Strambotic

Noticias insólitas, bizarras e impertinentes

La efímera existencia de la República de Conch: 1 minuto secesionada de los EEUU

29 Oct 2017
Comentarios

Compartir: facebook twitter meneame

Strambotic

Imagen: Shoe String Weekends.

El 23 de abril de 1982, cuando Naranjito era todavía un dibu, tuvo lugar en Estados Unidos el último y más extraño de los movimientos secesionistas que han tenido lugar en la historia de aquel país: los cayos del Sur de Florida establecieron la República de Conch, se declararon independientes y declararon la guerra a EEUU. Durante un minuto, que es lo que tardaron en rendirse.

La medida tuvo lugar como respuesta al bloqueo de la autopista por parte de la Patrulla de Fronteras, que andaba buscando inmigrantes ilegales y drogas entre los conductores que venían de los Cayos. Los Cayos son una miríada de pequeñas islas unidas por una carretera (que tal vez la recuerdes por la escena de la persecución de ‘Mentiras arriesgadas’), siendo el más poblado Cayo Hueso (Key West).

Las autoridades y comercios consideraron que los registros de la guardia fronteriza suponían un perjuicio para la industria turística de la región. Ante la negativa de los federales de deponer su actitud y romper el bloqueo, el alcalde de Cayo Hueso, Dennis Wardlow, declaró la independencia el 23 de abril de 1982. A ojos del consejo de gobierno, eran los Estados Unidos los que forzaron esta independencia, pues el puesto de control de la carretera era el equivalente a una frontera y eso convertía automáticamente los Cayos en un país independiente.

La guerra fue incruenta. Su única «batalla» consistió en arrojar una cesta de pan duro sobre un hombre vestido con un uniforme de la Armada. Tras este gesto simbólico, la República de Concha procedió a rendirse y solicitó 1.000 millones de dólares de ayuda extranjera para paliar los «daños» del conflicto.

El párrafo anterior da una idea meridiana del sesgo burlón y humorístico de la República de Conch. De hecho, aquel incidente fronterizo de 1982 ha servido desde entonces para celebrar el Día de la Independencia (23 de abril, claro) y organizar batallas navales con cañones de agua y mendrugos de pan duro.

Siguiendo la broma, la República de Conch expide pasaportes de coña a través de su página web. Pero hay bromas letales: el FBI sospecha que Mohammed Atta, uno de los secuestradores de los aviones que se estrellaron contra el World Trade Center el 11-S, compró un pasaporte de la República de Conch para cometer sus fechorías.

Visto en Wikipedia.

¡Síguenos en Facetrambotic y en Twitterbotic!

¡Más madera, es la guerra!:

Cataluña ya cuenta con un poderoso aliado internacional: Osetia del Sur abre embajada en Barcelona

– Así quedaría (o quedará) el mapa del mundo si la temperatura aumentara 4ºC

– Ocho pueblos que rinden homenaje al cannabis en sus escudos y banderas