Strambotic

Noticias insólitas, bizarras e impertinentes

Las redes sacan los colores a un ‘triunfito’ por rellenar un estadio de público con Photoshop

25 Jun 2019
Comentarios

Compartir: facebook twitter meneame

Strambotic

Roi Méndez, al que ustedes posiblemente desconozcan tras haber finalizado en séptimo lugar en la edición de 2017 de OT, ha tenido una nueva dosis de fama gracias al torpe uso de Photoshop en su Instagram. Méndez publicó el pasado domingo una foto en la que aparecía con el resto de los ‘triunfitos’ en el concierto que ofrecieron el pasado 22 de junio en las fiestas de Torrejón de Ardoz (Madrid). Esta foto:

Roi Méndez agradecía al público por “sus cánticos y bailes” y aprovechaba aquel llenazo para postularse para un concierto en la “capi”, en Madrid. Lo que no sospechaba es que siempre hay alguien con demasiado tiempo libre en internet que se dedica a mirar con lupa las fotos que suben los famosos y aspirantes a serlo. En este caso, la tuitera @IrenBlack, que localizó hasta cinco grupos de personas clonadas entre el público, un bochornoso e ilegítimo uso del tampón de clonar de Photoshop. Aquí están la prueba:

Más de 11.000 personas han respondido al tuit “Cantar no sé, pero el photoshop mazo bien”, que inició Irene y en el que no faltaron los montajes irónicos sobre el desliz:

Al verse sorprendido, el artista gallego retiró la foto de su Instagram, pero era demasiado tarde. Para entonces, internet estaba plagada de memes del propio Méndez con Ricky Merino y Agoney Hernández, amén de otros dos señores con perilla que aún no se sabe si son reales o clonados.

Lejos de amilanarse, el ‘triunfito’ ha compartido en su Instagram un auténtico baño de multitudes, Photoshop mediante: “¡Gracias Bilbao, gracias San Mamés!”, comenta Roi Méndez en una foto que tiene la credibilidad de un referéndum en Corea del Norte.

Visto en Twitter. Con información de El Nacional.

¡Síguenos en Facetrambotic y en Twitterbotic!

Abundando:

Diez señas de identidad que creías que eran españolas (y ni de coña)

Del escay al gotelé: un viaje alucinante por el interiorismo español