de engrosar la estadística cuando se rompió el hielo. Como contó La Nueva España, se trataba de dos grupos de personas que, con no mucho tiempo de diferencia entre ellos, decidieron violar la prohibición de andar sobre los lagos helados para hacerse unos selfies. Pudieron salir de las gélidas aguas “como pudieron”.

Y aquí, la gráfica publicada por Priceonomics.

España, segundo país de Europa y cuarto del mundo en muerte por selfies.

Con información de Ohio State University,  RBTH, Seamosmasanimales.com ,Antena 3Mundo DeportivoLa Nueva España y Priceonomics.

¡Síguenos en Facetrambotic y en Twitterbotic!

Más madera hallada rebuscando en el pasado:

– ¿Fumar hebras de plátano coloca? Este es el origen de esta disparatada leyenda urbana

Casa Pepe: “Si Gana Podemos lo primero que va a hacer es cerrarnos el bar”

– Cuando el oeste de África era conocida como Negroland

– Un ‘drinking game’ de la Antigua Grecia: ¿te animas a jugar?

– “Vendo Saxo ‘reventao’, ideal para gilipollas”: Bienvenido al fascinante mundo de los anuncios por palabras