«Hacer la trece-catorce», la aportación del sector mecánico al refranero español

Algún ingenioso mecánico de cierto ignoto taller de la geografía española se le ocurrió un día vacilar al aprendiz: «Traéme la llave trece-catorce», le dijo. Y mientras el infeliz rebuscaba en el cajón de herramientas los veteranos del taller se partían la caja. se tronchaban e inconscientemente hacían LOL. No existe tal cosa como la llave 13-14. Las llaves de tuercas están numeradas por pares: de la 6-7 a la 30-32. Existe una llave 12-13 y otra 14-15, pero la 13-14 sólo pertenece a la cosmovisión bromista del sector metal-mecánico, tan dado a la chanza.

El caso es que la broma debió de extenderse por talleres, fábricas y, en general, todos los locales en los que se usa tal herramienta. De ahí, saltó por ósmosis a la sociedad en general, pues no hay que olvidar que los mecánicos son un activo grupo social, aunque a veces la expresión desvirtuada con guarismos impropios (el que suscribe conoció la expresión «hacer el tres quince»). Gracias a este feliz contagio, el castellano dispone de una expresión para definir hacer una jugarreta.

En 1de3, donde explican todo esto sin tanta prosopeya, también rescatan otra frase surgida de las llaves de tuercas: «perderse más que la 10-11« , por ser ésta llave -real y genuina- la más usada en los coches y, por tanto, más proclive a acabar en el foso del taller o cualquier otro escondrijo.

¡Síguenos en Facetrambotic y en Twitterbotic!

Otros artículos de inusitado interés:

Diez nuevos empleos que crearía la legalización de la marihuana en España

Diez palabras que el castellano necesita apropiarse urgentemente del euskera

El verdadero origen de la moda de los pantalones caídos