Strambotic

Noticias insólitas, bizarras e impertinentes

Seis ‘simpas’ verdaderamente sonrojantes de nuestros políticos

06 Mar 2017
Comentarios

Compartir: facebook twitter meneame

Strambotic

Hoy, ya que todo el mundo habla interesadamente de los «rumanobulgarogitanos» del Bierzo, hemos tirado de hemeroteca para descubrir como andaban de ‘simpas’ los políticos españoles y hemos encontrado a representantes de casi todos las formaciones.

Además, prosiguiendo en el estudio de la fenomenología del «tomar las de Villadiego sin abonar la minuta», comprobamos que nuestros servidores públicos están hechos de otra pasta.  Y es que no sabemos si el ego les traiciona cuando, en lugar de seguir la ortodoxia del “simpa” (desaparecer inadvertidamente) el «politicus ibéricus «tiende a liarla parda, al aspaviento, el drama y la caspa.

«Yo ya he pagado… ¡hics!»

Quién: Oscar Fernández Monroy

Cargo: Concejal del PP de Bilbao

En septiembre del año pasado,  contaba Okdiario, Fernández Monroy se negó a pagar tres de las cinco cervezas que presuntamente había consumido en un bar de la capital vasca.

En lo que constituye una modalidad harto singular del “simpa”, el edil no optó por hacer mutis por el foro discretamente (como mandan los cánones) sino que, convencido de que había abonado sus consumiciones, al ser requerido para pagar, se negó y, sacando pecho, amenazó al responsable del local con llamar a la policía para que levantara un “atestado y punto pelota”, frase que recogió  un vídeo que ha sido retirado de las redes (sigue colgado en Periodista Digital) al retratar sin ambages la cogorza del servidor público. Dicho sea de paso que a día de hoy, ni consta que el empresario del local cobrara, ni que el Partido Popular del País Vasco llamara a su concejal al orden.

«Este vino está picado y se mete usted la botella por el puto culo»

Quién: Elena Martínez

Cargo: Concejala de C´s en Zaragoza

La edil, que fue denunciada el año pasado por negarse a abonar un caldo de Rioja que, en su opinión, estaba picado, fiel a esa brava tradición no escrita del político hecho en nuestra piel de toro, lejos de amilanarse, tuvo recuerdos para la madre del propietario del negocio, al que invitó a que se introdujera la botella de vino por donde ya se sabe y amenazó con “hundirle la vida”, además de asegurarle que tendría que cerrar el negocio “en menos de un año”.

Todo ello, mientras, según El Economista su pareja derramaba la botella de vino por el suelo del local (el restaurante Cancook) como quien está regando tiestos en lo que constituye una escena que ilustra el grado de sofisticación que en materia de relaciones interpersonales han alcanzado algunos. Por cierto que tampoco consta que el grupo de Albert Rivera tomara ninguna clase de medidas contra la edil “naranja”.

«¿No sabe quién soy yo?»

Quién: Pilar Rahola, filóloga, política, periodista, y tertuliana radiofónico-televisiva

Cargo:  Era Teniente de Alcalde del Ayuntamiento de Barcelona por ERC

Allá por Febrero del 96, la popular (por conocida) política catalana, al grito de “¿No sabe quién soy yo?” sacó el coche del depósito de la grúa municipal de Badalona sin pagar la multa alegando que el alcalde bien se la podía remitir por correo a su casa, según publicó El País.

La entonces concejala municipal, tras el incidente, que quedó recogido por las cámaras del depósito, recibió un alud de críticas, entre ellas las de Francesc Homs, que instaba a la edil a disculparse por su actitud “prepotente”, razón por la que Rahola, finalmente, hizo público acto de contrición y a otra cosa mariposa.

«No vamos a pagar nada. No hay nada acordado»

Quién: Armando Robles

Cargo: Ninguno, se presentó como candidato a la alcaldía de Málaga en las pasadas elecciones con ‘Soluciona’

Ahora bien, si creían que con el “simpa” masivo acaecido en el Bierzo hace unos días lo habían visto todo, se equivocan. Una formación política independiente llamada ‘Soluciona’ que se presentó a las elecciones municipales del pasado mes de mayo en Málaga, dejó con dos palmos de narices a la dueña de un restaurante de la capital de la Costa del Sol al marcharse sin pagar una cena para 130 personas por un valor de más de 2.200 Euros. ¿Rumanos a nosotros? Venga ya.

El partido, del que jamás se volvió a tener noticia y que llegó a obtener algo más de 1.100 votos en la ciudad, fue denunciado por la propietaria del establecimiento que explicó que al ir a cobrar, sus responsables le respondieron que “no iban a pagar nada, que nada estaba escrito y que nada se había acordado”, así que, como para devolverle el favor, le harían publicidad en un canal de televisión local siempre y cuando “no diera la lata”, porque si la buena señora lo hacía “la denunciarían”.

