Strambotic

Noticias insólitas, bizarras e impertinentes

El mejor homenaje que podía recibir Chiquito de la Calzada (no, en serio, esto no se hace)

03 Jul 2018
Comentarios

Compartir: facebook twitter meneame

Luis Landeira

¡No puede sé! Las cenizas de Gregorio Esteban Sánchez Fernández, más conocido como Chiquito de la Calzada, se revuelven incómodas en el columbario de la iglesia de San Pablo de Málaga, donde reposaban desde el día de su muerte. Y el motivo de esta inquietud que azota al ectoplasma del genial humorista andaluz es un presunto homenaje a su figura que se perpetrará (si alguien no lo impide) el sábado 7 de julio a las 20 horas en el Auditorio Paco de Lucía (Alcobendas).

¿Y qué tiene de malo ese homenaje?, se preguntará el lector. Pues que, más que un homenaje, es una venganza. Sobre todo por la escasa talla cómica de los humoristas duodenales implicados en el mismo. A saber: Bigote Arrocet, Félix el Gato, Kimbo, Montty, Tony Antonio, Tony Melero y, como guinda del pastel, Pepe Carabias de presentador. ¿Cómorrr? ¿Qué no sabes quiénes diablos son esos señores? Pues aquí estamos nosotros para contártelo. ¡A guan, a peich, agromenáuer!

Bigote Arrocet

En los años 80, este caricato hispano-chileno gozó de sus minutos de fama en el programa concurso 1, 2, 3, donde popularizó la coletilla “piticlín, piticlín”. Tras caer en el olvido, fue rescatado por Chiquito para hacer de comparsa en las películas ‘Aquí llega Condemor, el pecador de la pradera’ (1996) y ‘Brácula: Condemor II’ (1997). Y después, de nuevo al olvido, ¿te da cuen?

Pero la fama de Bigote se ha reactivado en los últimos tiempos gracias a su cacareado romance-braguetazo con la popular maruja catódica María Teresa Campos y a su intervención en el reality show “La selva de los famosos”. Hasta el punto de que el propio Bigote, que ahora se hace llamar Edmundo, se pavoneaba hace poco en la tele chilena de que “yo en España soy el number one y una entrevista conmigo allí vale entre 35.000 y 60.000 euros”. ¡Relájese usté, físicamente, moralmente!

Félix El Gato

En los años 90 del pasado siglo, tras galas mil en tascas, chamizos y salas de fiestas, el madrileño Felix Extremeño Prieto, es decir, Felix el Gato, dio el salto a la caja tonta, contando chistes pésimos en programas tan añorados como “Entre Amigos” de José Luis Moreno o ‘Las noches de tal y tal’ de Jesús Gil.

Pero, por la gloria de mi madre, en el siglo que corre, con la llegada de youtubers y monologuistas, Félix se quedó fuera de juego: y es que ¿a quién demonios le hace gracia un rijoso chascarrillo sobre la mili en pleno 2017? ¿A usted? Pues para ver a Félix tendrá que peregrinar a tugurios como el Restaurante Ópera Vivaldi de Valdemoro o el Café Olé de Puertollano. O al inminente homenaje a Chiquito en Alcobendas, claro. Y poco más. Porque, como él dice, “hoy a la gente le gusta más los cotilleos sobre la Pantoja que los chistes”. Va a ser eso, cobarderrr.

Kimbo

Humorista mulato, hijo de una señora de Valladolid y del actor-showman de los años 50 conocido como “El negro Rafael”. Debutó Kimbo en la comedia cuando aún era un conguito de 5 años, de la mano de su padre. De adolescente fue adoptado por Gila, que lo tuvo como comparsa durante casi una década. En 1980, Kimbo saltó a la tele con el programa “Fantástico” de José María Íñigo y, ya en los 90, seguiría la racha en el show de Concha Velasco. Fueron sus días de vino y risas, y hasta hizo una película con José Coronado. ¡Que lo sepas!

En la actualidad, por el contrario, su caché ha caído por los suelos y trabaja menos que el sastre de Tarzán, ofreciendo espectáculos cómicos por pubs y cafeterías, donde se anuncia con el desafortunado lema “el humor más blanco de un negro”. Vayan a verlo, que seguro que cae algún chiste sobre el Aquarius. ¡Apiticain mor nau!

