Cuando Inglaterra prohibió el fútbol femenino durante 50 años (1921-1971)

Dentro de unas horas sonará en el Parque de los Príncipes de París el pitido inaugural del Mundial Femenino de Fútbol 2019. Francia y Corea del Sur se enfrentan en el partido inaugural y se espera que 50.000 personas acudan al estadio para presenciar el encuentro, televisado también para 135 países y una audiencia potencial de 1.000 millones de espectadores.

Nunca el fútbol femenino había logrado semejantes cifras... ¿o tal vez sí?

En 1920 el equipo Dick Kerr's Ladies congregó a 53.000 espectadores para presenciar su victoria (4-0) contra el St Helen's Ladies en el terreno de juego del Everton. La máxima asistencia lograda por el Everton masculino en 2014, casi un siglo más tarde, fue de 39.000 espectadores. Un año después, el fútbol femenino fue prohibido por la Federación Inglesa (FA), al ser considerada su práctica "inadecuada para las mujeres".

Dick Kerr's Ladies. Foto: Patrick Brennan.

Es uno de los numerosos hallazgos del documental 'When Football Banned Women', de la periodista de BBC Clare Balding y que puede verse íntegro en YouTube. Balding hace una inmersión en el fútbol de mujeres de principios del siglo pasado para descubrir un deporte vibrante, muy competitivo y atractivo para el público: "Sí, era el fútbol de mujeres el que llenaba estadios, mucho antes de que lo hicieran los hombres", cuenta en el documental. De hecho, el récord de asistencia del partido de Everton duró casi 100 años, concretamente hasta el 17 de marzo de este año, cuando 60.739 personas abarrotaron el Wanda Metropolitano de Madrid, en el duelo liguero entre Atlético de Madrid y Barcelona (0-2).

https://www.youtube.com/watch?v=KckOhD-hRUY

Auge y caída

El fútbol femenino ya tenía una larga trayectoria en Europa antes de la Primera Guerra Mundial, si bien no era del todo aceptado. Todo cambió cuando estalló la "Gran Guerra" y la Liga de Fútbol suspendió todos sus partidos al final de la temporada 1914-15. ¿El motivo? La mayoría de los hombres estaban luchando en el frente europeo.

Entonces fueron las inglesas las que dieron un paso al frente, asumiendo los roles tradicionales de los hombres: primero en las fábricas, después en la industria bélica y finalmente en los campos de fútbol. El Kerr Ladies que venció en el multitudinario encuentro de Everton estaba formado por 11 trabajadores de la fábrica de Preston, incluyendo la extraordinaria jugadora Lily Parr, algo así como una Cristiano Ronaldo de la época, con 1.000 goles marcados en sus 31 años de carrera.

Lily Parr dando la bienvenida a la capitana de un equipo francés en un partido amistoso en Preston, 1920. Foto: Wikicommons.

La Guerra Mundial tuvo el imprevisto efecto de empoderar a las mujeres inglesas. Al igual que se incorporaron a las cadenas de montaje y empezaron a llevar a cabo trabajos que se consideraban "peligrosos" para el "sexo delicado", no tardaron en formar equipos de fútbol y jugar entre ellas en los descansos de la fábrica. El fútbol, considerado hasta entonces "inapropiado" para las frágiles féminas se convirtió de pronto en una actividad buena para la salud, el bienestar y la moral de las trabajadoras.

Los partidos de fútbol femeninos empezaron como un hobby pero fueron convirtiéndose en un espectáculo muy seguido por el público, femenino y masculino, que acudía en tropel a los partidos de exhibición, utilizados para recaudar fondos para la guerra.

Lily Parr: 1,83 de estatura. 1.000 goles en 31 años de carrera.

La prohibición

La Primera Guerra Mundial finalizó en 1917, con la habitual derrota de Alemania, y los hombres volvieron a sus hogares (no todos: Inglaterra perdió un millón de hombres; Francia, 1,5 millones y Alemania, unos 2 millones en aquella carnicería). Entonces las mujeres volvieron silenciosamente al "lugar que les correspondía" en la sociedad, las tareas domésticas.

El fútbol dejó de ser un deporte beneficioso para la salud de las mujeres. La doctora Mary Scharlieb fue una de las voces del patriarco al declarar que el "fútbol no era el deporte más apropiado para la estructura física de las mujeres", recuerda BBC. Unas décadas antes, otros médicos se sacaron de la manga la enfermedad "cara de bicicleta" para disuadir a las mujeres de aquella "nociva práctica" de montar en bici.

A pesar de la advertencia, las jugadoras del Kerr Ladies hicieron caso omiso y siguieron jugando (y ganando) al fútbol. Su punto máximo de popularidad llegó en 1921: 53.000 personas fueron a verlas a Everton y otras 14.000 se quedaron fuera del estadio sin poder entrar.

El 5 de diciembre de 1921, la Federación Inglesa utilizó las opiniones más obtusas acerca del supuesto daño del deporte al cuerpo femenino y pidió a los clubes "que cesaran en el uso de sus campos para esos encuentros [entre féminas]". La prohibición cambió para siempre el destino del fútbol femenino.

Si bien algunos equipos, como el ya legendario Kerr Ladies, siguieron jugando en la semiclandestinidad hasta 1937, la mayoría se disolvió y el fútbol de mujeres quedó como una anécdota pasajera de entreguerras. Por increíble que parezca, la prohibición se prolongó hasta 1971, año en el que la FIFA recomendó a las federaciones nacionales de cada país tomaran el control del deporte femenino. El primer campeonato europeo se celebró en Suecia en 1984 y la primera Copa del Mundo, en 1991. Antes de ayer, como quien dice.

Mas información en FIFA. Con información de Telegraph, BBC y Strambotic.

BONUS TRACK: Por qué las mujeres viven más que los hombres, explicado en dieciocho fotos sobrecogedoras

¡Síguenos en Facetrambotic y en Twitterbotic!

Otras cartografías que molan:

Mapa de la obesidad por Comunidades Autónomas

Así quedaría el mapa de Europa si se derritieran los polos

– Así quedaría (o quedará) el mapa del mundo si la temperatura aumentara 4ºC