En lo que parece un botón de muestra de la más pura picaresca ibérica, la dueña del restaurante relató en su denuncia que se dirigió al candidato del partido, Armando Robles, instándole al abono y éste le manifestó que ya hablarían del tema al lunes siguiente. Cosa comprensible dado que se habían metido entre pecho y espalda un total de 46 copas después de cenar y resulta fácil imaginar que quizá no estaba el personal para temas de negocios y eso. La historia completa la publicó Diario SUR.

Uis, no me he dado cuenta

Quién: Pedro Sánchez

Cargo: Candidato del PSOE a la presidencia del gobierno en las pasadas elecciones

Pero hay otra modalidad específica del «simpa» de nuestros servidores públicos que podríamos llamar “despiste de campaña”. A esta se puede acoger el socialista Pedro Sánchez, que (proclamó La Gaceta)en plena actividad electoral, a unos días de las generales del pasado mes de Junio, acompañado de un grupo de personas, tras tomarse unos pintxos de tortilla española en la cafetería La Clueca, salió sin pagar, lo que hizo que el sacrificado camarero de turno tuviera que ir tras él para recordarle el “pequeño detalle” de que había que abonar la cuenta del frugal ágape. Cosas del directo.

En descargo del que fuera candidato del PSOE a la presidencia del gobierno en las últimas elecciones, hay que decir que, según otros clientes del local que presenciaron la escena, Sánchez abonó inmediatamente el importe del convite, se disculpó con el empleado por el olvido y le dejó una propina tildada de “generosa” por el trabajador.

‘Simpa’ en la gasolinera

Quién:  Sión Fernández Villar

Cargo: Ex-candidato coruñés del Partido Animalista

Dirigiéndose a Tordesillas, desde A Coruña para manifestarse contra el Toro de la Vega,  se marchó sin pagar de una gasolinera en Quintanilla de Urz, epíteto que pese a parecer alemán, corresponde a una localidad del norte de la provincia de Zamora.

Fernández, víctima de quién sabe qué extraña levedad del ser, tras repostar, se colocó en la cola frente a la caja y tras unos minutos esperando a ser atendido, se dio la vuelta y se marchó a toda prisa, como arrepintiéndose, no sin mascullar antes una especie de disculpa ininteligible, a decir de los testigos presenciales que lo vieron subir al coche y marcharse como alma que lleva el diablo.

El ex–candidato, que no fue muy lejos y al que la Guardia Civil de tráfico detectó en la A-52 a la altura de Manganeses, para colmo, conducía un coche cuyas matrículas no se correspondían con las reales, razón por la que fue trasladado, según La Opinion de la Coruña, a dependencias policiales para prestar declaración.

La directiva del PACMA, a diferencia de las formaciones políticas mencionadas anteriormen en este artículo, no sólo rechazó su comportamiento, sino que adelantó su determinación a expulsarlo del partido inmediatamente.

BONUS TRACK SINDICAL: Mensaje en una servilleta

En el capítulo de los “simpas” colectivos, merece una especial mención uno protagonizado por un piquete informativo integrado por un grupo de personas que portaban etiquetas identificativas de UGT y de CCOO, y que el 14 de noviembre de 2012, aprovechando la huelga general, se dieron en Granada un banquetazo de verduras a la plancha, raciones de rape, calamares a la romana y endivias con alcachofas, entre otros platos, regados con abundante Rioja.

El piquete, que según se deduce hizo cualquier cosa menos informar al establecimiento de que tenía que cerrar sus puertas, aprovechando aquello de que el Pisuerga pasa por Valladolid y tal, se animó a picar algo y después, leemos en El Mundo,  se negó a abonar la factura, razón por la que sus componentes, antes de abandonar el local, a eso de las tres de la tarde, dejaron una nota en una servilleta en la que se podía leer textualmente: “Creemos que existen razones para no utilizar el dinero en el día de hoy”.

Con información de Periodista Digital, Okdiario, El Economista, El PaísDiario SURLa Opinion de la Coruña y El Mundo.

José Manuel Biels-Gibaja es escritor y  editor web de un medio de comunicación local en la provincia de Málaga.

¡Síguenos en Facetrambotic y en Twitterbotic!

Pecadores de la pradera:

El ex director de un grupo cristiano que “curaba gays” se casa con un señor

Desde Rusia con amor: Las fotos más delirantes de los sitios de ligoteo rusos

Yo de mayor quiero ser catador de marihuana