Los Beatles de Cádiz, la comparsa que estuvo a punto de tocar con los Beatles de verdad

Fuera de Cádiz se piensa que las agrupaciones del carnaval son un fenómeno local casi paranormal, imposible de comprenderse más allá de los límites de Andalucía. El taratachín y el taratachero, el 3x4, el tipo-tipo, el Masa, Sopa o Noly suenan a chino para quien no sea del sur, pero el que esto escribe conoce a más de uno, dos y tres madrileños capaces de cantar un estribillo de una chirigota del Yuyu y hasta de saberse los nombres de los componentes de la comparsa de Antonio Martínez Ares. ¿Excepciones? Quizás, pero la historia nos demuestra que las chirigotas, comparsas, y en menor medida los coros gaditanos llevan décadas no solo trascendiendo las murallas de la ciudad, sino conquistando plazas tan en principio poco proclives a la idiosincrasia gaditana como el Liceu de Barcelona (por cierto, el 10 de marzo veremos si salen también airosos con el público vasco en el Palacio Euskalduna de Bilbao).

Muchísimo antes, en 1889, el coro Las viejas ricas viajó a Montevideo y Buenos Aires, y Paco Alba, uno de los más reputados autores de la fiesta, intervino con su grupo en la película La viudita naviera (Luis Marquina, 1961). Y, en otro orden de cosas, si las chirigotas ponen a trabajar a abogados de famosas como Andrea Janeiro por los chistes que se hacen sobre ella, el carnaval ha llegado al punto de poner en marcha al aparato jurídico de los mismísimos The Beatles.

En 1965, el autor Enrique Villegas llevó al Gran Teatro Falla una comparsa que parodiaba al mítico grupo de Liverpool. Su nombre era "Los escarabajos trillizos", luego conocida como Los Beatles de Cádiz, y consiguió el segundo premio en el concurso de agrupaciones y una repercusión nacional extraordinaria. Como reconoce el especialista en carnaval Javier Osuna (aquí lo cuenta todo: Los fardos de Pericón): "Fue un fenómeno sociológico digno de estudio, pues su proyección fue brutal. Las salas de mayor peso (Pasapoga, Pavillón, El Cisne Negro; Barcelona, Madrid, Valencia, País Vasco...) Encajó a la perfección en aquella España de los 60. Se codearon con lo más granado y llegaron a tener un caché acorde a una primerísima figura, por espacio de siete años, dando incluso el salto a Puerto Rico". Respecto a este viaje a Puerto Rico, la Hoja Oficial de la Provincia de Barcelona recogía el 16 de diciembre de 1968: "Procedentes de Puerto Rico y después de una triunfal gira por los países sudamericanos que ha durado más de tres meses, han llegado los famosos "Beatles de Cádiz" y lo primero que hacen es saludar a todo el público de Cataluña, al que tanto quieren y tanto les corresponde".

Tan grande era su popularidad que la prensa española tenía que especificar que no se referían a los de Cádiz cuando querían hablar de los auténticos Beatles, pero a los gaditanos también les salieron imitadores: unos impostores se hicieron pasar por ellos para conseguir contratos en Cataluña. La comparsa de Enrique Villegas, que ya tenía un repertorio de canciones aparte de las cantadas en el concurso del carnaval, grabó varios discos, hizo publicidad, apareció en portadas de revistas e intervino en las películas Acompáñame (Luis César Amadori, 1966), Jugando a morir (José H. Gan, 1966), Por un puñado de canciones (José Luis Merino, 1966) y El padre Coplillas (Ramón Comas, 1968), destacándose su participación incluso en los carteles de las mismas.

¿Y si The Beatles hubieran conocido a Los Beatles de Cádiz? Pudo haber sucedido, como recoge Javier Osuna: "Ese suceso me lo refirió en persona Enrique Villegas, con quien usé el método oral con dos entrevistas. Sucedió en El Biombo Chino, a donde había acudido el "espía" inglés para levantar un informe del fraude de los intereses del Imperio Beatle. Los Beatles gaditanos sonaron tanto que los gabinetes jurídicos británicos se movilizaron para ver de qué iba la cosa". El espía del que habla Osuna era un hombre enviado por Brian Epstein (aunque Villegas aseguró en una entrevista a Diario de Cádiz en 2008 que se trataba del propio Epstein), representante de The Beatles, que viajó a España para ver actuar a Los Beatles de Cádiz y cerciorarse de que no hubiera plagio. Según contaba Enrique Villegas, el infiltrado se hartó de reír con las ocurrencias de los gaditanos, previa traducción y explicación por parte de un torero presente en la sala, y hasta prometió proponerle a Epstein que ambos grupos actuaran juntos en un espectáculo.

The Beatles habían abandonado ya las actuaciones en directo  y el 27 de agosto de 1967 Epstein fue hallado muerto por una intoxicación de barbitúricos, por lo que ese "crossover" era más que imposible. Una de las canciones de Los Beatles de Cádiz que algunos cuentan que cantaron al enviado por Epstein, o al propio Epstein si hacemos caso ala versión de Villegas, es "Hablemos del jamón", con el tono ye ye habitual del conjunto y una letra cómica que podría haber escrito Carpanta, como se puede comprobar en el siguiente fragmento:

"Soñando en el jamón yo me despierto

ansío cambiar todo mi aliento.

¿Quién iba a mí decirme

que los muslos de un cerdo

me iban a hacerme hablar con tanto ardor"

Para Álvaro Pérez, coautor del libro La canción de Cádiz, el encuentro del presunto emisario con Enrique Villegas pudo deberse a la casualidad: "Quizás estuviera en España por otro motivo, se enteró aquí de lo de Los Beatles de Cádiz y sintió curiosidad por verlos. De todos modos la trascendencia de la comparsa sí fue muy notable y me resulta muy curioso que llegaran a actuar en una ciudad como Andorra".

Los Beatles de Cádiz dieron el primer gran salto del carnaval de Cádiz al panorama nacional, pero le siguieron, aunque si bien nunca con tantísima repercusión, "Los Bartolos ye-ye" (1967) y "Los maniseros cubanos" (1967). Un carnaval que ya no es solo localista y, por lo que estamos viendo este año, con un buen puñado de lupas analizando cada chiste. Como decía el cuarteto del Peña, otro grande de la fiesta gaditana, "la gente no respeta ni que estamos en carnaval, blam-blam".

BONUS TRACK: Una colección de disfraces cutres hasta el paroxismo

¡Síguenos en Facetrambotic y en Twitterbotic!

Probablemente tampoco te interese:

– Cinco presuntos viajeros en el tiempo y sus posibles explicaciones

 Llega la "Barbie normal", con celulitis, acné y estrías

Espeluznantes fotos de parejas que te empujarán al celibato

15 inventos caseros que te harán la vida más fácil