Rizoma, el festival que nació en Molinicos y que llegó a Nueva York… y más allá

“Ya sé que es costumbre pero también sé que cuando te quedas con el rizoma al aire, cualquier mal viento o la simple cagada de una moscarda, te pueden enviar al otro barrio”. Hay dos grandes grupos de hispanohablantes: los que conocen la palabra “rizoma” y los que no la han oído en su vida. Los primeros la conocen -con una probabilidad del 99%- en ‘Amanece que no es poco’, el clásico de José Luis Cuerda que ha aportado a la jerga de la comunidad amanecista términos agropecuarios como “bancal” o “rizoma” y cultismos en desuso como “antonomasia”, “contingente” o “sindiós”.

Gabriela Martí es Amanecista con mayúsculas. No sólo es fan confesa de ‘Amanece que no es poco’ sino que es natural de Molinicos y dirigió en 2006 un documental sobre el rodaje de la película. ¿Más méritos? Es la fundadora y directora de Rizoma Festival, un festival que combina cine, arte, música y ciencia, y cuya quinta edición empieza hoy mismo en Madrid, bajo el difuso concepto de ‘Fuzzy Logic’.

“Las raíces del festival están en ‘Amanece que no es poco’”, me cuenta Gabriela por teléfono mientras ultima los preparativos del evento. “Todo empezó en Molinicos (Albacete) que es mi pueblo [uno de los tres pueblos de la sierra de Albacete donde se rodó ‘Amanece’]. Cuando me di cuenta de que había fans tan apasionados de la película pensé que había que traer vidilla al pueblo”. Así, en 2007, nació aquella primera (y necesaria) edición del festival.

Gabriela Martí es de Molinicos, sí, pero su acento recuerda más al del estudiante americano «tocapilotas» que interpreta Gabino Diego que al de un paisano de Molinicos. “Es que nací en Estados Unidos, en Connecticut”, acaba confesando, mientras lamenta no haber “tenido la suerte” de nacer en Oklahoma.

Tom Sachs, el día que le tocaba andar en bicicleta.

Lo cierto es que esta doble nacionalidad (alguna cosa buena tenían que tener los americanos) ha servido a Gabriela para invitar al Rizoma a gente como David Lynch, John Waters o, este año, a Tom Sachs, un artista mago del bricolaje que tuvo la marciana idea de construir una estación espacial -con sus naves y astronautas- de cartón y papel. Esta tarde se estrena en Madrid ‘A Space Program’, la película documental que narra esta proeza del DIY.

El Rizoma 2017 también incorpora un encuentro -que se prevé delirante- entre el físico Miguel Ángel Martín, a la sazón asesor científico del festival, y el humorista Darío Adanti: Fuzzy Logic for Dummies. Será el viernes a partir de las 6 de la tarde en MediaLab Prado, con transmisión por streaming para los de provincias.

Otro personaje extraordinario que podremos conocer en Madrid es Christine Hallquist, un transgénero que cambió de sexo cuando era CEO de una compañía eléctrica de EE.UU. Pero Hallquist no llega a Rizoma a contar su historia personal sino otra que nos atañe a todos: el cambio climático o, mejor dicho, la negación del cambio climático: el documental ‘Denial’ se presenta el sábado en la Cineteca de Madrid.

Toda la programación y entradas en Rizoma Festival.

¡Síguenos en Facetrambotic y en Twitterbotic!

Otras pelis:

Los mejores carteles del cine español

Diez señas de identidad que creías que eran españolas (y ni de coña)

– Los mejores momentos para disfrutar del cannabis