Strambotic

Noticias insólitas, bizarras e impertinentes

Just F*ck: una ‘app’ ficticia para denunciar el ‘furor cipotino’ de los ejecutivos del Mobile Congress de Barcelona

26 Feb 2019
Comentarios

Compartir: facebook twitter meneame

Iñaki Berazaluce

El Mobile World Congress de Barcelona es como “la lluvia que espera el labrador en época de sequía”, según la elocuente analogía de un empresario del sector del putiferio. Los 100.000 ejecutivos que acuden al congreso de los móviles no solo gastan en hoteles, copas y, con suerte, taxis, sino también en los correspondientes “volquetes de putas”, que diría un pepero.

Las marquesinas de los alrededores de la Plaza de España, entrada al recinto ferial de BCN, amanecieron ayer con la llamativa publicidad de la app Just F*ck y su inequívoco logo de un pene, trasunto del cipote 5G que traen de serie gran parte de los 100.000 congresistas, hombres en un elevadísimo porcentaje, con su correspondiente cuota de puteros. Los carteles -que solo duraron un día- remitían a la página web de la supuesta app, Just F*ck:

“Con nuestras smartscorts podrás acceder a una amplia variedad de servicios sin moverte de casa ni dar explicaciones, guiarte por recomendaciones de otros usuarios y mejorar entre todos cada vez más la oferta”.

La descripción, la página y el propio logo son tan verosímiles que podrían ser auténticos, pero no: se trata de una broma, o mejor dicho, de una denuncia del comercio de carne que tiene lugar en la ciudad condal con la coartada del comercio de móviles. Detrás de la acción están, cómo no, la alegre pandilla de Homo Velamine, que lo mismo siembra cizaña durante el 8-M que trolea el último acto patriótico del ‘trifachito’.

Según me explica José Luis E., uno de los miembros del ‘Comando Barcelona’ de HV, “durante el MWC los prostíbulos de BCN hacen el agosto en invierno. Vienen prostitutas de todas partes para cubrir la demanda. El MWC, que con su búsqueda del progreso tecnológico ilimitado apunta al colapso (pulsión de muerte), tiene como contrapunto el puterismo de los congresistas (pulsión sexual). En este acto hemos intentado estirar, y hacer coincidir, ambas cosas”.

En coherencia con la cosmovisión tecno y aséptica del evento, no crearon un burdel al uso sino “una supuesta aplicación (Just F*ck) que funciona como una especie de Glovo. Las putas, ahora llamadas smartscorts, están dadas de alta como falsas autónomas en la SS. La aplicación promete la satisfacción de la demanda de la mano de los (falsos) privilegios de las nuevas formas de explotación”.

Los activistas de Homo Velamine hackearon las marquesinas de los alrededores del recinto ferial, el aliño offline que caracteriza las acciones del colectivo.

Los falsos anuncios de Just F*ck fueron retirados por las autoridades competentes, pero permanecen los anuncios genuinos en revistas y páginas web especializadas, así como los artículos contemporizadores con el ‘furor cipotil’ de los proxenetas del MWC, como este de Crónica Global:

“La feria del móvil de Barcelona anaboliza la industria del placer hasta límites insospechados, con centenares de delegados dispuestos a echar una cana al aire aprovechando su estancia en la Ciudad Condal”.

Lo que viene siendo irse de putas, 3.0.

Visto en Homo Velamine y Just F*ck. Con información de El Español.

BONUS TRACK: “España por cojones”: Los ultrarracionalistas también se suman al acto patriótico de Colón

 

¡Síguenos en Facetrambotic y en Twitterbotic!

Y de postre:

– Catorce mapas que te explican de un vistazo la historia de España

¿Cuántos cojones tenía Franco?

¿Eres tan duro como ellos? Diez fotos del  metal que dan vergüenza ajena