Strambotic

Noticias insólitas, bizarras e impertinentes

Los ibicencos hacen frente común para salvar las praderas de posidonia

25 May 2018
Comentarios

Compartir: facebook twitter meneame

Iñaki Berazaluce

Posidonia en Formentera. Foto: Natura Hoy.

Hace 80.000 años una semilla de posidonia recaló en algún punto del lecho marino entre Ibiza y Formentera, echó raíces y empezó a extenderse hasta ocupar miles de hectáreas en este entorno propicio. Las aguas de Formentera no tendrían su característico azul turquesa si no fuera gracias a esta planta marina, un auténtico filtro natural que limpia las impurezas, sirve de refugio para peces, crustáceos y otros organismos, y es un eficaz sumidero carbono. La posidonia del Parque Natural de las Salinas es el organismo vivo más longevo del planeta.

Pero las praderas de posidonia están seriamente amenazadas. Los mismos navegantes que acuden a las pitiusas para disfrutar de algunos de los fondos marinos más increíbles del mundo lanzan el ancla sobre la posidonia, dañando irreversiblemente las praderas. Se calcula que en los últimos 50 años se ha perdido el 34% de la extensión de la posidonia en el Mediterráneo occidental.

El ancla de un megayate, destrozando la posidonia de Ibiza. Foto: Manu San Félix.

Una alianza de asociaciones ecologistas y empresas de Ibiza y Formentera han unido fuerzas para desarrollar una aplicación que permita a los capitanes de los yates de recreo fondear sus embarcaciones en zonas libres de posidonia. Posidonia App estará disponible el próximo 8 de junio, Día de los Océanos, para plataformas Apple y Android, según anunciaron los impulsores de la iniciativa en una rueda de prensa celebrada en el mejor entorno posible: el exclusivo restaurante Juan y Andrea, en la misma arena de la bellísima playa formenteril de ses Illetes.

El biólogo marino y fotógrafo de National Geographic Manu San Félix, contó cómo llegó a Formentera en 1992 y se topó por primera vez con aquel “organismo increíble” que es la posidonia. San Félix ha sido desde entonces la persona que más ha hecho por divulgar la importancia de la planta marina (ojo, no es un alga) y fue el encargado de redactar la justificación ante la Unesco para declarar las praderas de posidonia Patrimonio de la Humanidad en 1999.

“Con el movimiento de la corriente marina, un ancla se convierte en un arado”, explicó el biólogo a los periodistas convocados en Formentera. Estamos hablando de 4.000 embarcaciones de todo pelaje que recalan cada verano en las aguas pitiusas. Algunos son yates de más de cien metros, como el infame ‘putibarco’, que utilizan un ancla del tamaño de un 4×4. Fondear sobre la posidonia es ilegal y está multado, claro, ¿pero de qué sirve multar con 500 euros a multimillonarios cuyas propinas nunca bajan de esa cifra?

Mantener el sutil equilibrio entre los innegables beneficios del turismo en las islas y su no menos innegable poder destructivo es el mensaje que transmitieron los impulsores de Posidonia App. Según Sandra Benbeniste, fundadora de Ibiza Preservation Fund, “debemos acabar con la falsa dicotomía entre turismo y medio ambiente. Creemos que es posible y deseable preservar nuestro privilegiado medio natural sin perjudicar la industria turística”. Este mensaje posibilista iba destinado a algunos de los presentes, empresarios de la industria hotelera, de los charters o incluso marcas de lujo involucradas en el proyecto, como Loewe o TagHeuer.

El Instagram de Manu San Félix. Con información de Diario de Ibiza y PlayGround.

BONUS TRACK: La reinvención del sujetador que llegó de Ibiza

¡Síguenos en Facetrambotic y en Twitterbotic!

¡Más madera, es la guerra!:

Así quedaría el mapa de Europa si se derritieran los polos

– Así quedaría (o quedará) el mapa del mundo si la temperatura aumentara 4ºC

– Ocho pueblos que rinden homenaje al cannabis en sus escudos y banderas