“En el conflicto catalán falta espíritu crítico y sobra testosterona”

En 392 a.C. Aristófanes escribió 'La asamblea de mujeres', una comedia en la que un grupo de mujeres de Atenas se hacen pasar por hombres, se cuelan en la asamblea e instituyen una suerte de gobierno igualitario en el que el estado da alimento y hogar a todos los atenienses.

2.409 años más tarde, un grupo de mujeres ha decidido recuperar el espíritu de Praxágora para intentar "traer algo de cordura" a la deriva política en Cataluña, donde las posiciones están cada vez más polarizadas y un "exceso de testosterona" puede acabar desencadenando una violencia que supondría una peligrosa ruptura en la sociedad catalana. Las "Aristofánicas", como se hacen llamar, son un grupo de mujeres -aunque también hay hombres, siempre que "tengan los niveles de testosterona bajitos"- que intentan "estimular el diálogo a uno y otro lado del Ebro", y entre las distintas posturas políticas en Cataluña, mucho más variadas y acrisoladas de lo que los medios acostumbramos a reflejar.

"Nuestra misión: sustituir la confrontación sorda de las líneas rojas por un diálogo real, y no sólo en el escenario catalán. Lo que proponemos es una hoja de ruta concreta, sí, pero también otra forma de hacer política, aplicable a un contexto que va más allá de la crisis presente. Sin perder más tiempo. Todas y todos sois bienvenidos".

Esta es la declaración de intenciones que puede leerse en el blog Aristofanicas.com, abierto para la ocasión. La primera entrada, publicada el pasado 10 de octubre, es un manifiesto que han firmado casi mil personas y en el que se recogen los siguientes puntos:

• Condenamos la violencia policial ejercida contra civiles el 1-O.
• Rechazamos las decisiones políticas precipitadas que contribuyen a la escalada de la tensión: ni Declaración Unilateral de Independencia (DUI) ni aplicación del artículo 155.
• Consideramos imprescindible empezar a pactar de manera inmediata una fórmula que permita saber cuál es la voluntad del pueblo de Cataluña.

"Dentro de las aristofánicas hay gente que votó "sí" el 1-O y otros que están en total desacuerdo con el independentismo", me cuenta Magda Bandera una de las impulsoras del movimiento. Magda, periodista y directora de La Marea, fue una de las organizadoras de la primera Asamblea Aristofánica, que se celebró el 11 de octubre en Madrid. La asamblea incluyó una lectura comentada de 'Las Asambleístas'.

Al otro lado del Ebro, en la Facultad de Filolofía Universidad de Barcelona, tendrá lugar el próximo miércoles 18 de octubre lasegunda Asamblea Aristofánica, con su correspondiente relectura de la comedia. Una de las organizadoras del acto, Mónica Artigas, atiende la llamada de Strambotic: "No pretendemos hacer política, sino más bien un acto simbólico, una terapia individual y colectiva. Entendemos que en el conflicto catalán se han ofrecido mediadores de muchísimo nivel, incluidos ocho premios Nobel".

Lejos de ser un alegato feminista, Aristófanes utilizó en 'Las Asambleístas' la figura de las mujeres tomando el poder político como un recurso cómico, de puro improbable. Es por ello que la intención de las Atistofánicas es "reescribir la obra", que está "llena de tópicos machistas", una tarea que se va a hacer con las aportaciones de ellas (y ellos), me explica Artigas.

"Aquí hay un conflicto que se está gestando durante años. El nacionalismo ha crecido y se ha hecho fuerte, pero durante muchísimo tiempo no se le ha hecho caso", explica Artigas: "[En el conflicto catalán] falta espíritu crítico y sobra testosterona, entendiendo por "testosterónicas" las muestras de chulería, de arrogancia y las precipitaciones. El conflicto se ha vuelto muy agresivo y, aunque suene naif, creemos que hay que optar por el diálogo".

Más información en Aristofanicas.com y @Aristofanicas.

¡Síguenos en Facetrambotic y en Twitterbotic!

– "Los murcianos somos 3/4 partes de judíos catalanes y 1/4 de pendencieros convictos castellanos"

Los españoles hablamos como metralletas y el finés es el idioma más fácil: un viaje por las lenguas europeas

Los selfies matan más que la marihuana