Strambotic

Noticias insólitas, bizarras e impertinentes

Vigile su semilla, caballero. Usted podría ser la próxima víctima de las “ladronas de semen”

26 Ene 2018
Comentarios

Compartir: facebook twitter meneame

Iñaki Berazaluce

Elizabeth Moss, luchando por la goma en ‘The Square’.

En una divertida escena de la delirante película sueca ‘The Square’ una pareja de amantes ocasionales disputan un condón usado inmediatamente después de finalizar el coito: él, director de un importante museo de arte moderno en Estocolmo; ella, una periodista treintañera de mirada inquietante, interpretada, por cierto, por la protagonista de ‘El cuento de la Criada’, Elizabeth Moss.

La escena en cuestión no sería más que una licencia narrativa si no fuera porque no son inusuales los casos en los que una mujer busca intencionadamente el material genético de un hombre -lo que viene siendo su semen- para quedarse embarazada. Es bien conocido el caso del ex tenista Boris Becker, cuyo semen fue robado por una modelo rusa con el “método hamster” para quedarse embarazada de Anna, un elaborado plan urdido por la mafia rusa para sacarle los millones al deportista en la cima de su carrera.

Una vieja conocida mía a la que llamaremos Piluca para preservar su identidad me confesó que se inseminó el semen de su novio, vertido incautamente en un condón, y, de resultas de la triquiñuela, quedó embarazada. Ahora son felices padres de un chaval de quince años, tal vez porque él nunca supo del método utilizado por su pareja para preñarse. Piluca recurrió a la jeringuilla y el condón porque su novio “no sentaba la cabeza”, según me explicó.

La estratagema para hacerse con los espermatozoides de un varón es más habitual de lo que pudiera parecer. Muchas mujeres intercambian consejos en foros de internet  sobre cómo inseminarse el semen extraído de un preservativo* (respuesta: utiliza un condón sin espermicida y una jeringuilla, no dejes pasar más de treinta minutos desde la eyaculación, mantén el semen a temperatura corporal, intenta la operación en tus días fértiles).

¡Bingo! Foto: Pixabay.

A pesar de todo, no es tan fácil que se produzca la gestación. Según me explica Zaira Salvador, especialista en reproducción asistida, “la calidad del semen tiene que ser muy buena para que tenga éxito. Para que un hombre se considere fértil debe tener un mínimo de 15 millones de espermatozoides por mililitro de semen, pero a un donante se le exige entre 50 y 90 millones. Además, este esperma es tratado mediante un proceso que se denomina “capacitación” en el que se elimina el plasma seminal y se seleccionan los mejores espermatozoides, que se inyectan con una cánula larga en el útero”.

Salvador y el equipo de Reproducción Asistida intentan disuadir a las mujeres que quieren inseminarse en casa, una práctica cada vez más habitual: “La donación de semen en España es anónima. Lo que hagan en su casa es cosa suya, pero nuestro consejo siempre es que vayan a una clínica”. Eso siempre y cuando tengas los 1.500 euros que cuesta, de media, una inseminación.

¿Quién quiere copular habiendo kits de inseminación casera por 600 euros?

El motivo por el que la donación de semen es anónima es obvio: según la ley española (artículo 39 de la Constitución), el padre biológico debe hacerse cargo de la manutención de la criatura hasta al menos la mayoría de edad. ¿Incluso si el semen ha sido “robado” a su legítimo propietario? “No creo que pueda hablarse de robo de semen porque no ha habido violencia”, me explica Javier Arias, especialista en derecho penal del despacho malagueño Century Abogados. “En todo caso estaríamos hablando de hurto, aunque de cualquiera manera resulta muy difícil de probar que una mujer ha quedado embarazada sin el conocimiento o el consentimiento del varón”.

El letrado Arias me explica varios casos de “hurto de semen”, algunos muy cercanos: “Un cliente nuestro se acostó con una prostituta marroquí y ella quedó embarazada. ¿Accidentalmente? Puede ser, pero parece improbable: la mujer reclama una pensión de 1.200 euros mensuales y la nacionalidad española para su hijo”. Con la ley en la mano, la mujer tiene todas las de ganar: “En estos casos prima la protección de la infancia y el juez siempre va a fallar a favor de la mujer, no importa cómo fue concebido el hijo. En definitiva, si follas, pagas”, resume el abogado.

Uno de los clientes del despacho malagueño accede hablar con Strambotic a cambio de mantener el anonimato. Su historia es la que sigue: “Estoy divorciado desde hace tiempo. Hace tres años tuve una historia con una mujer, de una sola noche, y ella quedó embarazada. El juez determinó que el hijo era mío -porque así era- y desde entonces le estoy pasando una pensión de 550 euros mensuales a un niño que ni siquiera conozco. Suponiendo que tenga que pasarle una pensión hasta los 23 o 24 años aquel polvo me habrá salido por 130.000 euros”. ¿Crees que fue un “robo de semen”? “No tengo la menor duda. No soy precisamente un menesteroso”.

¿Prueba de paternidad? No puedes negarlo, Boris.

En España no existe jurisprudencia acerca del “hurto de esperma”, al contrario que en otros países. En 2011, un juez norteamericano dictaminó que el semen “es un regalo del hombre a la mujer” y, por tanto, ella puede hacer lo que considere con él. La sentencia era la respuesta a la demanda de un hombre cuyo esperma fue utilizado sin su consentimiento por una antigua amante para embarazarse, un caso similar al arriba reseñado.

El Tribunal Supremo de Israel también se ha pronunciado sobre el “robo de esperma”, una figura jurídica que sí existe en aquel país: “El hijo de un hombre es su hijo biológico. No hay un hijo “legal” y un hijo “ilegítimo”. Una persona de pagar la pensión alimenticia de su hijo… Es la obligación de un pare alimentar a sus hijos”.

Ya sabes, amigo lector, si al finalizar el acto sexual te ves envuelto en una situación como la del protagonista de ‘The Square’ no olvides la enseñanza de aquel viejo chiste: ¿que cómo vamos a llamar a nuestro hijo? Haz un nudo al condón y responde “Si sale de aquí, MacGyver”.

¿Te han robado el semen? ¿Conoces algún caso de inseminación a la brava? Cuéntanoslo en los comentarios.

*Ojo, el hecho de que hagan esta consulta no significa necesariamente que se trate de “ladronas de semen”. Es habitual que mujeres solteras o parejas de lesbianas recurran a un “amigo” como colaborador necesario en la gestación.

Con información de Inseminación Artificial, ReproducciónAsistida.org, El Mundo, Old Strambotic y Strambotic.

¡Síguenos en Facetrambotic y en Twitterbotic!

Otros momentos embarazosos:

El audaz (y exitoso) plan para robar el semen de Boris Becker

El embarazoso momento en el que una parlamentaria coge a un señor bajito en brazos pensando que era un niño

– Los diez mejores carteles del cine español

 Diez señas de identidad que creías que eran españolas (y ni de coña)