“El donut es un orificio, no una vagina”, nos cuenta Jirafa Rey, el padre del viral 'Cómeme el donut'

Si no has oído la frase "te traigo to el kit (kat), la cara partí - ahh" en los ultimos tiempos, es que probablemente estabas de retiro espiritual en algun monasterio del Nepal o en Torreciudad. El verso, junto a otras perlas como "cómeme el donut, el ojo de Horus" o "cuando jinetea ella es asesina" forma parte del temazo viral "Cómeme el Donut" del colorido duo Glitch gyals, que desde su lanzadera en Factor X ha revolucionado redes sociales y reventado tapas craneales con su desvergonzado twerking masculino, su fresca jerga jamaicana y su estética de tienda de barrio mezclada con profundas referencias filosóficas.

Strambotic, tras remover cielo y tierra, ha conseguido contactar con el poeta malagueño (y artista multi-poli-super-über-disciplinar) Alejandro Robles (aka Jirafa Rey), que con junto a su prima, la diseñadora textil y experta en hip-hop Pilar Robles (Lapili) forman el dúo artístico del momento. Nos ha concedido amablemente esta entrevista.

Si el año pasado nos pasamos el verano con un ritmo "despacito", este parece que será más trap y que toda la operacion bikini primaveral se irá al traste a base de donuts.  Jirafa Rey, con cálida como un atardecer en Namibia, contesta a nuestra llamada de teléfono.

Strambotic.- ¿Qué tal todo Alejandro?

Jirafa Rey.- Ahora, todo bajo control. No es lo mismo pasar de tener repercusión local a nacional y ser la tendencia nacional número 1 durante varios dias. No teníamos una estructura que nos ayudadase a bregar con este fenómeno, con un rango de impacto tan grande. Ahora tengo un manager, abogados, etc.

Le pregunto a Alejandro por sus orígenes y me cuenta que nació y se crió en una familia humilde (su abuela, que le cuidaba la mayor parte del tiempo, según me dice, era diseñadora de trajes de flamenca), creciendo en el entorno del malacitano Puerto de la Torre.

En cuanto a su formación...¡agárrense los machos aquellos ninis que se han bajado ya todos los tutoriales del mundo para aprender a hacer twerking y andan practicando rimas frente al teléfono móvil! Detrás de "Cómeme el Donut" hay todo un graduado en Filosofía por la Universidad de Granada que además se ha hecho un Máster en Estudios Comparados de Literatura, Arte y Pensamiento por la Universidad Pompeu i Fabra. Ahí queda eso.

J. R.- Por cierto, tengo que ir a pagar el título del Master. Cifuentes y yo nos complementamos a la perfección.

¿Qué musica te gusta?

Le pregunto por sus influencias y me cuenta que, a pesar de estar ya lejos de idolatrías musicales, es muy fan de Bowie, y de hecho lleva tatuado en el pecho dos jirafas y un rayo. Otra de sus artistas admiradas es La Mala Rodríguez (que se declara fan de la aparente oda a la bollería industrial).

Glitch gyals (nombre de raices jamaicanas que significaría algo así como "Las Chicas del fallo electrónico") está además interesado en música más experimental, en las conocidas como trap queens, y en cuestiones como el empoderamiento de la mujer, aunque no se suscriben como feministas.

J.R.-Es cierto que cómeme el donut tiene que ver con el contexto jamaicano y las raices africanas de esta cultura, en la que no está bien visto el practicar sexo oral a una mujer. Pero el donut es un orificio, no una vagina, no está asociado con el género.

S.- ¿A qué filósofos les pegaría el "Cómeme el donut"?

J. R.- Para empezar, a Simone de Beauvoir, por supuesto. A Wittgenstein, a Nietzsche y Arthur C. Danto. De hecho, a nuestra manera somos nihilistas, ya que buscamos crear, de manera vitalista, nuevos significados. Romper con el mensaje mainstream creando temas musicales pegadizos con un criterio contemporáneo.

