Strambotic

Noticias insólitas, bizarras e impertinentes

Mientras el toro de Osborne es expulsado de Cataluña, Japón lo recibe con los brazos abiertos

07 Nov 2018
Comentarios

Compartir: facebook twitter meneame

Iñaki Berazaluce

“Está mu lejos Japón”, cantaban allá por el siglo XX No me pises que llevo chanclas. Y tanto que está lejos: los 11.000 kilómetros que dista el Puerto de Santa María, la ciudad gaditana donde nació Bodegas Osborne, de la prefectura de Niigata, donde se erige, imponente, el primer toro Osborne fuera de la geografía española… y catalana.

Distancia simbólica, sobre todo, pues las inevitables connotaciones taurinas y españolistas que tiene la famosa silueta del toro se diluyen en el otro extremo del mundo mientras se magnifican en Cataluña, el ring donde desde lo que parece una eternidad se disputa un duelo de símbolos, lazos y banderas.

El último toro de Osborne en territorio catalán fue derribado en agosto de 2017, apenas una semana después de su instalación en El Bruc (Barcelona), por un grupo que se hizo llamar Germandat Catalana La Bandera Negra con el propósito de “limpiar la sagrada montaña de Montserrat de la inmundicia cornuda española que pretendía ensuciarla”. Similar suerte corrieron sus parientes taurinos en 2002, 2003 y 2005, tal y como enumera diligentemente El Periódico.

Black bull down. Foto: Efe.

Mientras tanto, en el otro extremo del mundo, en la pequeña localidad de Matsunomaya, una cuadrilla de trabajadores japoneses erigió en un frondoso hayedo un toro de Osborne siguiendo las instrucciones de la marca española, una silueta idéntica a la diseñada por Manolo Prieto en 1956 y que desde los años 60 se convirtió en un elemento indisociable del paisaje español y, a veces, catalán. “Paramos a comer en el siguiente toro”, es una coordenada geográfica que han escuchado los niños de varias generaciones.

El toro japonés se levantó el pasado mes de julio como parte de la muestra de arte contemporáneo Echigo Tsumari, la muéstra al aire libre más importante al del mundo, según leemos en La Vanguardia. En estos tres meses, más de 550.000 visitantes han flipado para bien con el toro de Osborne, así que el pueblo ha decidido quedarse para siempre con él. Además, el toro fue construido a prueba de terremotos, con objeto de garantizar su integridad frente a los envistes sísmicos que, de vez en cuando, sacuden el territorio japonés.

https://www.instagram.com/p/Bl2gVzvgcOT

Los 90 toros de Osborne que siguen en pie en España se distribuyen irregularmente por toda la geografía española, con excepción de quince provincias: las cuatro catalanas, Castellón, Teruel, Murcia, Huelva, Ávila, Valladolid, Palencia, Cantabria, Guipúzcoa y Vizcaya:

Mapa de Wikipedia/Wikicommons.

Visto en Europa Press. Con información de El Periódico, La Vanguardia y Wikipedia.

BONUS TRACK: Cinco independencias que no salieron todo lo bien que se esperaba

Jaime Noguera es autor confeso de la novela que se carga a nuestro país: España: Guerra Zombi.

¡Síguenos en Facetrambotic y en Twitterbotic!

Probablemente tampoco te interese:

Casa Pepe: “Si Gana Podemos lo primero que va a hacer es cerrarnos el bar”

– Cuando el oeste de África era conocida como Negroland

– Un ‘drinking game’ de la Antigua Grecia: ¿te animas a jugar?

– “Vendo Saxo ‘reventao’, ideal para gilipollas”: Bienvenido al fascinante mundo de los anuncios por palabras