Strambotic

Noticias insólitas, bizarras e impertinentes

Moonman: la mascota de McDonald’s que se convirtió en icono neonazi

29 Oct 2018
Comentarios

Compartir: facebook twitter meneame

Luis Landeira

Aunque hoy parezca mentira, hubo un tiempo en que el McDonald’s era una humilde cadena de restaurantes que se conformaba con servir hamburguesas por la mañana y a mediodía, quizá conscientes de que atiborrarse de grasazas saturadas y aditivos alimentarios por la noche es un suicidio en toda regla.

Sin embargo, en los años 80, década de explosión del capitalismo más extremo de la mano del inefable Ronald Reagan, McDonald’s o, mejor dicho, sus ejecutivos, tuvieron una brillante idea: convencer a las gentes que también molaba zampar comida basura a partir de las siete de la tarde y hasta bien entrada la noche.

Para ello los publicistas de McDonald’s diseñaron una mascota que hizo bueno a Ronald McDonald: nada menos que un muñeco con cabeza de media luna, gafas de sol, chaqueta de cuerpo y pantalones pitillo, que entonaba al piano una tonadilla que venía a decir lo siguiente: «Cene Mac por la noche y desayune Mac por la mañana».

El mensaje era más que obvio: había que tragar los comistrajos de McDonald’s a todas horas. Contra todo pronóstico, las gentes de América y parte del extranjero, obedecieron. Sin embargo, oh paradoja, el odioso muñeco con cabeza de media luna fracasó y, tras protagonizar un puñado de anuncios entre 1987 y 1990, fue retirado y cayó en el olvido.

Más de veinte años después, en 2007 para ser exactos, varios creadores de gifs y memes neonazis rescataron al muñeco Mac Tonight, rebautizándolo como Moonman y convirtiéndolo en protagonista de estampas de extrema derecha. No era descabellado: el pellejo del muñeco, blanco, diabólico y puntiagudo, enlazaba con la estética de la legendaria organización racista Ku Klux Klan, que aparecía en muchos de los memes.

Así, Mac Tonight pasó de ser un muñeco fracasado a ser un bicho maldito, representante del racismo, la homofobia, el machismo y otros inventos. En la canción ‘Notorious KKK’, un rapero que firma como Moonman con voz distorsionada suelta lindezas como «Machaca cabezas de negratas, joder, los negracos y los maricones apestan, Moonman ha estado al loro desde los tiempos en los que tocaba matar judíos. Nunca he perdido». Fue la primera de muchas canciones de Man Moon o Moonman.

Hasta la fecha, nadie ha logrado averiguar la identidad de los factotums de Moon Man , pero es bien cierto que sacaron al muñeco de McDonald’s de su tumba y lo transmutaron en un personaje de culto neonazi, cuyos vídeos, muy perseguidos por la policía de internet, sólo se podían encontrar de higos a brevas en las más fétidas cloacas de la internet.

Hasta que, en 2015, con el alzamiento de la llamada alt-right, la derecha alternativa que a la postre y contra todo pronóstico daría la victoria a Trump, Moonman reapareció, esta vez en foros tipo 4chan y en cientos de vídeos de YouTube. Así, las rimas y las humoradas xenófobas, supremacistas y antifeministas de Moonman fueron adoptadas por el ala más radical de la alt-right.

El éxito de Moonman entre los fachas fue tal que, aunque YouTube se afanaba por borrar sus vídeos, siempre había alguno operativo. Esto multiplicó la fama del personaje, y dio lugar a nuevas canciones, como el hit subterráneo ‘49 Faggots and 1 Dune Coon’ («49 maricones y 1 moraco») y a miles de memes con consignas tipo «Muerte a los negratas» o «Fuck Feministas».

Así, Moon Man se convirtió en uno de los iconos de la rebelión de la extrema derecha yanqui, junto a el cruzado Deus Vult, la serpiente Cuck/Cuckservative o la rana Pepe.

Lo más gracioso del caso es que, originalmente, McDonald’s ideó a Moon Man inspirándose en la figura del cantante de color Ray Charles. Quizá al descubrir que Moon Man era en espíritu un señor negro como el sobaco de un grillo, en los últimos tiempos los neonazis le han dado la espalda al muñeco, mientras que la alt-right ha optado por la menos radical ranita Pepe, que no es blanca ni negra, sino verde.

Así las cosas, Man Moon volvió a convertirse en un inocuo icono, que hoy se usa como adorno para los insulsos vídeos de vaporwave, música ambiental con samples e imágenes retro perpetrada por milenials colocados. Triste destino para el muñeco que estaba llamado a ser abanderado del Nuevo Orden Mundial.

BONUS TRACK: «El fascismo ya no necesita ejércitos, sólo medios de comunicación e iglesias. Bolsorano tiene los dos»

¡Síguenos en Facetrambotic y en Twitterbotic!

En otro orden de cosas:

Veinte pies de fotos descacharrantes que nos reconcilian con la prensa escrita

¡Cuánto daño ha hecho el Photoshop! Miembros fantasma y amputaciones en revistas de moda

La industria española del cannabis: 17.000 millones a la espera de un cambio legislativo