La masacre que inspiró el movimiento de los “abraza-árboles”

El término "abraza-árboles" ("tree-hugger") empezó a utilizarse despectivamente en Estados Unidos para denostar a los ecologistas que, según el cliché, iban por los parques abrazando árboles como si fueran viejos amigos. En un curioso giro de la expresión, los propios ecologistas adoptaron el insulto para definirse, luciendo con orgullo la etiqueta de "abraza-árboles".

Los primeros activistas que abrazaron árboles para salvarlos del hacha del poderoso fueron los miembros de una comunidad india, los Bishnois, una secta del Hinduismo cuyas normas dictan un estricto respeto con la naturaleza. En 1730, una mujer bishnoi, Amrita Devi, fue masacrada junto a 362 vecinos de la comunidad por defender los árboles que pretendían cortar los lacayos del majarajá de Jodhpur para construir su nuevo palacio.

Según cuenta la historia, de la cual es difícil desentrañar qué parte es verdad y qué parte, leyenda, Devi se abrazó a un árbol para impedir que lo cortaran. Sus familiares imitaron su gesto, afeando a los soldados del majarajá por insultar su fe. Los soldados masacraron a los levantiscos Bishnois, hasta que el propio majarajá intervino para detener la matanza. Cada año, los Bishnois conmemoran el sacrificio llevado a cabo por sus ancestros para salvaguardar el bosque.

La valiente actitud de los bishnois sirvió de inspiración para el movimiento "Chipko" (literalmente, "abrazar"), que se inició en los años 70 en el también indio estado de Uttar Pradesh. Una vez más, fueron las mujeres las que utilizaron su cuerpo como escudo para evitar que los árboles fueran talados por las codiciosas industrias y así evitar las crecientes riadas que sufría la zona por culpa de la deforestación.

El movimiento estaba liderado por una líder local Guara Devi, quien se inspiró en la resistencia pasiva de Ghandi para frenar a los madereros. Devi y otras 27 mujeres de la comunidad se abrazaron a los árboles amenazados para impedir su tala. En esta ocasión, la sangre no llegó al río: la noticia de la resistencia de las mujeres corrió por la región y empezaron a llegar vecinos de los pueblos cercanos para unirse a la causa de los "abraza-árboles". Los madereros se rindieron y abandonaron su trabajo.

Las primeras activistas del movimiento Chipko, reunidas 30 años después. Foto: Wikipedia.

Las noticias acabaron llegando a la capital del Estado, cuyo primer ministro ordenó una investigación, que finalmente dio la razón a los aldeanos. Esta victoria supuso un hito en la protohistoria del movimiento ecologista en la India y no tardaron en surgir réplicas del movimiento Chipko en otras zonas de India. En 1980, la entonces primera ministro india Indira Ghandi decretó la prohibición de cortar árboles de los bosques del Himalaya durante 15 años, hasta lograr su completa repoblación.

Abraza-árboles de nueva gama.

Visto en Earh Island. Con información de Wikipedia.

BONUS TRACK: Diez países donde esconderse si estallaba la III Guerra Mundial

¡Síguenos en Facetrambotic y en Twitterbotic!

Y de postre:

– Ocho pueblos que rinden homenaje al cannabis en sus escudos y banderas

– Catorce mapas que te explican de un vistazo la historia de España

– La reinvención del sujetador que llegó de Ibiza