Strambotic

Noticias insólitas, bizarras e impertinentes

El gato que fue alcalde en Alaska

08 Oct 2018
Comentarios

Compartir: facebook twitter meneame

Ad Absurdum

Stubbs, en su despacho.

El 12 de julio de 1997 saltó la liebre: contra todo pronóstico, las elecciones de la localidad de Talkeetna (Alaska) dieron la victoria a Stubbs. Se convertía así el candidato en la persona más joven en llegar a la alcaldía del pueblo. Tenía tan solo tres meses de edad.

Pero la juventud no era su única particularidad, además Stubbs era un gato.

Su pasado, aunque breve, hablaba de un ser hecho a sí mismo, que había sufrido mucho en su infancia. Y es que Stubbs había sido encontrado en el interior de una caja abandonada en las calles de la población junto a sus hermanos.

Lauri Stec, propietaria de un negocio local, decidió quedarse con uno de los gatos que no tenía cola y llamarlo Stubbs. Dado que Talkeetna cuenta con apenas unos 800 habitantes y no abundan las tiendas, la mayor parte de la población conoció en unas pocas semanas al felino.

El político en la tienda donde fue acogido.

Cuando el pueblo se preparaba para las elecciones locales, pronto se hizo patente el descontento de los habitantes con todos los candidatos. La alcaldía de Talkeetna es más simbólica que otra cosa, y la mayoría de la población pensaba que el cachorro merecía tal honor más que cualquiera de los candidatos.

Efectivamente, el pequeño gato arrasó en las elecciones imponiéndose al resto que candidatos, que quedaron completamente humillados. A partir de entonces comenzó una gestión que contentó a la mayor parte de la población, puesto que revalidó el cargo en varias ocasiones.

Lauri y Stubbs en el veterinario.

Decimos la mayor parte porque, pese a contar con amplios apoyos, también tuvo sus detractores. Tanto es así, que en 2013 el munícipe felino sufrió un duro atentado por parte de un perro supuestamente descontento con su gestión.

Pese a la gravedad del ataque, pues el regidor acabó con un pulmón perforado, el esternón fracturado y un corte de 12 centímetros en un costado, fue rápidamente atendido y pudo recuperarse.

El munícipe por antonomasia después del ataque. Fuente: Public Radio International.

Quizá el atentado revitalizó su carrera política, pues muchos vecinos reaccionaron condenando los hechos. En un reportaje de CNN, Ashley Kearns, trabajadora de una pizzería de Talkeetna, declaró: «Es una vergüenza. Él es el alcalde, no es una broma. Sé que es ridículo, pero el pueblo está muy bien con él».

Los testimonios de los residentes dejan patente su alegría con la gestión del edil: «No sube nuestros impuestos, no interfiere con las empresas y es honesto». Aunque estas palabras son de Lauri, la dueña de Stubbs, así que se puede dudar de su objetividad.

Cartel del West Rib Pub & Grill, un local de Talkeetna que solía frecuentar el alcalde.

Pero otros vecinos declararon en otro reportaje de CNN (que parece sentir predilección por el animal): «Cuando mi edificio se quemó en 2002, fue el último en salir». Todo un ejemplo de moral y liderazgo.

Además, el cargo no se le subió a la cabeza, ni siquiera se trasladó al consistorio de la localidad, sino que siguió utilizando su rincón en la tienda como su oficina.

A veces se le consentían excentricidades como esta. Fuente: indiegogo.com.

Moral, liderazgo y ronroneo fueron los ingredientes que lo mantuvieron en el cargo, revalidando en cada nueva cita electoral, hasta el día de su muerte el 21 de julio de 2017. Veinte años de gobierno municipal felino.

Sin embargo, el caso de Stubbs no es un caso aislado. A lo largo y ancho del mundo encontramos muchísimos ejemplos de otros animales que resultaron elegidos en distintas citas electorales: desde un chimpancé en Río de Janeiro, a un perro en Kentucky o una cabra en Texas. A fin de cuentas, puestos a que nos gobiernen cerdos y burros, ¿por qué no un perro o un gato?

Referencias:

  • “Alaska feline mayor Stubbs the cat suffers dog attack”, en BBC.com (05/09/2013).
  • “Mayor of Alaska village walks on four paws”, en CNN.com (17/07/2012).
  • Carlton, Jim. “Mayor of Alaskan Town Is a Cat”, en The Wall Street Journal (15/10/2013).
  • “Feline sad: cat who was ‘mayor’ of Alaskan town for 20 years dies”, en The Guardian.

Ad Absurdum suele escribir sobre historia, a veces en libros como Historia absurda de España o Historia absurda de Cataluña.

¡Síguenos en Facetrambotic y en Twitterbotic!

Otros bichos:

– Lo peor no es que te disequen, sino la cara que se te queda

– Diez nuevos empleos que crearía la legalización de la marihuana en España

– Estos son los diez españoles más famosos de los últimos 50 años, según el MIT