Strambotic

Noticias insólitas, bizarras e impertinentes

Un obispo asegura que la homosexualidad se transmite al feto cuando la madre embarazada practica sexo anal

27 Jul 2019
Comentarios

Compartir: facebook twitter meneame

Iñaki Berazaluce

Pon un micrófono delante de un obispo y, ¡chas!, que empiece el festival del humor. En esta ocasión ha sido un obispo ortodoxo de la Iglesia chipriota, monseñor Neophytos Masouras, el que ha proclamado (totalmente en serio) que la homosexualidad tiene una base biológica y además, está directamente vinculada con una práctica “contra natura”, el sexo anal:

“La homosexualidad es un problema, que se transmite habitualmente entre los padres del hijo”, afirmó Masouras durante un sermón ante los feligreses en Akaki (Chipre). El “contagio” de la homosexualidad seguiría el siguiente patrón: “La transferencia de la homosexualidad ocurre cuando una pareja tiene relaciones sexuales ‘no naturales’ cuando la mujer está embarazada”. Es decir, que si una mujer embarazada practica el sexo anal, el bebé adquiere inmediatamente la condición de gay.

“Para ser más exactos, hablo del sexo anal -prosiguió el religioso- San Porfirio dice que cuando la mujer disfruta eso [el sexo anal], se crea un deseo y después ese deseo es transmitido al hijo”.

El vídeo ha corrido como la pólvora en las redes sociales gracias a la difusión realizada por Accept, un grupo griego de derechos LGTB con el título “Cómo se crean las lesbianas”. La respuesta es evidente: practicando el griego.

Dentro vídeo:

Más allá de las inevitables bromas que ha desatado el delirio del obispo, lo cierto es que las personas LGTB aseguran tener “abrumadoramente negativas” por parte de una sociedad que es “tradicional, de mente cerrada y hostil”. Aseguran que la religión, de mayoría ortodoxa, tiene un gran impacto entre las personas: incluso han llegado a sufrir el veto de un obispo que pidió a sus feligreses que no apoyaran la celebración del Mes del Orgullo LGBTI porque era «perjudicial para los niños”, según leemos en El Confidencial.

De ser cierta la hipótesis biológica que maneja Neophytos Masouras ya tenemos la respuesta al origen de la pulsión de tantos curas y obispos católicos por sus monaguillos: la culpa es de sus padres, por darse por el culo durante la preñez.

Visto en El Confidencial. Con información de Cyprus Mail y Pink News. Puedes ver el vídeo original en Facebook, aunque puede que te suene a griego.

BONUS TRACK: Dicen los obispos

¡Síguenos en Facetrambotic y en Twitterbotic!

Va de retro:

– Une la línea de puntos y tú también habrás blasfemado contra el Islam

– Retrato de una Andalucía en blanco y verde, la despensa española de la marihuana