Paseando por el lado viral

Alejandro Robles ya tuvo un acercamiento a lo viral el pasado año, cuando protagonizó un spot para el Certamen Villa de San Adrián (Navarra), en el que el Jirafa Rey abandonaba una escuela de jotas para dedicarse en cuerpo y alma el baile popularizado por Miley Cyrus. La campaña, imbuida de espíritu rural,se hizo popular en Navarra bajo el hasthag #ruraltwerking y parece que luego inspiró (o algo) a una marca oriental de teléfonos para hacer su propia versión, en forma de anuncio. Además, había aparecido en First Dates.

Del twerking al cielo

S.- ¿Cómo te dio por lo del twerking?

J. R.- Yo me había interesado desde muy joven por la performance y el arte emergente, Cree Greatoh!, una plataforma con la que moví a cien artistas nacionales. Estudiaba en Granada y mi vida cambió cuando me fui a Barcelona a hacer el Master. Fue un renacimiento y tuve una visión. Me vi a mi mismo moviendo una maceta con el culo, haciendo twerking, y a aquello lo llamé "planteo"

Historias de la tele

S.- Venga, cuéntame algo curioso que os pasase en el casting de Factor X.

J.R- Pues, aquello estaba lleno de gente. Hacía un calor tremendo y mi prima LaPili se puso malita. El casting iba lentísimo y, espontaneamente se me ocurrió montar una pequeña revolución. Empezamos a gritar "comednos el donut, comednos el donut" y todo el mundo se puso a corear la frase.

S.- ¿Y funcionó?

J.R.- Algo.

15 minutos

Le pregunto a Alejandro Robles si hay espacio para el arte en televisión. Me dice, al respecto, el formato reality show siempre le ha interesado mucho y que había trabajado en el campo del happening. En concreto con la idea de mostrar un perfil distinto dentro de un "talent show mainstream", en el que todo suele ser reciclado del reciclado. En algo que es un referente de un referente, presentar algo que chocase y enganchase. "Arte conceptual y contemporaneo".

S- ¿No tienes miedo de que estos sean los 15 minutos de fama que te correponden como terrícola?

J.R.-De hecho creo que es solo el principio. Ahora, con más medios espero conseguir mayor calidad con menos sacrificio.

Repercusión internacional

S.- ¿Sabes si vuestra canción ha tenido repercusión en el extranjero?

J.R- Mi prima LaPili está ahora mismo entrando en los estudios de Univisión , en Nueva York, donde la van a entrevistar. Ayer me llamó un chico desde México contándome que en su barrio hay una calle peatonal llena de bares y que en todos ellos suena "Cómeme el Donut". ¡Que teníamos que ir!

S.-¿Qué les dirías a esos adolescentes que se han juntado en casa para escribir letras de canciones y presentarse a Factor X el año que viene a cantar "Cómeme el Bollycao" o "Cómeme la torrija"?

J.R.-Aparentemente es fácil, pero es todo lo contrario. Algo vanguardista, que mira hacia delante. No se trata de replicar, se trata de trabajar y crear una marca fuerte.

S.-¿La fama es importante?

J.R.- La fama es un paso necesario para vivir bien de esto.

Alejandro me cuenta que firman un bolo para el verano cada diez minutos. La próximo 3 de mayo, en el Contenedor Cultural, los Glitch gyals presentan en Málaga su nuevo show. Habra baile, sketchs de humor y, por supuesto, música (entre 5 y 8 temas) muy divertidos y entretenidos. No lo dudamos, seguro que nos dejan con la cara partí-aaah.

Jaime Noguera, que se acaba de hacer fan de Glitch gyals, es autor de : 'España: Guerra Zombi'.

¡Síguenos en Facetrambotic y en Twitterbotic!

Prepárate, prepárate, prepárate pa el hit que viene ya:

André el Gigante: las aventuras etílicas del mayor borracho del mundo

Aunque parezca mentira, la ganja es ilegal en Jamaica y están luchando por legalizarla

Diez señas de identidad que creías que eran españolas (y ni de coña)