El anti-Papa Noel caníbal francés que fustiga a los niños malos

Llega la Navidad con sus coloristas tradiciones, y si la figura de un orondo abuelete vestido de rojo que se cuela por la chimenea (del que la tenga) para hacerle regalitos a tus hijos te resulta ciertamente perturbadora, quédate con este nombre: Père Fouettard. Se trata de un siniestro personaje francés que, mientras el gordo de la Coca Cola reparte juguetes, se dedica a propinar latigazos a los niños que se han portado mal durante el año o que no quieren rezar aquello de "cuatro esquinitas tiene mi cama". En algunas regiones francesas y belgas, la agresión física hacia los menores es reemplazada por la por entrega de carbón o remolacha azucarera. Pero si has sido muy travieso, el ufano"Papá latigazos", que además podria tener origen español, puede optar por meterte en un saco y convertirte en plato estrella de su cena de navidad.

Mil nombres tiene la bestia

Como el Diablo (aka Lucifer, Satanás, Belial, Jaldabaoth, Montoro, etc, etc) , este personaje de la mitología del Benelux tiene muchos nombres. En Normandía se le llama Père La Pouque, en Luxemburgo se le conoce como Houseker y en Alsacia como Hans Trapp.

Como el bajísimo, el padre Fouettard muestra diversos aspectos dependiendo de los países y las regiones donde viva la tradición, pero este anciano casi siempre es representado como un personaje repulsivo, cubierto de pelo, con barba larga, rostro oscuro y greñudo. A menudo está equipado con un látigo, o ramas. Amenaza a los niños desobedientes (y a los que son reacios a recitar sus oraciones cada noche) con llevárselos en una cesta o una gran bolsa de yute. Imaginamos que no regenta un hospicio, así que, muy probablemente, acaben hechos al chilindrón.

Este sacamantecas navideño es comunmente descrito como un personaje ruidoso. Un látigo chasqueante, cadenas, cascabeles o campanillas son parte de su parafernalia de villano. Equipado con botas grandes, hace resonar la tierra mientras se mueve. ¡Marvel, dale una oportunidad!

El origen de "Papá Latigazos"

La historia más popular sobre el origen de Le Père Fouettard data de 1150. Un posadero (en otras versiones, un carnicero) capturó a tres niños que parecían ser de familia adinerada y que estaba a punto de entrar en un internado religioso. Con la ayuda de su esposa, mató a los niños para robarles. La versión más truculenta asegura que drogaron a los niños, les degollaron, los cortaron en trozos y los cocieron en un barril. San Nicolás, que pasaba por allí, descubrió el crimen y resucitó a los niños. Después de esto, el infanticida se arrepintió y se convirtió en el compañero de San Nicolás. Una versión ligeramente distinta de esta historia afirma que San Nicolás obligó a Le Père Fouettard a convertirse en su Robin como castigo por sus crímenes.

¿Un villano navideño de inspiración española?

Según History Answers , otra de las teorías sobre el nacimiento de este personaje tiene que ver con Carlos I de España y V de Alemania. Según la leyenda, durante el fallido asedio del emperador a la ciudad de Metz (Lorena) de 1552, al gremio de curtidores se le ocurrió una idea para elevar la moral de la población sitiada. Crearon un personaje grotesco que perseguía a los niños con un látigo y que representaría al monarca español. Los habitantes de la ciudad sacaron al muñecote en procesión por las calles y lo acabaron quemando para júbilo de todos. Este maniquí podría ser el origen del "coco" galo.

Al año siguiente, según la Wikipedia se habría decidido resucitar al personaje asociándolo a San Nicolás, al que a partir de entonces acompañaría, pero no para repartir regalos precisamente.

Un psicópata para asustar a los niños

Existe otra versión, de 1737, aparecida en el condado francés de Hanau-Lichtenberg, en la que el origen de este personaje  estaría en el mariscal Hans von Trotha (c. 1450 – 1503).  Fue este, al parecer, un personaje cruel y sediento de sangre que, desde su castillo en Berwartstein , atacaba y saqueaba a viajeros y campesinos. Por estos méritos se convirtió en una especie de  Pennywise de toda la región, ya que se se usaba su recuerdo para asustar a los más pequeños de la casa. De su nombre derivaría el alsaciano para Père Fouettard: Hans Trapp.

Père Fouettard, conquista América

Más tarde, Le Père Fouettard llegó a Estados Unidos con el nombre de Father Flog o Spanky. Aunque casi idéntico al original francés, no tenía nada que ver con la Navidad. Como en la leyenda de 1150, tenía  una pérfida cómplice llamada Mother Flog. La función de estos personajes fue, durante su etapa americana, el servir a los padres (¡cuánto ha cambiado la educación infantil!) para asustar a sus vástagos. el Père Fouettard yanqui y su esposa castigaban actos muy concretos. Por ejemplo, cortaban la lengua a los niños mentirosos.

Con información de History Answers y las distintas versiones de la Wikipedia.

BONUS TRACK: Un colegio, obligado a retirar una estatua de San Martín de Torres dando pan a un niño

Jaime Noguera intenta vender en internet, por unos pocos céntimos, su novela España: Guerra Zombi.

El cannabis, de remedio común a ‘sacramento de misas satánicas’

-La evolución de Papá Noel, en imágenes