Strambotic

Noticias insólitas, bizarras e impertinentes

Ruidosos, promiscuos y corruptos. Así nos describen los ingleses en la ‘Guía Xenófoba de los Españoles’

30 Abr 2017
Comentarios

Compartir: facebook twitter meneame

Jaime Noguera

Que la paella nació a causa de la impuntualidad española, que preparamos la sangría con los restos de la fiesta del día anterior  o que la creación de las autonomías instauró la corrupción en nuestro país son algunas de las afirmaciones que encontramos en en el sorprendente libro Xenophobes Guide to the Spanish, escrito por el británico Drew Launay (ya fallecido) y Nick Lawson. En él también se afirma que la lujuria está siempre en el aire en España. que somos adictos a la siesta e incapaces de trabajar en equipo.

Ahora que los ingleses andan como pollo sin cabeza por el Brexit y el futuro que Irlanda del Norte, tras las amenazas sobre invadirnos desde Gibraltar (la Venezuela de los políticos ingleses)  nos compramos el libro, perteneciente a una serie en la que se presentan tipismos y estereotipos sobre mas de treinta nacionalidades distintas. Tras leerlo detenidamente, hemos hecho un resumen de las afirmaciones más sorprendente sobre España, que compartimos sin más dilación con vosotros.

Turnos en el trabajo para la siesta

En la página 44 nos encontramos con una sorprendente información. Los centros comerciales organizan el horario de trabajo por turnos en base a la hora de la práctica del yoga ibérico.

“Se puede confiar en que las tiendas abrirán entre las 10 de la mañana y las 2 de la tarde, y luego de 5 a 9 o medianoche”, dependiendo de la ciudad, pueblo o de la vida amorosa del dueño del establecimiento. Los centros comerciales abren todo el día, habiendo creado sus directivos un increíble sistema de turnos para las siestas de su personal

Paella: un regalo de Dios a España

En la página 46, dentro del apartado dedicado a la comida española, nos encontramos un párrafo sobre la paella en la que descubrimos que la impuntualidad (al parecer galopante) de nuestros nacionales ha sido vital para que este plato alcance su gran popularidad , además de revelarnos algunos ingredientes que no conocíamos, pero que deben ser muy apreciados en Inglaterra.

Su incapacidad para ser puntuales ha convertido a la paella en el plato nacional. Es un regalo de Dios a España , ya que los ingredientes pueden ser preparados con tiempo, a la espera de la llegada de los clientes. Entonces se cocina durante veinte minutos, mientras se sirve el gazpacho. La mezcla de pollo frito, pescado cocido, calamar, gambas, tomates, guisantes, pimiento rojo, pimiento verde, azafrán, arroz y cordones viejos garantiza que nadie sabe exactamente cómo debe saber una paella, así que no importa que esté demasiado hecha o poco hecha, nadie se quejará.”

Sangría hecha con sobras

En las páginas dedicadas al consumo de bebida en España, aparece una afirmación sobre la sangría que probablemente levantará ampollas entre los profesionales de la hostelería. (Pag 51)

“La cerveza Lager es la gran favorita, seguida del vino (rojo o negro) y los cubatas, que son mezclas como gin & tonic o ron con cola.El sherry es bebido menos de lo que se esperaría de un país exportador, y la sangría, reservada para los turistas, está a menudo preparada con los restos de los vasos medio llenos que no se bebieron la noche anterior.”

Violencia y toros

Tras el consumo abundante de alcohol, parece que lo que se estila, según el autor, es un intercambio de puñetazos, o si no nos explicamos esta afirmación (aparece en la página 52 ) que toca otro tema de los que suelen provocar encendidos debate: la tauromaquia.

“Las peleas de bares son raras en España, dado que muy pocos españoles consideran la violencia algo disfrutable. Excepto, por supuesto, cuando esta es infligida a los toros.

Los españoles somos como niños al volante

Yo no conduzco y no entiendo de la calidad del tráfico español, pero por lo que suelo circular de paquete en los vehiculos de mis amigos, tampoco es que sea la cosa Mad Max. Se queda tan pancho el autor cuando afirma, en la página 61, lo siguiente.

Los españoles se ponen al volante con el mismo entusiasmo que un niño de seis años. Los más vulnerables en las carretera españolas son los turistas del norte europeo, bien disciplinados y con mentes ordenadas que encuentran difícil de creer que alguien desobedezca tan descaradamente las reglas de circulación, por ignorancia o falta de interés, y asumen que la gente parará en un semáforo en rojo o que girarán a la izquierda cuando hayan señalizado su intención de hacerlo. Un luz roja para un conductor español es como un capote para un toro.

Lujuria española

Lean y opinen. Sin comentarios.

“En España la lujuria está siempre en el aire. No hay nada sobre la apreciación española del sexo que es inhibida o restringida. Se acepta que tanto hombres como mujeres les encanta hacer el amor, razón por la cual hay muy pocos crímenes sexuales en el país.

