Strambotic

Noticias insólitas, bizarras e impertinentes

Cuando Fidel Castro quiso conquistar Hollywood

18 Sep 2017
Comentarios

Compartir: facebook twitter meneame

Strambotic

Xavier Cugat y sus furiosos rumberos revolucionarios.

El difunto dictador cubano Fidel Castro aparece 67 veces citado en la base de datos de cine IMDB, 63 de ellas haciendo de sí mismo, en documentales como ‘Comandante’ y ‘Looking for Fidel’, dirigidos por Oliver Stone, y otras cuatro como actor, dos de ellas en sendas películas de Hollywood rodadas en 1946, 13 años antes de la Revolución Cubana: ‘Festival en México’ (George Sidney) y ‘Que siga la boda’ (Buster Keaton y Edward Buzzell).

En ambas, Fidel aparece como “uncredited”, es decir, no hay mención alguna de su nombre en los títulos de crédito. Sin embargo, el revolucionario cubano no sólo hizo sus pinitos como extra en estas producciones sino también en el blockbuster ‘Escuela de sirenas’ (George Sidney, 1944), protagonizado por Esther Williams, según la investigación realizada por el crítico uruguayo Álvaro Sanjurjo:

“Cuando trabajó en estos films, Fidel Castro tenía entre dieciocho y veinte años y su presencia en los EE.UU. no era algo excepcional (…) De acuerdo a Xavier Cugat, Fidel Castro apareció en varias escenas de multitudes en varias películas de tema sudamericano porque él era el típico latinamerican boy“.

Estos son algunos de los cameos que el joven Castro hace en ‘Festival de México’:

Aunque en este baile orquestado por Xavier Cugat, el barbilampiño Castro sólo aparece como figurante, en la película el cubano interpretaba a un estudiante que se preparaba para un concurso de preguntas en la televisión. Sin embargo, su escena fue eliminada en la versión de vídeo, según recuerda Andrés Rodríguez en El País. En el caso de ‘Escuela de sirenas’, las escenas de Castro desaparecieron completamente del metraje final, sin que se sepa quién ordenó la mutilación.

Precisamente en México fue donde no sólo Fidel Castro sino también su amigo y aliado Ernesto “Che” Guevara se bregaron en la industria del cine, siempre según el crítico Sanjurjo: “Tanto Fidel como el Che, cuando estaban en México preparando el desembarco del Granma [el fallido primer intento de tomar Cuba por las armas en 1956] tuvieron mil empleos, uno de los cuales fue como extras en el cine”.

La pasión de Fidel Castro por el cine era bien conocida. Al dictador hay que atribuirle la creación del prestigioso Instituto Cubano del Arte e Industria Cinematográficos (ICAIC), tan solo 82 días después de su entrada triunfal en La Habana en enero de 1959. “Para Castro -escribe Rodríguez en El País- el cine era  una “batalla política”, en la que incluso legitimó la censura como arma para defender su revolución. En 1961, en el conocido discurso Palabras a los Intelectuales defendió el “derecho” de su Gobierno a “regular, revisar y fiscalizar” películas por su “influencia en el pueblo” como una responsabilidad “en medio de una lucha revolucionaria”.

Con información de Álvaro Sanjurjo, El País y entrevista con Sanjurjo en el Gorosito TV.

Síguenos en Facetrambotic y en Twitterbotic!

¡Contraseña, cannabis! La iconografía como consigna ante el prohibicionismo

Del coñac ruso a la ley seca yanqui: breve historia del alcohol en el espacio

Perdidos en el guión: diez actores que creían que estaban en una peli completamente distinta