Strambotic

Noticias insólitas, bizarras e impertinentes

El ‘dealer’ respetuoso con el medio ambiente que vende la coca en envases de plástico reutilizables

03 Jul 2019
Comentarios

Compartir: facebook twitter meneame

Strambotic

La lucha contra el plástico empieza desde lo más esencial: desde el envase de la droga que compras. Los camellos del siglo XX solían utilizar un sobrecillo de papel o cartón, la célebre ‘papelina’. Más tarde, los ‘dealers’ no solo cambiaron de nombre, dejando atrás sus raíces camélidas, sino que empezaron a distribuir su veneno empaquetado en bolsitas de plástico cerradas con el alambre del pan de molde, las populares ‘bailarinas‘, una evolución del ‘packaging’ que puede apreciarse en los bodegones policiales.

No es carbunco, sino farlopa.

La creciente conciencia ecológica con respecto al plástico ha llegado a los minoristas de la droga, que están incorporando un nuevo envase para la venta de pequeñas cantidades de droga, medio o un pollo. Es el caso de un camello de Birmingham (Reino Unido), que está vendiendo la cocaína a sus clientes en unas cápsulas cónicas de plástico de varios usos, de modo que el cliente puede volver a rellenar el envase con un descuento simbólico, según explica el diario inglés Metro.

“Mi proveedor habitual me vendió un gramo de cocaína en este envase de plástico de varios usos, y me explicó que nunca iba a volver utilizar bolsitas de plástico con cierre o bailarinas”, explica en el artículo un consumidor de polvo blanco. “Me dijo que, si no me importaba, podía volver a rellenarlo la próxima vez, que eso era mejor para el medio ambiente”.

Bailarinas del Bolshoi.

Aunque a la mayoría de los clientes solo les importa que la ‘merca’ sea buena y pese lo que tiene que pesar, “tengo muchos clientes ‘hipster’ a los que estos detalles les encantan”, explica el camello ‘eco-friendly’.

Por supuesto, por mucho plástico de un solo uso que ahorre este y el resto de los miles de menudistas de farlopa en la faz de la tierra, que son legión, no existe tal cosa como la cocaína ecológica. De hecho, cada vez que esnifas una raya de farlopa, Dios mata un gatito y arrasa una parcela de selva en Colombia, en Bolivia o en Perú. Quien tenga ojos, que vea.

Noticia original en Metro. Con información de Strambotic y un nevadito de regalo, gentileza de TMEO.

¡Síguenos en Facetrambotic y en Twitterbotic!

¡Más mandanga!:

– Los diez mejores carteles del cine español

– Los mejores momentos para disfrutar del cannabis