Strambotic

Noticias insólitas, bizarras e impertinentes

Greenpeace lleva el monstruo de plástico hasta su origen: la sede de Nestlé

19 Abr 2019
Comentarios

Compartir: facebook twitter meneame

Strambotic

Foto: Miriam Künzli. Greenpeace.

Imagínate que de pronto aparece en tu puerta un monstruo de plástico de 20 metros de longitud y cientos de kilos de peso. Eso es lo que les sucedió el pasado martes a los trabajadores de la sede central de Nestlé en Vevey, Suecia, tras una nueva acción de Greenpeace para luchar contra la proliferación de residuos plásticos en la biosfera.

Nestlé ha sido identificada por Greenpeace como una de las cuatro marcas más contaminantes del mundo -las otras dos Coca Cola, Pepsico y Danone– tanto por la cantidad de plástico que usa cada año, como por la alta frecuencia en la que sus envases se han encontrado en el medioambiente. Solo en 2018, Nestlé produjo 1,7 millones de toneladas de envases de plástico desechable, un 13% más que el año anterior y que equivaldría a más de 300 camiones de basura por día durante ese año.

Para exigir un cambio, activistas de Greenpeace han llevado este monstruo plástico hasta su lugar de origen: la sede de Nestlé. Allí, cada día se toman decisiones para continuar produciendo plásticos desechables que acaban contaminando nuestro planeta. A esta acción en Suiza se han unido además activistas desde Filipinas, Alemania, Kenia, Eslovenia e Italia para exigir a Nestlé que abandone la cultura del usar y tirar y deje de contaminar nuestro planeta.

Es una absoluta irresponsabilidad que Nestlé siga produciendo cientos de miles de millones de artículos de plástico cada año, que se usan durante unos segundos y luego acaban contaminando nuestras vidas, nuestro medioambiente, y hasta nuestra cadena alimentaria durante generaciones.

¿Cómo se puede solucionar este problema? Según la organización ecologista, la solución no es sustituir el plástico por otros materiales de un solo uso como papel o compostables, ya que los impactos de la cultura de usar y tirar se desplazarán hasta nuestros bosques y nuestras tierras de cultivo. La verdadera solución es que podamos comprar a granel los productos que queramos en el supermercado, como ya sucede en el comercio de Barcelona Yes Future.

Visto en Greenpeace. Con información de El Confidencial y Greenpeace.

¡Síguenos en Facetrambotic y en Twitterbotic!

Y además…

Los taurinos suben la apuesta: «Tauromaquia es ecología»

– En una dimensión paralela los Beatles nunca se separaron y grabaron un disco del que nunca has oído hablar

– El desayuno de los campeones: 59 bocados, 8.000 calorías, prohibido compartir