Strambotic

Noticias insólitas, bizarras e impertinentes

Cuando la Unión Soviética ganó una Eurocopa gracias a Franco

01 Jul 2018
Comentarios

Compartir: facebook twitter meneame

Strambotic

Putin, con su mirada de acero colado, observando fijamente a nuestra selección desde el palco del estadio moscovita Luzhnikí. ¿Sentirán nuestros jugadores el lado oscuro de la fuerza? ¿Habrán circulado por los pasillos de los hoteles sede algunos maletines llenitos de criptomonedas? ¿Habrán exprimido las meretrices del FSB (heredero del KGB) los tuétanos de nuestros jugadores, a base de golpes de pelvis eslavos?  ¿Desayunarán Hierro o Felipe VI con el tradicional té ruso, pero aliñado con polonio? ¿Resonará el “¡Rusia es culpable!” del cuñadísimo de Franco, Serrano  Suñer, en los magazines matinales del lunes? Nada sabemos, a fecha de hoy, de lo que nos depara el inminente futuro, pero el dictador Francisco Franco, con consecuencias catastróficas para La Roja, llegó a prohibir en 1960 que España y la Unión Soviética jugasen un partido de futbol.

España fascista vs URSS

Estamos en 1960 (XXI Año Triunfal) y se celebra la primera edición de la Copa Europea de Naciones (así se llamaba entonces la Eurocopa), que está marcada por enfrentamientos políticos entre los países que se encuentran a ambos lados del antipático Telón de acero.

España, que es la mejor amiga de EEUU desde la firma de los Pactos de Madrid de 1953  entre Eisenhower y Franco, ha lavado ya su pasado filonazi cuando el sorteo futbolero empareja (¡oh, no!)  a su selección con la URSS en los cuartos de final. Según el calendario de la UEFA, el partido de ida debe disputarse el 29 de mayo en el estadio Lenin de Moscú (¡el actual Luzhnikí!) y el de vuelta el 9 de junio en el muy madrileño Santiago Bernabéu.

Estadio Lenin de Moscú. Ahora conocido como «Luzhnikí».

¡Pues ya no juego!

Según la web Russia Beyond, el 24 de mayo de aquel año, el equipo español se encontraba camino del aeropuerto de Barajas cuando le llegó una sorprendente noticia: debían olvidarse de comprar caviar y muñequitas matrioshka​​: no iba a haber ningún partido entre España y la URSS. El ministro de la Presidencia, Carrero Blanco, y el de la Gobernación, Alonso Vega, habian decretado durante el Consejo de Ministros: “La Federación Española de Fútbol ha comunicado a la FIFA que quedan suspendidos los encuentros de fútbol entre las selecciones nacionales de España y de la URSS para la Copa de Europa de Naciones”.

Sin más explicaciones, la selección tuvo que volver a casa a deshacer las maletas y sacar todos los regalos que tenían pensado intercambiar con las fermosas hijas de Lenin.

«Nosotros estábamos seguros de que les podíamos ganar y ser campeones de Europa, pero nos dijeron que eran órdenes de arriba, de Franco, y que no había nada que hacer», recordó una vez  el jugador Luis Suárez, según Semana.com.

¡Hay que jugar!

En el libro ‘¡Que vienen los rusos! España renuncia a la Eurocopa 1960 por decisión de Franco’ (2013), de Ramón Ramos, su autor explicaba que todo este lío se inició en 1958, cuando la Federación consultó al gobierno de Franco si se podía inscribir al equipo en la primera competición continental por selecciones. La respuesta del dictador fue que sí, siempre y cuando no hubiera posibilidad de cruzarse con la URSS. Pero, claro, el hombre propone y el karma dispone, así que… se cruzaron.

La noticia  de la retirada de España de la competición europea provocó todo un escándalo en Europa. Pero la decisión del Caudillo tenía una sólida base: Franco sufría de sarpullidos ante la idea de una derrota del equipo español en tierrar rusas (¿una segunda División Azul? ¡Niet!) o al pensar que los pérfidos soviéticos pudieran pasear tan ricamente su bandera roja (decorada con la hoz y el martillo) y cantando nada menos que La Internacional por el sagrado césped del Bernabéu.

El presidente de la Federación, Alfonso Lafuente Chaos, partidario de que primase el deporte antes que la política, salió escopetado hacia  París e intentó buscar una solución. Según Marca, propuso tres alternativas: jugar los dos partidos en Moscú renunciando a derecho económico alguno a las taquillas y asumiendo todos los gastos de la selección en la semana que tendría que estar en la capital soviética; jugar el segundo partido en campo neutral o, por último, los dos en una ciudad europea que no fuera española ni soviética. ¿Y lo bonica que hubiese estado una final España-URSS jugada en Andorra la Vieja?

La Roja, temporada 1960-1961.

¿Cómo acabó todo?

El siempre objetivo diario Pravda explicó así  lo sucedido: “El régimen fascista español tiene miedo al equipo del proletariado soviético”.

La pájara de España, que tenía un equipo muy potente (comandado por Di Stéfano, Kubala y Luis Suárez) y partía como favorita para ganar la competición, fue muy bien aprovechada por la bestia bolchevique. La URSS trasladó todo el asunto a la UEFA y ésta decretó la expulsión de España de la Eurocopa (además de imponerle una multa de 2000 francos suizos) y el pase automático de los soviéticos a la fase final.

¿Quién ganó al final la Copa Europea de Naciones? La Unión Soviética venció en la semifinal a Checoslovaquia 3-0, y luego en la final derrotó 2-1 a Yugoslavia. Franco pasó a la historia como el dictador que se hizo caquita ante el equipo de la URSS y le puso en bandeja una Eurocopa con la que hacer propaganda de la buena.

Con información de MarcaRussia Beyond y el libro ¡Que vienen los rusos! España renuncia a la Eurocopa 1960 por decisión de Franco (2013), de Ramón Ramos.

¡Síguenos en Facetrambotic y en Twitterbotic!

Te meten el gol por la escuadra:

-Toribalón y Brindis, los rivales taurinos de Naranjito como mascota del Mundial 82

Con el ‘himno’ de Taburente, España ya tiene medio Mundial ganado “En Rusia ya hablan español, comen jamón…”

Diez mascotas más feas que un dolor