Strambotic

Noticias insólitas, bizarras e impertinentes

Ikigai: el concepto japonés que puede ayudarte a encontrar un sentido a la vida

04 Abr 2018
Comentarios

Compartir: facebook twitter meneame

Strambotic

Sólo si permaneces activo querrás vivir cien años”, proverbio japonés

La conocida pirámide de Maslow sitúa las necesidades más perentorias del ser humano en una base: alimentación, cobijo y sexo. Sólo una vez resueltas estas necesidades la persona puede dedicar tiempo y energía a satisfacer el siguiente nivel, donde se sitúan la seguridad, la familia y el trabajo. El tercero, que engloba la amistad y la intimidad sexual, y el cuarto, el éxito y el autorreconocimiento, Finalmente, y cuando éstas aspiraciones están también satisfechas el humano puede dedicarse a su propósito último, la autorrealización.

Los japoneses tienen un concepto para definir esta satisfacción vital: ikigai, que vendría a significar “el sentido de la vida” o “aquello para lo que hemos sido llamados”. Su representación gráfica no es piramidal sino más parecida a los pétalos de una flor, tal y como puede verse en el gráfico: lo que amas, en lo que eres bueno, aquello con lo que te puedes ganar la vida y lo que necesita el mundo. Sólo en la confluencia de todos ellos se encuentra el ikigai, tu razón de ser.

Iki” significa “vida”, en tanto “gai” puede traducirse como “valor” o también como “concha”, esta acepción se remonta al período Heian (de 794 a 1185), cuando se consideraba que las conchas tenían gran valor.

Foto: Getty Images.

El concepto “ikigai” fue popularizado en un libro homónimo por dos españoles, Héctor López, ingeniero residente en Japón y autor del popular blog Kirainet y el periodista Francesc Miralles ‘Ikigai, los secretos de Japón para una vida larga y feliz’ fue publicado en 2016 por Ediciones Urano y se ha convertido en un inesperado fenómeno editorial, con más de 250.000 ejemplares vendidos y traducido a 38 idiomas.

La historia de la génesis del libro es bien conocida, pero vale la pena recordarla: López y Miralles viajaron al pueblo de Okinawa donde se concentra la mayor población de centenarios del mundo y preguntaron a los ancianos qué era lo que les movía para tener ganas de vivir. La palabra que solían pronunciar era ikigai.

“Todos tenían un ikigai, una motivación vital, una misión, algo que les daba fuerzas para levantarse de la cama por las mañanas”, contaba Francesc Miralles en una entrevista en El País.

Por supuesto, el concepto de ikigai que los autores desgranan en el libro citado y en un segundo libro más práctico (‘El método ikigai’) no es extrapolable exactamente a occidente porque está imbuido de la propia dinámica social de Japón. Para el japonés, el ikigai va más allá de la satisfacción personal, tiene mucho que ver con tu rol en la familia y en la sociedad. Tampoco tiene el mismo significado para ellos y para ellas, dado que Japón es una sociedad profundamente machista: el ikigai masculino tiene que ver con su trabajo y su carrera, mientras que el ikigiai femenino se orienta más hacia la crianza de los hijos y el hogar.

Muchos de los centenarios entrevistados en el libro posiblemente tienen la sensación de que su larga existencia se ha pasado volando. Esto está relacionado con otro de los conceptos asociados al ikigai, la sensación de fluir cuando estamos haciendo una tarea que nos encanta. El concepto de “fluir” (“flow”) ya fue ampliamente analizado por el psicólogo polaco Mihaly Csikszentmihalyi en su clásico libro ‘Fluir’ (Editorial Kairós).

¿Está relacionado el ikigai con la felicidad individual? No necesariamente. Japón no es precisamente el país más feliz del mundo, sino que está a mitad de la tabla (puesto 54º) según las últimas encuestas. “El objetivo es identificar aquello en lo que eres bueno, que te da placer realizarlo y que, además, sabes que aporta algo al mundo. Cuando lo llevas a cabo, tienes más autoestima, porque sientes que tu presencia en el mundo está justificada. La felicidad sería la consecuencia”, dice Miralles.

Con información de El País y Big Think. Gráfico adaptado de Toronto Star.

¡Síguenos en Facetrambotic y en Twitterbotic!

Sin cambiar de tema:

Veinte pies de fotos descacharrantes que nos reconcilian con la prensa escrita

– “A la izquierda le gusta tener la verdad agarrada por los huevos”

¿Eres tan duro como ellos? Diez fotos del  metal que dan vergüenza ajena