Nuestros niños juegan con condones

Hay un apartado dedicado a la higiene. En él se escribe de lo que uno puede encontrarse en el cuarto de baño de un hogar familiar español de clase media (si es que de verdad sigue existiendo esa clase, claro). Veamos una abracadabrante afirmación realizada en la página 65.

“La estantería de una familia media es más o menos como la de cual otro país, con la excepción de que los condones no se esconden. Que los niños los usen como globos es considerado algo natural y divertido.”

Justicia lenta

Con tanto inglés viviendo en nuestras fronteras, es normal que los autores le dedicasen algunas palabras al funcionamiento de nuestro sistema judicial, que no sale muy bien parado. Lo que además está justificado, dado que todos lo hemos sufrido en algún momento.

“Retrasos de todo tipo son inevitables dentro del sistema legal español, así que el mejor abogado no es el más astuto, sino el que tiene un primo que es el empleado que prepara las audiencias en el tribunal y que sabe en qué cafetería  se reúnen este y sus colegas. “

¿Algún letrado en la sala?

Hacer negocios con empresas españolas

El mundo de las corporaciones españolas también es analizado de forma vitriólica por el libelo de Oval books. Afirma, por ejemplo, que en España no sabemos nada del trabajo en equipo.

Negociar con grandes compañías españolas requiere de una gran paciencia. Los jefes de departamento no se comunican con otros departamentos si ello puede producir interferencias con el trabajo de otros.  Cada uno se encarga de lo suyo. Esto, por supuesto, es toda una negación del espíritu de equipo (del que todavía no han oído nada en España, por otra parte) Se procura que nadie sepa lo que hacen los demás. Lo que produce retrasos  de incluso cinco años en que una carta sea contestada. Ningún director se ganará el respeto preguntando a sus empleados por sus opiniones. Será considerado un signo de debilidad y producirá inseguridad entre los empleados. Los que están al cargo no buscarán consejo, tomando la decisiones por si mismos. Para eso reciben salarios tan altos.”

El origen (autonómico) de la corrupción

No sabemos si la teoría es de Launay o de Lawson, pero así la explican:

“Durante al gobierno de Franco, el poder estaba centralizado en Madrid, pero tras su muerte, gran parte del poder (como la educación, la salud o la infraestructura local) fue entregado a 17 gobiernos regionales de nueva creación. Estas capas extras de gobierno crearon empleo para hordas de burócratas y nuevas oportunidades para que los políticos viviesen a expensas de los impuestos del contribuyente, al mismo tiempo que aceptaban sobornos, daban trabajo a sus familiares y amigos o construían elefantes blancos como el aeropuerto de Ciudad Real o el de Castellón de la Plana, donde muy pocos aviones han aterrizado hasta el momento.”

También se atreve a hacer análisis de la situación sociopolítica, en la que no puede faltar una referencia al manido “mañana, mañana”.

“Existe un clamor por el cambio, pero la acción para que este se produzca se retrasa siempre para mañana.”

España es, ante todo, hedonista

El libro describe, de forma bastante contundente, a los españoles y españolas poco menos que como una banda de despreocupados bon vivats. Parece que estuviésemos todo el día de fiesta.

“Cualquier persona que intente entender el español debe reconocer en primer lugar el hecho de que no consideran nada importante excepto el disfrute total. Si no es agradable, será ignorado.”

Más tarde, abunda en este argumento.

El cabrero que pasea por el campo con sus animales respirando al aire libre y amando su vida sin problemas es mucho más admirado que el industrial rico que no tiene tiempo para disfrutar de la vida y gasta una buena parte de sus ganancias en medicinas para calmar su úlceras pépticas”

De úlceras pépticas no sabemos, pero de cuentas ocultas en Suiza y tarjetas black, ya quisiera algún cabrero…

Tras leer todo esto (y más, que no incluimos o nos da aquí el café migao) nos preguntamos si, tal y como afirman en el la contraportada del libro, los dos autores han vivido realmente en España o si han hecho el libro a base de tabloides británicos y alguna película española.

Con algo menos de cien páginas, Xenophobes Guide to the Spanish pertenece a una serie bastante popular llamada  Xenophobes Guide (editada por la editorial británica Oval Books) en la que distintos autores presentan tipismos y estereotipos sobre mas de treinta nacionalidades distintas.

Jaime Noguera es autor de la novela de terror carpetovetónico  ‘España: Guerra Zombi‘.

¡Síguenos en Facetrambotic y en Twitterbotic!

Parecen ficción pero no lo son:

Se alquilan tíos buenos para tratar de consolar a las muchachas en los días de bajona

Diez ciudades europeas que tomaron su nombre del cannabis

No estaba muerto, estaba de parranda: un hombre incinerado aparece vivo tras dos meses de borrachera