Strambotic

Noticias insólitas, bizarras e impertinentes

El tuit que salvó de la ruina a una pizzería de Tenerife

18 Mar 2019
Comentarios

Compartir: facebook twitter meneame

Iñaki Berazaluce

María del Pino abrió el pasado mes de octubre la Pizzería Nisa, en La Laguna (Tenerife), con toda la ilusión del mundo. Aquel humilde negocio iba a ser su modo de vida para esta grancanaria recién llegada a Tenerife para reencontrarse con su hija, Nisa. Pero, al contrario de lo que airea Coelho, el cosmos no siempre se confabula para que tus deseos se hagan realidad, y a los dos meses de la inauguración, el negocio no funcionaba y María empezó a plantearse traspasar el restaurante.

Pero Twitter llegó al rescate. Nisa, la hija de María que da nombre al restaurante, vio el descomunal éxito que había tenido un tuit de un despacho de donuts en Texas (EE.UU.), que pasó del anonimato a no dar abasto para atender a los clientes en cuestón de días, y decidió tirar por la calle de en medio: el viernes 15 de marzo publicó un tuit, claramente inspirado en Billy’s Donuts, con la humilde intención de “llegar al menos a mis 200 seguidores”: “Mi madre abrió una pizzería hace unos pocos meses en La Trinidad y verla así de vacía la entristece un montón. Ojalá con la magia de twitter llegue a alguien que le guste probarlas”.

Tres días y 44.000 retuits más tarde, Nisa y su madre están pletóricas y agotadas, tras un fin de semana en el que no ha dejado de llegar gente a la pizzería: “Mi madre es muy discreta y no le gusta dar pena, pero cuando me dijo que quería traspasar el negocio decidí contarlo en Twitter a ver qué pasaba”. Lo que pasó es un éxito sin precedentes: “Hemos vendido más pizzas el sábado que en las dos semanas previas al tuit”, me cuenta emocionada por teléfono.

Ayer domingo por la mañana, “a mi mamá se le saltaban las lágrimas”, recuerda Nisa. Ahora María ya no se plantea cerrar, sino más bien buscar un repartidor que no les deje tiradas en plena avalancha de pedidos.

María no solo es una madre coraje del horno, sino también buena persona: el pasado invierno, cuando la espada de Damocles del cierre pendía sobre el negocio, la mujer puso una mesa en la calle con porciones de pizza calientes y un cartel: “Si necesitas, coge uno”. “A finales de noviembre, había vagabundos por la zona de la Trinidad, y a alguno le da un poco de vergüenza pedir algo de comida, así que mi madre se lo puso fácil”.

Aquel generoso gesto fue captado en su día por algún transeúnte, que lo compartió en Twitter, la red social que salvó a Pizzería Nisa.

Después de todo, puede que Coelho tenga razón y el cosmos confabula para que nuestros proyectos se hagan realidad. A ver si este pobre hombre también consigue remontar:

Puedes seguir a Pizzería Nisa en Facebook y a Nisa propiamente dicha, en Twitter.

BONUS TRACK: El tuit que salvó de la ruina a una tienda de donuts

¡Síguenos en Facetrambotic y en Twitterbotic!

¡Más madera, es la guerra!

‘The New Normal’: el impactante vídeo a favor de la legalización de la marihuana de Spike Jonze

– El peor asiento del avión: ventanilla

– ‘Sayonara, Baby’: el 90% de los ‘kamikazes’ fracasaba en su objetivo

– El archipiélago gay que creó Mussolini…y se le fue de las manos