Strambotic

Noticias insólitas, bizarras e impertinentes

¿Es Papá Noel un chamán de hongos alucinógenos?

22 Dic 2018
Comentarios

Compartir: facebook twitter meneame

Iñaki Berazaluce

La iconografía moderna de Santa Claus/Papá Noel muestra a un hombre orondo entrado en años y en kilos, vestido de rojo y blanco y que recorre en el mundo en un trineo volador tirado por unos renos. Esta estampa no vino impuesta por Coca-Cola, como erróneamente suele decirse, sino que puede estar inspirada en la ‘amanita muscaria‘, el hongo alucinógeno más común en Europa y Siberia, según concluyen numerosos antropólogos estudiosos de la psicodelia.

El viaje psicodélico de Papá Noel bajo el efecto de la seta también podría explicar su característico “¡Ho Ho Ho!

El traje rojiblanco de Santa Claus

La ‘amanita muscaria’ es la clásica seta de los cuentos infantiles, de los Pitufos y de Super Mario Bross: roja y moteada con pintas blancas. La ‘amanita’ ha sido durante milenios la planta de poder predilecta de los chamanes de Siberia y el Norte de Europa, un territorio mucho más pobre que América en lo que concierne a plantas psicoactivas.

Los chamanes y chamanas siberianos, como la que aparece en la foto, se vestían encarnando la imagen del propio hongo, según explica el escritor José Luis López Delgado en un artículo publicado en su web, Plantas Maestras: “Este arquetipo chamánico fue transformándose en Papá Noel gracias a una figura que vivió en el siglo IV, se trata de San Nicolás, que fue un obispo de origen turco que se dedicaba a regalar enseres a los más necesitados y especialmente a los niños. De esta forma los colores de su vestimenta de obispo, rojo y blanco, se convirtieron en su emblema característico”.

Foto: The Plaid Zebra.

El lisérgico árbol de Navidad

Otro clásico icono navideño, el abeto, también tendría su origen en las tradiciones chamánicas siberianas. No es casualidad que hoy en día coloquemos un abeto en casa, lo decoremos con bolas de colores y lo llenemos de regalos envueltos en rojo y blanco. “Esto es así porque a los pies de la conífera es el lugar exacto donde uno puede encontrar la sustancia Más Sagrada, la amanita muscaria, en la naturaleza”, explica el autor James Arthur en su libro ‘Mushrooms and Mankind’ (2003). Además, los chamanes siberianos dejaban secar los hongos al sol en las ramas de los abetos para mitigar su toxicidad; las luces y regalos del árbol remiten a esos hongos secando al sol.

Por si fuera poco, apostilla López Delgado, las luces navideñas “intentan reflejar ese estado de embriaguez que proporcionaban los chamanes gracias al hongo visionario en su dosis adecuada para recibir el solsticio de invierno ofreciéndonos alegría, euforia y exaltación de los sentidos. Así es como el periodo de la Navidad está vinculada a tiempos felices, al amor y la unidad entre las personas.”

Ilustración: The Plaid Zebra.

Entrega de setas a través de la chimenea

Papá Noel se desliza por la chimenea de las casas para dejar sus regalos debajo del árbol. Esto mismo -entrar por la chimenea- es lo que hacían los chamanes nórdicos para entrar en las casas cuando las puertas quedaban bloqueadas por la nieve. Y, sí, traían amaritas de regalo a los paisanos:

“Hasta hace unos pocos cientos de años, los chamanes de las tradiciones más antiguas recolectaban el hongo sagrado amanita muscaria, lo secaban y se lo daban a su gente como regalo en el solsticio de invierno”, explica el escritor José Luis López Delgado en un artículo publicado en su web, Plantas Maestras.

La amanita y los gnomitos.

Renos voladores al borde de un subidón de setas

¿Acaso existen los renos voladores?, ¿tiene Rudolf nariz de amanita?, ¿a qué huelen las nubes? De nuevo, José ‘Setas’, responde estas y otras muchas preguntas:

“La idea de renos voladores que llevan a Papá Noel puede sonar bastante inverosímil. No obstante puede que no sea tan absurda como parece. Los renos son nativos de regiones nórdicas como Laponia o Siberia y son muy comunes. Se ha documentado que estos animales buscan activamente amanitas por sus propiedades embriagantes. Donald Pfister, un biólogo de la Universidad de Harvard, dice que es razonable que si tanto el chamán como sus renos estaban embriagados, el chamán podía experimentar un éxtasis o viaje chamánico.

Carl Ruck, un profesor de lenguas clásicas de la Universidad de Boston, también apoya esta teoría. Señala cómo el chamán utilizaría con frecuencia los hongos mágicos para alcanzar un trance visionario que le inducirían a relacionarse con el espíritu de los animales, caminando con ellos en busca de una visión reveladora”.

Trueno y Relámpago siempre aparecen asociados con la ingesta de setas. El resto remite a sus efectos: Bromista, Cupido, Enérgico, Veloz, Danzarín y Acróbata”. El famoso Rudolph no se uniría al carro (y tirando de él, además) hasta 1939. Y su característico hocico rojo es, en efecto, una seta amanita muscaria.

Con información de Plantas Maestras, Live Science, Inhabitat y The Plaid Zebra.

¡Síguenos en Facetrambotic y en Twitterbotic!

¡Venga, otra loncha!

– “¡Haz feliz a tu nariz!” Así era la publicidad de cocaína en las locas revistas de los años 70

–  Ocho pueblos que rinden homenaje al cannabis en sus escudos y banderas

– ¿Tiene Vd. características poco varoniles? Tranquilo, lo suyo tiene remedio