Una madre coge un vuelo con su bebé y regala 200 tapones para los oídos al resto de los pasajeros

El trayecto entre Seúl y San Francisco son 10 horas y media de vuelo, que pueden pasarse en un suspiro durmiendo y viendo películas, o convertirse en una interminable singladura si te toca un bebé llorando en el asiento de al lado.

De ahí la nobleza del gesto de una madre primeriza, que embarcó con su bebé de cuatro meses en la aeronave y llevó consigo 200 juegos de tapones para los oídos, dulces y una carta en la que explicaba el inaudito regalo a sus compañeros de vuelo:

"Hola, soy Junwoo y tengo cuatro meses. Hoy, voy a los Estados Unidos con mi madre y mi abuela para ver a mi tía. Estoy un poco nerviosa y asustada porque es el primer vuelo de mi vida, lo que significa que puedo llorar o hacer mucho ruido. Intentaré ir en silencio, aunque no puedo hacer promesas. Por favor, discúlpame".

On a Ten hour flight from Seoul Korea to San Francisco, a mother handed out more than 200 goodie bags filled with candy...

Publicada por Dave Corona en Martes, 12 de febrero de 2019

La anécdota fue relatada por uno de los pasajeros del vuelo, Dave Corona, en su Facebook, desde donde ha sido compartida más de 500 veces: "En un vuelo de diez horas de Seúl a San Francisco, una madre repartió 200 bolsas con caramelos y tapones para los oídos, en caso de que su bebé llorara durante el trayecto. Un gesto muy conmovedor por su parte. Ya sabemos que los bebés pueden ser imprevisibles".

Noticia original en Lonely Planet, vía 20 Minutos.

¡Síguenos en Facetrambotic y en Twitterbotic!

¡Más madera, es la guerra!

– El peor asiento del avión: ventanilla

– ‘Sayonara, Baby’: el 90% de los ‘kamikazes’ fracasaba en su objetivo

– El archipiélago gay que creó Mussolini…y se le fue de las manos