Strambotic

Noticias insólitas, bizarras e impertinentes

La ciudad en la que todo el mundo estaba drogado

26 Sep 2018
Comentarios

Compartir: facebook twitter meneame

Strambotic

800px-Morton_Ether_1846
La droga es cuestión dosis, así como de límites geográficos. O se encuentra extramuros o en el centro neurálgico de las sociedades, cuando no en ambos sitios simultáneamente. Echad un vistazo a los barrios periféricos de una gran ciudad y lo que se cuece en las oficinas de los magnates del centro. Lo es que menos común es que toda la ciudad, al completo, sin distinción de clases, permanezca colocada.

Eso es lo que ocurrió en Draperstown, en Irlanda del Norte, donde tuvo lugar el más célebre brote colectivo de eterización, esto es, colocón por éter.

Era la década de 1840, cuando el éter estaba de moda, los habitantes de esta ciudad se enamoraron en masa de sus efectos, hasta el punto de que compartían dicha droga con los niños. No debemos alarmarnos, en aquella época no era infrecuente los padres drogaran a sus hijos porque así estaban más pacíficos.

Como el caso del jarabe tranquilizante de la señora Winslow, un jarabe con opiáceos para los niños que se administraba en el periodo de la dentición. La benzoilmetilecgonina, un alcaloide de la cocaína, también se ponía en caramelos para niños.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Pero volvamos al éter. Las referencias históricas apuntan a que los visitantes de Draprestown podían oler la ciudad a medio kilómetro de distancia. Por ejemplo, un cirujano que visitó Draperstown en 1878 comentó que la calle principal olía a su clínica, donde se utilizaba éter como anestésico.

La razón de su éxito se debe, en primer lugar, a era muy barato, y su consumo era muy sencillo: bastaba con impregnar un trapo con él e inhalarlo por la boca y la nariz, como un pervertido que huele las bragas sucias de la vecina. La segunda razón de su éxito es que sus efectos eran inmediatos, y además se dice que no producía resaca. Es decir, que si la policía te pillaba habiendo consumido éter, con suerte ya estarías sobrio cuando llegabas a comisaría.

Con la ayuda de un artículo escrito por el editor del British Medical Journal, se formó una comisión parlamentaria para investigar los efectos del éter en la ciudadanía. Posteriormente, se acabó imponiendo una normativa de su uso, como en el caso de la prohibición de la heroína, la prohibición del alcohol, la prohibición de la marihuana, y otras formas de regulación de las drogas.

Sin embargo, la prohibición de éter no tuvo tanto éxito. En 1910, el éter era todavía frecuente en Draperstown, y no se extinguió hasta la década de 1920, cuando fue sustituido por el alcohol, que ya fue más barato y fácil de conseguir.

apothecary-437743_640

Droga ciudadana

La Ciudad del Éter, desde un punto de vista químico, tampoco era tan rara. La época victoriana, con todo su puritanismo (o precisamente debido a él), fue fértil en el aislamiento, purificación y análisis de numerosos componente psicoactivos, como la cafeína (1820), la nicotina (1828), el ingrediente activo de la cocaína (1860) y uno de los ingredientes psicoactivos del chocolate (1842). Tal y como añade Zoe Cormier en su libro La ciencia del placer:

Debemos tener en cuente que todas estas moléculas son disposiciones variables de carbono, hidrógeno, nitrógeno y, de vez en cuando, oxígeno. No se necesita nada venenoso ni radioactivo. La naturaleza no necesita elementos exóticos para crear estupefacientes; lo único que ha de hacer es ensamblar átomos normales y corrientes de forma imaginativa.

Pero no fue la época victoriana la pimera vez que el ser humano usaba las drogas de forma recreativa. Desde tiempos pretéritos ha sido así, e incluso en la Edad Media tenemos constancia de la primera rave de la historia, producida por tarantismo, una combinación de fervor religioso e histeria colectiva .

Con información de La ciencia del placer y Druglibrary.

¡Síguenos en Facetrambotic y en Twitterbotic!

Seré tu amante, bandido:

– Mensajes subliminales en las canciones de los Payasos de la Tele

Los olores más fuertes, repugnantes e insólitos que es capaz de desprender tu cuerpo

El personaje de película más estresado de la historia