Strambotic

Noticias insólitas, bizarras e impertinentes

Cuando Jon Idigoras toreaba como “Chiquito de Amorebieta”

07 Abr 2019
Comentarios

Compartir: facebook twitter meneame

Iñaki Berazaluce

Idigoras, a la izquierda, vestido de plena faena y con una oreja en la mano.

El alcalde de Estella, Koldo Leoz, de Bildu, ha convertido la plaza de toros de la noble ciudad navarra en un “espacio de esparcimiento para mascotas”, es decir en un meadero para perros. La medida ha sido celebrada por animalistas, antitaurinos y, en general, gente con dos dedos de frente. Y sin embargo…

… Sin embargo, un veterano compañero de trinchera de Leoz, el histórico dirigente de Herri Batusuna Jon Idigoras, fue torero antes que abertzale. Idigoras toreó como novillero con varios nombres: “Chiquito de Amorebieta”, “Chiquito de Éibar” o “Morenito del Alto” con la cuadrilla del Duque de Boroa, según cuenta la docta Wikipedia.

Lo que es más surrealista, a Idigoras le acompañaba en las faenas un mozo de espadas “alegre y pinturero, que brillaba con luz propia en los estudios” que no era otro que José Ignacio López de Arriortúa, el polémico ingeniero vasco que pasaría a la historia con el apodo -fuera de los cosos, claro- de Súper López.

El sorprendente dato del pasado taurino de Idigoras aparece en la propia biografía de Jon Idígoras, ‘El hijo de Juanita Gerrikabeitia’, publicado por Txalaparta en 2000. Tal y como recordaba Juanma Lamet en un artículo en Expasión,

“Idígoras se define en su juventud como “militante obrero con aficiones taurinas”, y cuenta cómo su “éxito” como subalterno del Duque de Boroa hasta le “permitió incluso tener la primera aventura amorosa, aunque no con demasiada fortuna”. También cuenta que fundó junto a unos amigos un club taurino, cuya presidencia ostentó German Chopera. Y relata que él mismo fue un empresario taurino fugaz y (muy) amateur”.

Chiquito de Amorebieta nunca llegó a tomar la alternativa, pero sí que hizo alguna faena (en sentido literal). Según relata en capítulo de su biografía:

«Nos tocó lidiar el primer novillo que, por cierto, salió a la plaza con muy mala leche, corneando todos los burladeros. Salí a la plaza y le dí dos o tres lances de capa para fijarlo, y luego salió la nueva figura local, El Sevillano».

Morenito del Alto no solo era un gran aficionado a los toros, sino que reivindicaba el origen vasco de la llamada “Fiesta Nacional”, algo que pondría los vellos como escarpias al actual regidor de Estella. En una mesa redonda sobre la cosa taurina celebrada en San Sebastián en 1991, Idigoras defendió que los “toros son una tradición enraizada en la cultura del pueblo vasco”, incluso “como un fenómeno litúrgico”.

Foto: EH Bildu.

Visto en Expasión. Con información de Agente Provocador, El País Strambotic y Wikipedia.

BONUS TRACK: El alcalde de Estella convierte la plaza de toros en un cagadero para perros

¡Síguenos en Facetrambotic y en Twitterbotic!

Y además…

– En una dimensión paralela los Beatles nunca se separaron y grabaron un disco del que nunca has oído hablar

– Miguel Noguera: “Mi tía le dijo a Tejero “se siente, coño” y se lo tomó bien”