Strambotic

Noticias insólitas, bizarras e impertinentes

Cuando los murcianos cambiaron a su patrona para que lloviera

22 Sep 2018
Comentarios

Compartir: facebook twitter meneame

Ad Absurdum

En la actualidad, la patrona del municipio de Murcia es la Virgen de la Fuensanta, más conocida como «la Fuensantica», pero mejor conocida como «acho, la Fuensanticah». Sin embargo, no siempre fue así. Antes del siglo XVIII la patrona de Murcia era la Virgen de la Arrixaca, una talla chiquitica de madera policromada del siglo XII.

Pero ¿qué pasó para que la Fuensanta reemplazase a la Arrixaca? ¡Que comience el combate!

Ya os decimos que en el pasado la Arrixaca reventaba a la Fuensanta. Pese a la diferencia de tamaño, le podía con los ojos cerrados. De hecho, esta advocación mariana fue proclamada en tiempos de Alfonso X el Sabio, monarca enamorado de la capital del Segura, patrona del Reino de Murcia.

La Fuensanta, por su parte, contaba con una pequeña ermita en la Sierra de Carrascoy, próxima a la ciudad, y aunque a veces se sacaba de paseo, a diferencia de a la Arrixaca, no se le llevaba en solemne procesión hasta la catedral.

Todo cambió con un enfrentamiento entre las autoridades religiosas murcianas. En 1694 el obispo de la Diócesis de Cartagena, que a pesar de su nombre tiene sede en la ciudad de Murcia, era Antonio de Medina Chacón Ponce de León, enemigo del Cabildo de la catedral de Murcia.

La virgen de la Arrixaca, bonica y pequeñica (fuente: Skix)

Ambos se llevaban tan mal que cruzaron varias denuncias y querellas, algunas de las cuales llegaron a Toledo (donde estaba el Tribunal Supremo de la época). Pero todo se fue de madre el día en que el obispo intentó hacerse con el control de las procesiones, competencia propia del Cabildo.

La disputa estalló precisamente en un momento de sequía, por lo que los murcianos estaban ansiosos por sacar a pasear santos y vírgenes que propiciaran la lluvia.

Para contentar a los murcianos, el obispo ordenó que se sacase en procesión a la virgen de la Arrixaca hasta la catedral. Pero el Cabildo, que consideraba aquella una competencia suya, dijo que por sus huevos morenos no salía la patrona en procesión.

La Fuensanta de romería en Murcia en la actualidad (fuente: laverdad.es)

Pero tampoco era cuestión de dejar a los murcianos sin sacar una imagen en procesión, así que el Cabildo ordenó bajar a la Fuensanta del monte y llevarla en procesión.

Para evitar que ambas instituciones llegasen a las manos, tuvo que intervenir el Concejo de la ciudad como mediador, y concluyó que la procesión se celebrase con la Fuensanta pero presidida por el obispo. Así que a regañadientes el obispo tuvo que desfilar con la talla que no quería.

Y aquí llega la parte bonita de la historia: se había decidido que la procesión pasase por la iglesia de San Agustín, sede de la patrona de la ciudad, y que ambas vírgenes compartiesen capilla como símbolo de reconciliación. Y aunque a la virgen de la Arrixaca el tema de las epidemias y tal se le había dado bien, no había conseguido aplacar la sequía. Fue entrar la Fuensanta a la iglesia y empezó a llover a cántaros.

Hay quien dice que incluso nevó, pero igual es que alguno iba ciego de devoción y, en mitad del éxtasis, creyó ver nieve donde había chuzos de punta.

La Fuensanta disfrazada de Michael Jackson, quizá la inspiración de las señoras con bolsas de Carrefour en la cabeza cuando llueve (fuente: Juan Caballero).

Gracias a este milagro, durante los últimos años del siglo XVII y primeros del XVIII ambas vírgenes compartieron la custodia de la capital murciana, pero en 1702 la Arrixaca dio muestras de estar perdiendo fuelle: cuando una nueva sequía azotó al municipio, los vecinos rezaron a la Arrixaca y no llovió, lo hicieron a la Fuensanta y obró el milagro de nuevo.

En 1731 sacaron ya con desgana a la Arrixaca en procesión. Aquella fue la última vez que la pequeña talla desfiló como patrona, y desde entonces la Fuensanta ostenta el honor de ser la única patrona del municipio de Murcia.

Para entonces su pequeña ermita ya se había convertido en un santuario barroco del copón en la pedanía de Algezares, y cada septiembre los murcianos saldrían en romería desde la catedral hasta el santuario acompañando a su nueva patrona.

Santuario de la Fuensanta (fuente: Tango7174)

Los murcianos cambiaron a su patrona para que lloviera, y a la vista están los resultados. Gracias a la Fuensanta la ciudad de Murcia es el vergel que hoy conocemos en el que llueve día sí y día también.

Entorno de la ciudad de Murcia (fuente: Moritz Zimmermann)

Referencias:

  • Martínez Marco, Manuel (2012). “Cómo se convirtió la Virgen de la Fuensanta en Patrona de Murcia?”, en descubriendomurcia.com.
  • Antón Hurtado, Fina María (2012). “El cambio de patronazgo en Murcia: imágenes de la Arrixaca y la Fuensanta”, en Cangilon, 8.

Ad Absurdum suele escribir sobre historia, a veces en libros como Historia absurda de España o Historia absurda de Cataluña.

¡Síguenos en Facetrambotic y en Twitterbotic!

Otras fiestas regionales:

– Cuando a Franco le dio por ejecutar a unos chirigoteros

– Por estas caricaturas de Franco fueron ejecutados el director y el el dibujante de una revista satírica valenciana

El verdadero origen de la moda de los pantalones caídos