Una discoteca de Bilbao anima a sus clientes a darse una “putivuelta” para buscar “objetivos de apareamiento”

Según la definición de la Planiskpedia, "una putivuelta es la vuelta de reconocimiento visual que hacemos todos al llegar a un pub o discoteca para ver si hay alguien decente". La Sala Sonora de Erandio, en la margen derecha de Bilbao, ampliaba en su publicidad la definición de "putivuelta" para incluir la "posibilidad de aparemiento". Es decir, que saltaba directamente del improbable ligoteo a la remota posibilidad reproductiva.

Ni por esas.

El local se ha visto obligado a retirar el anuncio de las redes sociales y pedir perdón, después de que diversas organizaciones de mujeres denunciaran la promoción como "sexista y denigrante".

"Fue un error", reconoce el responsable de la discoteca Sonora, Diego Maestre, en declaraciones a El Correo. Desde las páginas del diario vasco y con la campaña ya encarrilada, Maestre pide "disculpas" a todas las personas e instituciones que se han podido sentir ofendidas por el uso de "una palabra que reconocemos que es malsonante".

Un torbellino de putivueltas en la Sonora. Foto: Vicent Marco.

En una serie de entradas publicadas en Facebook la Sala Sonora invitaba a los clientes "a ser el o la protagonista de nuestra película de este viernes 'De putivuelta'". La Sala Sonora celebra cada viernes los llamados "Fresh Fridays", unos eventos universitarios donde, al parecer, darse una "putivuelta" está al orden del día.

Las reacciones a la campaña no se hicieron esperar. Según recoge El Correo, "la Asociación de Mujeres y el Talde Feminista de Erandio calificaron este tipo de promoción de "sexista" y "denigrante". "Los términos que se utilizan son para tenerlos muy en cuenta porque tratan a las mujeres como mercancía. Puede parecer una tontería, pero este tipo de sexismo puede acabar generando actitudes como el acoso o incluso la violación", aseguraba el martes Aintzane Orbea, portavoz de estos dos colectivos, después de descubrir la publicidad del local.

El estudioso de las extrañas costumbres de apareamiento de los humanos, Vicent Marco, describe así este comportamiento:

"(...) Dentro de las estrategias propias de la "putivuelta" las hembras usan más la mirada como reclamo, mientras que son los machos los que suelen acercarse para iniciar la parte final del proceso, el contacto. Y aquí es cuando acaba la putivuelta y empieza algún tipo de breve y banal conversación con dos partes. Por un lado el macho pretende seducir a la hembra para consumar el apareamiento; y mientras tanto es la hembra quien decide si accede al encuentro sexual, si se hace de rogar, o si rechaza al macho en cuestión".

Visto en El Correo. Con información de Vicent Marco.

Síguenos en Facetrambotic y en Twitterbotic!

Más se perdió en las Pitiusas:

El 'putibarco' del príncipe saudí en Ibiza

– Ocho pueblos que rinden homenaje al cannabis en sus escudos y banderas

Diez palabras del andaluz que el resto de España debería apropiarse urgentemente