Un corredor energético en lugar de un muro entre EEUU y México

Las cosas como son: el muro que quiere levantar Donald Trump entre Estados Unidos y México es una solución de otro tiempo para un problema menguante, casi obsoleto: el número de inmigrantes indocumentados en EE.UU. es el más bajo en una década y la mayoría de los extranjeros que entran ilegalmente en el país no lo hacen cruzando el desierto sino cómodamente en avión. Por si fuera poco, al inquilino de la Casa Blanca le están creciendo los enanos en su circo xenófobo: los primeros tramos de alambre de espino colocados en la frontera han sido robados en Tijuana.

"Si quiere levantar un muro, que sea éste, señor Trump", le han transmitido un grupo de ingenieros y científicos al presidente. Se trata de un proyecto de corredor tecnológico y energético que se extendería a lo largo de los 3.200 kilómetros de frontera entre ambos países y que proveería energía suficiente para la región, así como un considerable número de empleos que evitarían, en parte, el salto de la valla de los ilegales. Por si fuera poco, también serviría para controlar la inmigración, porque estaría patrullado para proteger las instalaciones.

"Alguien está robando el alambre de espino, señor presidente".

El llamado FEWIEP (siglas de Future Energy, Water, Industry and Education Park) ha sido diseñado por un consorcio de 28 ingenieros y científicos de una docena de universidades a ambos lados de la frontera. Según puede leerse en el resumen del proyecto [.pdf] difundido por los autores, la frontera entre ambos países es un lugar idóneo para la generación de energía alternativa: "Dado que la mayor parte de la frontera sur atraviesa regiones áridas o semi áridas, con alta irradiación solar y eólica, un parque energético que recorriera la zona es factible y deseable".

Según los cálculos de los autores, el parque solar podría llegar a producir 15,8 Gwh/día, esto es el equivalente a "la magnitud de la producción hidroeléctrica en la frontera de EE.UU. y Canadá. El coste estimado de la instalación sería de 4.500 millones de dólares, una inversión que podría ser amortizada en diez años, según el paper.

Del mismo modo, el sistema de desalinización propuesto podría llevar agua potable a California, Texas, Nuevo México y Arizona, zonas que se encuentran "en condiciones de severa sequía". El proyecto incluiría un "sistema interconectado de super-tuberías" que podrían convertir a EE.UU. en líder en la industria.

En declaraciones a Phys.org, Luciano Castillo, líder del consorcio, afirmó que la megainfraestructura tendrá un efecto positivo en ambas naciones: "Igual que el tren transcontinental transformó Estados Unidos en el siglo XIX y el sistema de carreteras interestatales lo hizo en el XX, este será un proyecto de infraestructura para el siglo XXI".

Aquí puedes consultar el proyecto del muro alternativo [.pdf]. Con información de Upworthy, Big Think, Phys.org y La Opinión.

BONUS TRACK: El tuit que salvó de la ruina a una tienda de donuts

¡Síguenos en Facetrambotic y en Twitterbotic!

¡Más madera, es la guerra!

‘The New Normal’: el impactante vídeo a favor de la legalización de la marihuana de Spike Jonze

– El peor asiento del avión: ventanilla

– ‘Sayonara, Baby’: el 90% de los ‘kamikazes’ fracasaba en su objetivo

– El archipiélago gay que creó Mussolini…y se le fue de las manos