Strambotic

Noticias insólitas, bizarras e impertinentes

Un misionero cristiano la lía con el GPS y expone a una tribu aislada del Amazonas a enfermedades potencialmente mortales

24 Ene 2019
Comentarios

Compartir: facebook twitter meneame

Strambotic

Un misionero fundamentalista estadounidense, ligado a una iglesia baptista, ha sido acusado por las autoridades brasileñas por entrar en el territorio de unos indígenas no contactados de la Amazonía, exponiendo a esta tribu a enfermedades que podrían resultarles mortales, como la gripe, el sarampión o una simple conjuntivitis, para las cuales no tienen resistencia.

En el caso que se demuestre que existió interés de encontrarse con este grupo aislado, podría ser imputado por crimen de genocidio al poner en peligro deliberadamente la seguridad y la vida de los Hi-Merimas, una tribu del sur del Amazonas (en la región del Igarapé Canuaru) que son conocidos por rechazar el contacto con el mundo exterior y mantener relaciones hostiles incluso con otras comunidades indígenas de su alrededor.

Según el periódico brasileño Folha de São Paulo, el religioso identificado como Steve Campbell estaría financiado por la Greene Baptist Church de Maine y se habría adentrado en las tierras del pueblo Hi-Merima mientras estaba enseñando a los miembros de un pueblo vecino, los Jamamadi, a usar el GPS.

Tras desviarse de su ruta y atravesar el territorio ocupado por los Hi-Merima, habría pernoctado en uno de los terrenos donde había un campamento recientemente abandonado por esta tribu. Este tipo de pueblos se caracteriza por una movilidad cíclica, permaneciendo por un año -como máximo- en una determinada zona, pero volviendo aproximadamente a los cuatro años a ocupar sus antiguos asentamientos.

“Es un caso de violación de derechos y exposición al riesgo de muerte para la población indígena aislada”, ha afirmado un portavoz del Departamento de Asuntos Indígenas de Brasil (FUNAI). “Incluso si el contacto directo no se ha producido, la probabilidad de transmisión de enfermedades con estos indígenas es muy alta”.


El misionero norteamericano Steve Campbell y su mujer con indígenas de la etnia Jamamadi.

De teología conservadora, Campbell es bastante conocido en el municipio de Lábrea, cortado por el río Purus (uno de los principales afluentes del Amazonas) y habitado por cerca de 9.000 indígenas de ocho etnias, entre los cuales los Hi-Merimas son el único pueblo aislado.

Él convive con los Jamamadis desde 1963, cuando llegó a la región aún de niño traído por sus padres, también misioneros cristianos. De hecho, no tiene autorización oficial del FUNAI para vivir en tierra indígena, pero debido a la cercana relación que tiene con los Jamamadis, existe un acuerdo informal para que su presencia se limite a la aldea en la que reside, acuerdo que el Sr. Campbell no cumplió.

Los expertos advierten que existe una probabilidad cada vez mayor de que los misioneros intenten ponerse en contacto con tribus aisladas en Brasil después de que el nuevo presidente del país, Jair Bolsonaro, designara a la pastora evangélica Damares Alves como ministra de la Mujer, de la Familia y de los Derechos Humanos. FUNAI, el órgano que cuida de los derechos de los pueblos indígenas en Brasil, estaba antes subordinado al Ministerio de Justicia, pero con la llegada de Bolsonaro al poder el pasado 1 de enero, pasó a depender del ministerio que encabeza Alves.

Este caso en Brasil se produce apenas dos meses después de que otro misionero norteamericano, John Allen Chau, fuera asesinado por aborígenes en la remota isla de Sentinel del Norte, en el Océano Índico, cuando viajó hasta allí con el objetivo de “convertir a los indígenas al cristianismo”.

Con información de Folha de S.Paulo y Gospel Prime

¡Síguenos en Facetrambotic y en Twitterbotic!

Dame más Evangelio de Mateo:

– Adiós bakalas, hola tronistas: tribus urbanas en auge y tribus en franco declive

– Y el Premio Darwin del año va para… el misionero que intentó evangelizar a los aborígenes de Sentinel del Norte

– Sentinel del Norte, la paradisíaca isla india donde te matan en cuanto pisas la playa

– El canadiense obsesionado con los penes exóticos que convirtió a los sentinelenses en máquinas de matar