Strambotic

Noticias insólitas, bizarras e impertinentes

No, el Congreso de los Diputados no necesita una leona: ya tiene una

15 Oct 2018
Comentarios

Compartir: facebook twitter meneame

Iñaki Berazaluce

El pasado 10 de octubre la ONG Plan Internacional colocó una leona de cartón en el Congreso de los Diputados para conmemorar el Día de la Niña y, de paso, apañar la cuota femenina en la población felina del congreso.

Craso error. Aunque los leones del congreso parezcan machos y sean conocidos en Madrid por el nombre de señores –Daoiz y Velarde, héroes del 2 de mayo-, en realidad se tratan de un león y una leona, y la prueba es que uno de ellos no tiene testículos. Los leones son los mismos que tiran del carro de Cibeles en la famosa fuente madrileña y, al igual que ellos, tampoco se miran entre sí.

Los dos felinos representan a Atalanta (ella) e Hipómenes (él), héroes de la mitología griega que fueron convertidos en leones (leona y león) por la diosa Cibeles por dedicarse al fornicio en uno de sus templos.

Según explica César Cervera en ABC, “Atalanta era una joven reconocida por sus inmejorables habilidades para la caza y por estar consagrada en vida a la diosa Artemisa, lo que implicaba que debía mantenerse siempre virgen. Por ello, para evitar cualquier pretendiente, y pensando que nadie podría ganarla en velocidad, anunció que su esposo sería sólo aquél que lograra vencerla en una carrera. Pero el hermoso Hipómenes consiguió obtener la victoria y la mano de Atalanta a través de una estratagema dispuesta por Afrodita”.

Como es habitual en la mitología griega, lo que comienza como una historia de amor acaba trágicamente. Los amantes, Hipómenes y Atalanta, dieron rienda suelta a su pasión en un templo de Cibeles, lo que provocó la ira de la diosa, que los convirtió en leones: león, él y leona, ella.

Los leones del Congreso de los Diputados, diseñados por el escultor Ponciano Ponzano y Gascón, representan a Hipómenes y Atalanta. Fueron colocados en 1872 en su encarnación actual, después de dos intentos fallidos, de yeso y piedra, tal y como recuerda Alfred López en 20 Minutos. A la tercera fue la vencida: utilizando los cañones de bronce capturados al ejército marroquí en la Batalla de Wad Ras, los leones (león y leona) vigilan la entrada de la escalinata del Congreso de los Diputados, siempre mirando en direcciones opuestas, como parte de la maldición de Cibeles.

En 2012, el Canal Historia cometió un error similar al que incurre ahora la Plan Internacional: creyendo que a uno de los leones del Congreso le faltaban los huevos por olvido, inició una campaña para poner testículos al león. El Ministerio de Cultura denegó la petición, alegando que no era de rigor añadir elementos externos a una figura con más de 150 años de existencia.

El motivo real, sin embargo, tenía mucho más peso: aquel león era, en realidad, una leona. Con melena.

Visto en el Facebook de Laura Garofano. Con información de ABC y Ya está el listo que todo lo sabe, y fotos de Plan Internacional.

¡Síguenos en Facetrambotic y en Twitterbotic!

Y además…

Siete famosos que posaron con trofeos de caza y cuya foto quedará para siempre en el Museo de la Infamia

La tabla periódica de la ortografía que resolverá de una vez por todas tus dudas

Espeluznantes fotos de parejas que te empujarán al celibato