Strambotic

Noticias insólitas, bizarras e impertinentes

Si las fronteras europeas estuvieran determinadas por el ADN en lugar de por la etnicidad

16 Jun 2019
Comentarios

Compartir: facebook twitter meneame

Iñaki Berazaluce

Europa occidental e Europa oriental existen, no son dos entelequias geográficas o políticas. En la primera (en rojo en el mapa), predomina el gen R1b en la población y se extiende desde Portugal hasta Austria y Alemania, incluyendo las islas británicas y Noruega. Allí empieza Europa oriental, coincidiendo casi exactamente con el fantasma del ‘Telón de Acero’: Polonia, Checoslovaquia, Ucrania y toda una estepa verde de genes R1a que se extiende hacia Rusia y el mar Caspio.

Este mapa muestra los haplogrupos predominantes en distintas regiones de Europa. “Un haplogrupo del cromosoma Y incluye a varones que comparten un ancestro común únicamente por la línea paterna. El cromosoma Y se transmite siempre de padre a hijo”, según explica doctamente la página especializada Igenea. El haplogrupo sirve, por ejemplo, para estudiar las migraciones humanas o para determinar que nuestro primer “Adán”, el hombre primigenio, habitó en África oriental en algún momento hace unos 60 o 90.000 años.

El haplogrupo que impera en Europa occidental, el R1b, lo tienen el 69% de los españoles, y es en Irlanda donde más predomina, pues lo llevan el 81% de los locales. Nada sorprendentemente, este alelo (forma alternativa que puede adoptar un mismo gen) también es mayoritario en el continente americano y Oceanía, que fue poblado (o re-poblado) por europeos: el haplogrupo R1b está distribuido por igual (58%) en Venezuela, Francia o Nueva Zelanda.

Escandinavia está fragmentada genéticamente en tres grandes grupos. Finlandia, como era previsible, va por libre, pues allí impera el haplogrupo N, arrastrando consigo a dos repúblicas bálticas, Estonia y Lituania (ojo, que el mapa no marca fronteras geográficas sino genéticas) y dejando Letonia en el “bando eslavo” del R1b. Suecos y daneses, por su parte, comparten el alelo l1, confirmando que Suecia está más emparentada con sus vecinos del sur, de la península Jutlandia, que con los del oeste, los noruegos.

El haplogrupo del norte de África, que el mapa marca genéricamente como “E” es, en realidad el E1b1b, que abarca todo el Sahel, y llega hasta Somalia, y llega a hacer una pequeña inclusión en Europa, en Kosovo y Albania, nada casualmente, países de mayorías musulmanas. En principio, la religión no guarda ninguna relación con la genética, pero es fácilmente demostrable que la fe religiosa no solo llega en forma de “meme” sino vía gen, por utilizar las categorías de Richard Dawkins.

El África subsahariana está copada por otra variante del haplogrupo E, el E1b1a, tal y como muestra este otro mapamundi del cromosoma Y-ADN.

Pincha fuerte en la imagen para verla a tamaño completo.

Curiosamente, el mismo gen que predomina en Europa oriental también es mayoritario -aunque de forma menos contundente- en países como India (26,7%) o Pakistán (45,5%).

En total se han contabilizado 20 haplogrupos en poblaciones humanas, siete de los cuales están presentes en Europa.

Visto en Reddit. Con información de Igenea y The Apricity.

BONUS TRACK: El mapa de España de la felicidad

¡Síguenos en Facetrambotic y en Twitterbotic!

Otras cartografías:

20 mapas que cambiarán tu forma de ver el mundo

¿Se acaba el petróleo? Tranquis, tenemos bioaceite de cáñamo

¿Qué piensan en el extranjero de nosotros? Este atlas te lo dice (y sí: se cumplen los prejuicios)