Strambotic

Noticias insólitas, bizarras e impertinentes

Diez teorías de mierda sobre las pirámides

08 Abr 2018
Comentarios

Compartir: facebook twitter meneame

Ad Absurdum

Emosido engañados. Documento gráfico de Contra Periodismo Matrix.

A día de hoy los arqueólogos saben casi con exactitud cómo se construyeron las pirámides, sin embargo, estos monumentos siguen suscitando algunas de las teorías más alocadas y conspiranoicas, a menudo bajo el patrocinio de medios de comunicación como Canal Historia, que ya sabemos que tiene una especial predilección por los aliens. Os proponemos un repaso a las diez teorías más estúpidas acerca de la construcción y función de las pirámides:

  1. Son guías para extraterrestres

Una de las teorías más extendidas que relaciona las pirámides con los alienígenas es que sirven como una especie de aeropuerto o que incluso guían a las naves espaciales. Para ello se señala un teórico alienamiento e incluso que conservan unos cristales con poderes especiales capaces de crear un efecto luminoso que hace que se vean desde el espacio. Preguntaremos a Pedro Duque, pero por lo pronto en Google Earth no se ve esa luz.

  1. Están alineadas con las estrellas

Y es que otra de las pajas mentales más extendidas en torno a estas construcciones es su correspondencia con el mapa estelar, con determinadas constelaciones y demás mierdas. Lo cierto es que, aunque esta teoría fue apoyada por algunos astrónomos del siglo XIX y pseudocientíficos actuales, los astrónomos modernos nos dicen que no existe correspondencia alguna, ni siquiera volteando el mapa del cosmos, y que algunas coincidencias no son más que eso, coincidencias.

  1. Son un granero

Pero las teorías sobre la función y construcción de las pirámides vienen de antiguo.

En el siglo VI, uno de los historiadores más relevantes, Gregorio de Tour, afirmó en su obra Historia de los francos que las pirámides eran un granero, y que por eso tenían esa forma tan característica: para introducir el trigo por su extremo a través de un tubo y acumularlo en la base.

  1. Un granero, y además construido por José

En 1998 el precandidato republicano a la presidencia de Estados Unidos, Ben Carson, sentenció durante un mitin que las pirámides en realidad eran un granero que José, el hijo de Jacob, construyó durante la hambruna que asoló Egipto para alimentar al pueblo de Israel. En la actualidad Ben Carson es Secretario de Vivienda y Desarrollo Urbano del gobierno de Trump. Os dejamos el vídeo para que escuchéis las razones que alega:

«My own personal theory» es que tienes la jeta como el cemento.

  1. Las construyó Noé

Pero la mediación de personajes bíblicos es una constante: en el siglo XIX el ensayista John Taylor afirmó que las pirámides eran un repositorio de conocimientos matemáticos de carácter divino construido, nada más y nada menos, que por el mismísimo Noé. Su lógica era aplastante: solo aquel capaz de construir el arca lo sería también de construir las pirámides. Pero más llamativa fue la respuesta a su teoría por parte de la American Metrological Society, que señaló que le parecía ridículo pensar que un hombre que acababa de sobrevivir a una catástrofe de la magnitud de un diluvio universal, tuviese aún la moral de ponerse a acumular rocas unas encima de otras. A ver, parte de razón tenía.

  1. Las construyó Satán

En contraste con estas teorías bíblicas apareció un hombre dispuesto a relacionar las pirámides con el mal. En dos artículos publicados en 1928 Joseph T. Rutherford, precursor de los Testigos de Jehová, aseguró que no existía intervención divina alguna, para él las pirámides estaban claramente construidas por los egipcios pero bajo la dirección de Satán con la intención de confundir e introducir códigos satánicos que los cristianos habían malinterpretado hasta entonces. Por lo pronto, han conseguido confundir a más de uno, así que un punto para Satán.

  1. Son restos de la Atlántida

Esta es la tesis defendida por Ignatius Loyola Donnelly, que a pesar de su nombre, es otro político estadounidense, pero este algo anterior a Ben Carson. En la segunda mitad del siglo XIX Loyola publicó su libro Atlantis: the antediluvian world, donde explicaba que algunos de los restos arqueológicos más importantes del mundo son en realidad antiguas urbes atlantes: las pirámides de Guiza, Chiche Itzá, etc.

Otros autores han seguido esta teoría y han señalado que fue el faraón Keops quien se atribuyó el mérito de las construcciones y cambió su función al emplearlas como lugar de enterramiento.

  1. Se construyeron con telequinesis

Es lo que propuso Edgar Cayce, ni científico ni historiador, vidente. Este adivino expuso que los constructores de las pirámides fueron en realidad un consorcio de atlantes, egipcios y rusos, pero independientemente de su origen, debían tener algún tipo de poder sobrenatural para llevar a cabo tal construcción. Y para él estaba claro: hicieron levitar los bloques de piedra, bien moviéndolas con la mente o bien por ultrasonidos, como también propuso el escritor Andrew Collins en su libro Gods of Eden: Egypt’s lost legacy and the genesis of civilization.

Ten cuidao con esa telequinesis, leñe, que vas a desgraciar a alguien.

  1. La pirámide de Keops predice la fecha del fin del mundo

El Astrónomo Real de Escocia, Charles Piazzi Smyth, propuso alternativas a las teorías de Taylor, como que las pirámides fueran construidas por los hicsos en una obra dirigida por Melquisedec. Pero este hombre es que estaba muy loco, porque además aseguró que la pirámide era la unidad de medida de Dios, la pulgada divina, y empleó esto como argumento contra la introducción del sistema métrico en Reino Unido.

Pero su mayor excentricidad fue asegurar que las pirámides encriptaban códigos bíblicos en sus medidas, disposición, formas, etc. Según su teoría, se podían saber cosas tan locas como la fecha del fin del mundo, que, según sus cálculos, ocurriría en 1881.
No hemos conseguido reunir pruebas que acrediten que esto ocurriese.


Ahí va, qué fin del mundo se nos ha quedao.

  1. Las construyeron esclavos

Esta es una de las visiones más extendidas gracias al cine y la literatura. A menudo, cuando imaginamos la construcción de las pirámides, vemos a cientos de hombres tirando de enormes bloques de piedra azotados por supervisores. Sin embargo la realidad es bien distinta: aunque la esclavitud era una realidad en la sociedad egipcia antigua, lo cierto es que en las pirámides se empleó mano de obra cualificada y asalariada. De hecho se conservan testimonios de huelgas celebradas por sus constructores, los salarios que recibían e incluso listados de ausencias justificadas, y esto esclavitud, lo que se dice esclavitud, no es.

BIBLIOGRAFÍA

Ad Absurdum suele escribir sobre historia, a veces en libros como Historia absurda de España o Historia absurda de Cataluña.

¡Síguenos en Facetrambotic y en Twitterbotic!

Otras batallas:

La bandera de España: un chaleco reflectante atado a un palo

– Espeluznantes fotos de parejas que te empujarán al celibato

15 inventos caseros que te harán la vida más fácil

– Ocho pueblos que rinden homenaje a la marihuana en sus escudos y banderas