Strambotic

Noticias insólitas, bizarras e impertinentes

Este es el motivo por el que cuando compras un kilo de pan te venden 800 gramos

10 Oct 2018
Comentarios

Compartir: facebook twitter meneame

Ad Absurdum

Panadería de Ayna (Albacete), años 60. Foto: Hotel Rural Albacete.

Si te sorprendió que los políticos fueran capaces de llamar a la crisis desaceleración, al empleo precario minijobs o a irse cagando leches de España movilidad exterior, que sepas que los gestores de la cosa pública de hoy en día no son más que meros aprendices de los políticos de finales del siglo XIX y principios del XX.

Quien piense que la política española tocó techo con la indemnización en diferido con simulación de contrato, es que no conoce la historia de nuestro país. Y es que bien distinto es decir una cosa disparatada a llevarla a cabo, y aunque también tenemos ejemplos recientes de jugadas como la veraniega aprobación de la reforma del artículo 135 de la Constitución, existe una medida aún más estrambótica…

Nos trasladamos a principios del siglo XX, en plena Primera Guerra Mundial, ese conflicto ante el cual España permaneció neutral mientras se frotaba las manos pensando cómo sacar provecho. Que a río revuelto…

En aquellos años surgió un problema muy grave: la subida del precio del pan, y como suele ser habitual, no había un culpable: los fabricantes de pan culpaban al elevado precio de la harina, y a su vez, los productores de harina culpaban a la falta de trigo. Pero, si algo no faltaba en España, era trigo.

¿Qué estaba pasando entonces? Pues muy fácil: los especuladores estaban reteniendo la producción para elevar los precios, mientras los productores estaban vendiendo ilegalmente a los países que participaban en la Gran Guerra, pues sacaban más dinero así que vendiéndolo a la gente del terruño.

Como es obvio, las protestas no se hicieron esperar. La gente, que es así de caprichosa, protestaba porque no había forma de pagar el pan sin vender un riñón. Y, cuando no había nada que comer ni smartphones, la gente se hacía oír (pero de verdad, sin autobuses naranjas ni mierdas).

Antonio Maura. Cada vez que hablaba subía el pan.

Las quejas llegaron a oídos del entonces presidente del gobierno, Antonio Maura, que lideraba un ejecutivo de coalición entre conservadores y liberales. Pero hay cosas que, con smartphones o sin ellos, no han cambiado, y una de ellas es lo poco que a los políticos les preocupa el bienestar de su pueblo y lo mucho que les preocupa el suyo propio.

Más preocupados por mantenerse en el poder sin ponerse en contra a especuladores y empresarios, los miembros del gobierno acordaron una medida equidistante, moderada, centrada… Ya sabes, podían haber obligado a los empresarios y productores a bajar el precio, o haber incautado las mercancías ocultas y retenidas y haber luchado abiertamente contra los especuladores, pero si los pobres no iban a poder votar, mejor llevarse bien con los patronos.

¿Que qué hicieron? ¡Ah! Pues muy sencillo: el pan, que por entonces estaba a 36 céntimos el kilo, había pasado a costar 54 céntimos, así que el gobierno obligó a volver a los 36 céntimos originales. Y puede que pienses que entonces bajaron el precio y lo controlaron, pero ya te advertimos que los políticos de entonces iban un paso por delante de los de hoy en día.

Mientras bajaban el precio del pan a esos 36 céntimos, ¡también bajaron el peso! Maura no solo era un mago de las finanzas, sino que obró milagros: a partir de entonces el pan de kilo pasaría a pesar 800 gramos. Y ríete tú de la física, esto sí que es cencia.

David Copperfield, ministro de Maura, haciendo desaparecer el pan.

¿Entonces habían subido el precio del pan? ¿La gente pagaba 36 céntimos por 800 gramos de pan cuando antes pagaba eso mismo por un kilo? Pues sí, ahora sí que lo has entendido. Y ojo con hacer trampas, que todo estaba contemplado en la nueva normativa, porque el medio kilo de pan a partir de entonces pesó 400 gramos.

 

 

 

 

 

Pues si esto te ha sorprendido, agárrate: hoy en día en la mayoría de pequeñas panaderías podrás comprar un kilo de pan sin miedo a que te estafen, pero encontrarás cadenas y grandes superficies en las que cuando compres un kilo de pan notarás que pesa algo menos de eso, y si lo compruebas ¿adivinas cuánto marcará el peso? Exacto, 800 gramos. Resulta que la medida se convirtió en una especie de tradición que aún hoy continúan muchos establecimientos, porque otra cosa no, pero en España las tradiciones se respetan.

Eso, se respetan.

Bibliografía:

AD ABSURDUM (2017): Historia absurda de España, ed. La Esfera de los Libros.

CONCOSTRINA, N. (2010): Menudas historias de la Historia. La Esfera de los Libros.

Ad Absurdum es un grupo de divulgación histórica a través del humor que no respeta las tradiciones. Son murcianos, y dicen que han escrito el libro Historia absurda de España.

¡Síguenos en Facetrambotic y en Twitterbotic!

Más madera hallada rebuscando en el pasado:

Casa Pepe: “Si Gana Podemos lo primero que va a hacer es cerrarnos el bar”

– Cuando el oeste de África era conocida como Negroland

– Un ‘drinking game’ de la Antigua Grecia: ¿te animas a jugar?