Harley-Davison, obligada a pedir disculpas por los carteles machistorros de su concesionario de Bilbao

"Estamos seguros de que no eres uno de esos calzonazos a los que su mujer no les deja comprarse una Harley". "Disponemos de preciosos anillos para mujer (para que se lo regales justo antes de decirle que te has comprado una Harley-Davison". El concesionario de Bilbao de la mítica marca de motos consideró oportuno hacer su propia campaña de marketing agresivo para su ¿cliente tipo?, un cavernícola que se compra la 'burra' de sus sueños mientras distrae a la parienta con unos abalorios.

Si lo que querían era llamar la atención, la campaña ha sido todo un éxito. La foto de ambos carteles ha circulado profusamente por las redes sociales, y la marca ha quedado emponzoñada con epítetos como "retrógrados", "misóginos", "machistas" y el inevitable "cuñados". "Espero que las motos tengan más luces que la persona que se dedica a poner los cartelitos", resume una visitante en el perfil del concesionario en Facebook.

Tal ha sido el descalabro que la firma se ha visto obligada a desautorizar a la tienda bilbaína, publicando una serie de tuits de disculpa que dejan claro que Harley-Davison no tiene nada que ver con los mensajes de su sucursal:

"El espíritu y el código de valores que Harley-Davidson ha forjado en 115 años de historia nos aleja de cualquier mensaje discriminatorio. En cuanto hemos tenido noticias de los carteles expuestos en nuestro dealer de Bilbao, hemos requerido su inmediata retiradaPedimos disculpas a las personas que se hayan sentido ofendidas, al igual que nosotros".

115 años labrando una imagen de marca para que venga uno de Bilbao y te la arruine con dos carteles. Ahivalostia.

Visto en Facebook y Twitter.

¡Síguenos en Facetrambotic y en Twitterbotic!

Otras ofertas a tener en cuenta:

– Ocho ofertas de empleo que te harán dudar de la salud mental de los empresarios

– "Mamá, de mayor quiero cultivar maría": siembra tu futuro en la mejores universidades cannábicas

– Houston, tenemos un remedio: el audaz plan de rescate que podría haber salvado el Columbia