Strambotic

Noticias insólitas, bizarras e impertinentes

Un estudio concluye que los hombres con barba tienen más microbios que los perros

16 Abr 2019
Comentarios

Compartir: facebook twitter meneame

Strambotic

Foto: Getty Images.

Asúmelo: hay más microbios en tu barba que el cuerpo de tu bulldog francés después de rebozarse por el parque. Así es: según los científicos, los hombres con barba pueden tener en su cara una desproporcionada cantidad de bacterias potencialmente peligrosas para su salud, mientras los perros caseros tienen, en general, una cantidad inferior de microbios.

Los investigadores de la Clínica Hirslanden, en Suiza, tomaron muestras del vello facial de 18 hombres y del cuello de 30 perros de todo tipo de razas -de perros, no de hombres- y los compraron entre sí.

Los resultados son bastante concluyentes: todos los hombres que participaron el estudio, de entre 18 y 76 años, tenían una gran cantidad de bacterias en sus barbas, mientras únicamente 23 de los 30 perros registraron niveles parecidos. El resto de los perritos registró niveles medios y bajos de microbios, según informa BBC.

Siete de los hombres analizados tenían tan cantidad de bacterias que estaban en riesgo de caer enfermos. Los investigadores llegaron a esta conclusión por accidente, pues el objetivo del estudio era averiguar si los hombres podían contagiarse de las enfermedades caninas a través del pelo facial.

“Los investigadores encontraron un porcentaje significativamente más alto de bacterias en los barbas humanas que en el pelo de los perros. A partir de este análisis, dictaminamos que los perros pueden considerarse más limpios que los hombres barbudos”, declaró el profesor Andreas Gutzeit, de la clínica Hirslanden.

Visto en BBC, vía Lad Bible.

¡Síguenos en Facetrambotic y en Twitterbotic!

Probablemente también quieras una copita:

– “Prohibida la entrada a banqueros. Los perros son bienvenidos”

– “Los extremeños son guapos y buena gente”, los españoles que mejor parados salen en Google

– Un ‘drinking game’ de la Antigua Grecia: ¿te animas a jugar?