Montty

Natural de una pedanía de Ávila, Francisco de Paula Montosa Mateos, alias el mago Montty, es un trilero con mostacho que durante años ha mezclado el chiste verde de dudoso gusto con el ilusionismo bufo, a lo largo de programas tan populares en su momento como el de Raffaella Carrá, el de Emilio Aragón o el de Norma Duval. ¡Le voy a jasé un número nuevoooorl!

Sin embargo, en el siglo XXI, con la irrupción de la nueva generación de monologuistas millennials y youtubers vocingleros, este Tamariz de tercera se ha tenido que buscar la vida como animador de cruceros, bares, pubs, discotecas, salas de fiestas y hasta galas benéficas contra enfermedades, donde pasea su voluminosa tripa y su humor rancio ante un respetable que ríe por no llorar. ¡Apiticain mor nau!

Tony Antonio

Este diodená de persona humana y fan de Cantinflas se forjó como humorista en la mili, contando chistes en las fiestas de los cuarteles. En 1973 se presentó a un concurso en la tele y ganó un premio como mejor imitador de Félix Rodríguez de la Fuente. También cabe recordar las imitaciones de Jesús Gil y Gil que hacía en el programa ‘El Friqui’, de Juanma López Iturriaga, y su jocosa presencia en series como «‘

révalo y Cía’ o ‘La casa de los líos’, con ese finstro danimarl de Arturo Fernández.

En el siglo XXI, más chungo para el humor cuartelero, Tony encontró refugio en Intereconomía, con su programa «El Risastre», y después en cruceros y verbenas, donde, bajo un vistoso bisoñé, sigue haciendo «reír al ser humano», como él dice, porque “son muchos los beneficios de la risa, entre otros, alarga la vida sexual, aunque no el tamaño”. ¡Te vi a cortá el fistro d’abajo!

Tony Melero

Contagiado por su padre con el veneno de la comedia, el hijo listo de Tony Antonio decidió seguir su tradición a calzón quitado, interviniendo en programas de Cruz y Raya, Belén Rueda, Pepe Carrol y hasta en el ‘Zuerte Maeztro’ de su señor padre. Además, salió en la película ‘El equipo Ja’, del rubio de Cruz y Raya. Porque puede que Tony sea joven, pero su humor es más rancio que el Fary comiendo limones.

En su repertorio destacan sus imitaciones de Bisbal y sus chistes verdes, que vienen a ser una remezcla descafeinada y millennial de Barragán. Botón de muestra: “Yo tenía una novia y le dije ‘cariño, te voy a llamar Eva, porque eres mi primera mujer’; y ella se me quedó así mirando y me dijo ‘pues yo a ti te voy a llamar Peugeot, porque no sé si eres mi 205, 206, 207…”. ¡Agua, agua!

Pepe Carabias

Como es más pequeño que el walkman de David el Gnomo, don José Carabias Lorenzo siempre estuvo relegado a la programación infantil. Su mayor éxito fue el personaje Luis Ricardo, en el programa ‘El monstruo de Sanchezstein’ (1977). En los años 80, el tirón de esta parodia de Frankenstein lo llevó de cabeza al cine, interviniendo en largometrajes, como ‘El liguero mágico’ o ‘La avispita Ruinasa’, astracanada basada en el caso Rumasa. Como doblador ha puesto su voz de pito a personajes tipo Benji de ‘Campeones’, el Pato Lucas o Pepe Soplillo. ¡Que lo sepas!

En los últimos tiempos, Carabias se ha asomado a series del calibre de ‘La que se avecina’ o ‘Cuéntame cómo pasó’ y a películas como ‘Ekipo Ja’ del rubio de Cruz y Raya, el que no es José Mota. Pero este loco bajito no necesita contar chistes: diga lo que diga y haga lo que haga, hace de reír.  Será sin duda lo más potable del tributo a Chiquito, y quizá vuelva a entonar en vivo aquella cantinela que le hizo famoso hace más de 40 años: «Luis Ricardo cantidubi dubi dubi dubi cantidubi dubi da… ¡ya!»

¡Síguenos en Facetrambotic y en Twitterbotic!

BONUS TRACK: Por estas caricaturas de Franco fueron fusilados el director y el dibujante de una revista satírica valenciana

Y de postre:

– Catorce mapas que te explican de un vistazo la historia de España

¿Cuántos cojones tenía Franco?

¿Eres tan duro como ellos? Diez fotos del  metal que dan vergüenza ajena