Un piloto dibuja un gigantesco pene gigante sobre el cielo de Washington

Encima recochineo, pensarán los conspiranoicos: el piloto de un caza militar dibujó un pene gigantesco en el cielo del estado de Washington utilizando el avión como pincel y las estelas de condensación como tinta. La performance no ha gustado ni pizca al alto mando de la Marina, que ha prometido investigar el caso, informa la edición española de Gizmodo.

Poco después de que la cadena de televisión local KREM 2 hiciera público el misterioso avistamiento registrado por decenas de habitantes de la zona, la Marina salió al paso del suceso reconociendo que el pene era obra de alguno de los pilotos de la cercana base militar y pidiendo disculpas.

En un comunicado, el alto mando de la marina se ha comprometido a investigar el asunto:

La Marina pide a sus tripulaciones y pilotos los más altos estándares y encontramos este suceso completamente inaceptable y de nulo valor como entrenamiento. Investigaremos a la tripulación responsable.

Mientras tanto, la KREM 2 se puso en contacto con la Administración Federal de Aviación para indagar si podía tomar algún tipo de medidas sobre el asunto. La FAA ha respondido que no interviene a menos que el incidente suponga un peligro para la salud pública, y no es el caso. El pene está realizado mediante estelas de condensación.

Según un activo movimiento surgido al albur de internet, cientos de aviones se dedican a fumigar los cielos del mundo con intenciones taimadas, desde impedir las lluvias hasta exterminar (de momento, sin éxito) a la población. Lo que no se había visto hasta la fecha eran chemtrails con forma de polla.

Noticia original en Gizmodo. Vía KREM-2.Con información de Yorokobu y Strambotic.

¡Síguenos en Facetrambotic y en Twitterbotic!

¡Más madera, es la guerra!:

– Los diez mejores carteles del cine español

 Diez señas de identidad que creías que eran españolas (y ni de coña)

Diez portadas de discos que trataban de ser sexy y daban risa

Chemtrails, el (fallido) plan para exterminar a la Humanidad