Strambotic

Noticias insólitas, bizarras e impertinentes

El juguete sexual que promete orgasmos “extraordinarios” a las mujeres y amenaza con “dejar obsoletos” a los hombres

25 Dic 2017
Comentarios

Compartir: facebook twitter meneame

Iñaki Berazaluce

En una gloriosa escena de ‘Wonder Woman’, Diana yace en una barca con el soldado americano al que acaba de salvar la vida y, haciendo gala de su candidez en materia sexual [spoiler: Diana es una amazona creada por Zeus y que no conoció varón], dice: “He leído los dos volúmenes del tratado de Clio sobre los placeres terrenales y la conclusión es que los hombres son esenciales para la procreación, pero si hablamos de placer, son innecesarios”.

Habíamos escuchado las enormes bondades de un nuevo juguete sexual, llamado Womanizer, así que pedimos a varias amigas que lo probaran. El diagnóstico fue unánime: “Orgamos increíbles”, “como si alguien te lamiera el clítoris… pero bien hecho”, “este chisme va a dejar obsoletos a los hombres”. El secreto de Womanizer es que no recurre ni a la penetración ni a la vibración sino que incorpora un sistema de succión que estimula el clítoris sin llegar a tocarlo. Algo así:

Nos ponemos en contacto con el inventor de Womanizer, Michael Lenke, y su mujer, Brigitte, beta tester y cofundadora de la empresa, que ya ha vendido más de un millón de aparatos en todo el mundo: “No queremos hacer obsoletos a los hombres”, aseguran, pero su propia publicidad lo desmiente: una mujer se aburre soberanamente durante un coito “clásico” mientras sueña en darle alegría a su cuerpo con Womanizer.

Brigitte y Michael respondieron vía correo electrónico las preguntas de Strambotic:

¿Cómo surgió la idea del Womanizer?

Michael: Soy técnico médico y llevo décadas inventando distintos aparatos. La invención del Womanizer sucedió de un modo más bien accidental, serendípico diría. Leí en un estudio sobre orgasmos que más del 50% de las mujeres tiene problemas para llegar al clímax. Como inventor, me pregunté qué podía hacer para resolver el problema. Durante mi investigación de mercado, me di cuenta de que no había habido ninguna innovación real en este campo en los últimos cien años.

En aquel momento decidió cambiar eso. Finalmente, me llevó 18 meses crear el primer prototipo de Womanizer, pero valió la pena, porque supuso una revolución en el mercado.

En los sex shops solemos encontrar cantidades ingentes de juguetes sexuales para mujeres, e invariablemente tienen forma de pene. ¿Crees que esto es una muestra de la perspectiva falocéntrica del placer sexual de la mujer?

Michael: ¡Desde luego! Durante siglos ni siquiera tenía que ver con el placer de la mujer, por más que creo que no fue hecho con mala intención. Desde un punto de vista puramente anatómico, nuestros órganos reproductivos han evolucionado para ser recíprocamente complementarios. Este suceso natural ha influido notablemente en el diseño de los juguetes sexuales, de modo que por mucho tiempo se creyó que era la única opción. El primer vibrador no se creó para dar placer sexual sino para curar la histeria.

Incluso hoy, el orgamos sigue siendo un misterio. Mucha gente no sabe que el 70% de las mujeres necesita también estimular su clítoris para alcanzar el orgasmo. Ése es el motivo por el que ponemos el foco ahí.

Hemos preguntado a varias usuarias de Womanizer y el diagnóstico ha sido: “Los hombres van a quedar obsoletos”.

Brigitte: Una relación sexual con alguien -sea hombre o mujer- nunca será obsoleta. Ni reemplazamos ni pretendemos sustituir la intimidad sexual con un compañero.

Sin embargo con los juguetes sexuales puede disfrutar de tu sexualidad de un modo diferente y tener nuevas sensaciones. La buena noticia es: ¡También puedes usar los juguetes sexuales con un compañero!

¿Cuáles creés que son las ventajas de Womanizer con respecto a otros juguetes sexuales?

Brigitte: Al contrario que los productos tradicionales, la estimulación no se consigue vía penetración o vibración. En lugar de eso, utiliza Pleasure Air Techology® para ofrecer al clítoris un flujo de estimulación ajustable, sin llegar a tocarlo. El resultado es una nueva sensación de deseo que provoca poderosos orgasmos.

La intensidad de la estimulación puede ser ajustada con precisión, de suave a potente y, dado que el innovador sistema de estimulación trabaja sin apenas contacto con el clítoris, la sobreestimulación del mismo es cosa del pasado.

¿Cuántos Womanizers se han vendido hasta la fecha? ¿Qué países son los más demandantes del aparato?

Michel: Hemos vendido más de un millón de unidades hasta la fecha, principalmente en el mercado europeo y en EE.UU.

¿Y en España?

Michael: Durante el año pasado nos dimos cuenta de que el mercado español se estaba volviendo más y más importante para nosotros. La mayoría de los españoles tienen una mente muy abierta, y se muestran interesados en nuestros productos.

Por esa razón estamos pensando en abrir un “Female DIY Store” (“tienda háztelo tu mismo para mujeres”) en Barcelona, igual que hicimos en Berlín hace un par de semanas. He aquí un vídeo explicando la idea:

Decidnos algo más acerca de vosotros dos, Michael y Brigitte. ¿Estáis ambos involucrados en el desarrollo de este tipo de productos? ¿Lo probáis también en vuestros cuerpos?

Brigitte es la razón de que exista Womanizer. Ella ha estado probando prototipos desde el primer día y siempre ha estado aconsejando a Michael. A día de hoy, no importa a donde vaya siempre lleva su Womanizer en el bolso.

Michael cumplió 68 años hace unas semanas y hasta principio de año fue el CEO de Womanizer, pero llegó el momento de disfrutar el éxito y retirarse del día a día. Desde luego, él sigue estando involucrado en el desarrollo de Womanizer como “Director de innovación”. De momento, está centrado en inventar un juguete sexual para hombres.

Womanizer 2Go. Con forma de pintalabios pantagruélico.

Más información en la página de Womanizer y en Amazon.

¡Síguenos en Facetrambotic y en Twitterbotic!

BONUS TRACK: Este ingeniero catalán ha creado un robot sexual para el hombre independiente

De aquellos polvos, estos lodos:

Las diez mejores variedades de marihuana para mejorar tu vida sexual

¿Somos los hombres el sexo débil?

Once fiestas salvajes que hicieron Historia