Strambotic

Noticias insólitas, bizarras e impertinentes

Así eran los ‘falangistas negros’ de la Guinea Española

21 Jun 2019
Comentarios

Compartir: facebook twitter meneame

Jaime Noguera

Yo soy moreno de la Guinea / que por España voy a luchar / contra los rojos que la mancillan / y que la tratan de destrozar” decía el abracadabrante himno de la sección negra y africana de Falange Española. Y es que, a finales de los años 30, cuando Guinea Ecuatorial era tan España como Cuenca, el faccioso partido fundado por José Antonio Primo de Rivera  llegó a tener operando en tierras centroafricanas sus «flechas» , a la Sección Femenina e incluso su propio medio escrito de propaganda: el periódico Ébano. ¡Pasen y vean!

Antes de la dictadura

Allá por 1938, en Santa Isabel de Fernando Poo, la Milicia Falangista estaba compuesta por dos unidades de falangistas indígenas y cuatro de europeos. Se crearon, , al igual que en territorio metropolitano grupos de “Flechas”: juventudes y niños falangistas, que en el caso de Guinea se bautizaron como (sic) “flechas morenos”.

Al producirse el golpe de estado faccioso de 1939, la isla de Fernando Poo se sublevó contra el gobierno de la República, mientras que la zona continental de colonia se mantuvo por un tiempo fiel al gobierno republicano. Finalmente, el desembarco de fuerzas franquistas llegadas de Canarias  y compuestas en su mayoría por soldados marroquiés hizo que todo el territorio guineano quedase bajo el dominio fascista.

Un himno para no echar gota

En 1939, conseguida la victoria en la cruzada antibolchevique, los “falangistas morenos”» se vinieron arriba y crearon su propio himno, que no tiene desperdicio:

Con la dictadura

Guinea era una fiesta: corridas de toros con toreros negros y desfiles de semana santa. El nacionalcatolicismo imponía sus valoes en el territorio.

Con los nuevos tiempos los colonos blancos adaptaron algunas canciones falangistas al  país en el que vivían. Como lo de “montañas nevadas” no pegaba ni con cola, se cambiaron estas palabras por  “bosques tropicales…”. En el país centroafricano se levantaron monumentos a José Antonio Primo de Rivera y a los caídos por Dios y por España. Vean el siguiente, con el típico «¡Presente!» escrito bien grande en la placa conmemorativa.

Ébano, la publicación del movimiento en Guinea, adoctrinaba y entretenía. Y si podía hacer las dos cosas, miel sobre hojuelas.

«Es pa’ los niños»

La O.J.E (Organización Juvenil Española), heredera del Frente de Juventudes, contó también con presencia en Guinea. Especialmente a partir de 1962.

Además de los famosos campamentos, se realizaban intercambios entre grupos peninsulares  y guineanos pertenecientes a esta organización. Hermandad, camaradería, y esas cosas.

También ellas

En 1959 se produjo la primera misión en la provincia africana de la Sección Femenina de Falange. Según publicó en 2014 Vegueta. Anuario de la Facultad de Geografía e Historia de la Universidad de Granada, «se pidió» a la Delegada Nacional de Sección Femenina que “estableciese en las provincias de España en África todas las actividades que se desarrollaban en la Península, a fin de «operar la transformación en el desarrollo de las mujeres” para que, cuando se produjese la independencia, pudieran «sentirse orgullosas de haber pertenecido a España».

La mujer en estos territorios va a exigir de nosotras que le ayudemos a formarse como persona humana y como mujer, y no como española.”

Concha Tentor,  Delegada Provincial de este organismo, escribió en sus  informes, señalando que la mujer guineana presentaba un gran interés por formarse, “aunque su carácter era difícil en todos los sentidos: apático, mentiroso, etc.”

Con información e imágenes de Agente Provocador, Calle 19 de septiembre y Trocha.org.es.

Jaime Noguera disfrutó de ‘Palmeras en la nieve’ y es autor de la novela España Guerra Zombi‘.

BONUS TRACK: Cuando Guinea era tan española como Albacete, pero con negros.

¡Síguenos en Facetrambotic y en Twitterbotic!

¿Te has quedado con hambre?

– ¿Feto de pato cocido o pis de vaca? Las diez comidas más asquerosas del mundo

– Botellón de garrafón: veinte brebajes que de dejarán resaca con solo leer la etiqueta

– 8 situaciones en las que jamás deberías fumarte un porro