Strambotic

Noticias insólitas, bizarras e impertinentes

La quijotesca misión de una fotógrafa inglesa por preservar los bares madrileños de toda la vida

08 Ago 2019
Comentarios

Compartir: facebook twitter meneame

Iñaki Berazaluce

Madrid, igual que Barcelona, Lisboa, Berlín o cualquier otra gran capital europea, vive bajo la espada de Damocles de la gentrificación, un ‘palabro‘ importado directamente del inglés -como los ‘muffins‘ o los ‘smoothies‘- que viene a ser algo parecido a “acicalarse” o “volverse pija”. Sabemos que un barrio se ha gentrificado cuando el bar de la esquina en el que te ponían una lata de sardinas de aperitivo con la caña se convierte en una taberna ‘cool’ con copas de vino a 4 euros y pizarra con raciones, el destino que le deparó al legendario Palentino, por poner un ejemplo por todos conocido.

Leah Pattem es una periodista y fotógrafa inglesa de 34 años que llegó hace seis a Madrid y que, desde el minuto uno, quedó encandilada por sus bares y tascas. No todos, claro: a Leah le sulivellan los bares tradicionales, las casas regionales y, en definitiva, esos baretos sin pretensiones, sin florituras, que vendría a ser la traducción de Madrid no Frills, el blog que mantiene desde hace tres años y que presenta una de las miradas más originales e interesantes del momento sobre la capital de España… y no solo de sus bares, sino de sus gentes, de su barrio y de su historia. El blog, eso sí, está en inglés “porque es el idioma que hablo y en el que me expreso mejor… y porque otros ya están luchando contra la gentrificación en español”, me explica Leah vía chat.

Lo cierto es que los artículos -y las extraordinarias fotos- de Leah tienen un inmediato efecto positivo en los locales que visita. Cada vez que escribe un post sobre un bar o un restaurante, un centenar de sus lectores acuden en tropel al establecimiento, según asegura el medio en inglés The Local en el que Leah también colabora.

Pattem se gana la vida como profesora y dando charlas y conferencias, pero le gustaría dedicarle más tiempo al blog, así que ha abierto un proyecto de micromecenazgo en Patreon para que sus lectores podamos participar sin sufrir la molesta publicidad: “Durante tres años he escrito y he compartido lo que me gustaba, y quiero que siga siendo así. Quiero mantenerme completamente independiente y sentirme libre para contar historias sin filtros, como siempre he hecho. Lo único que pido es que me apoye la gente a la que le gusta lo que hago”, explica la fotorreportera.

A continuación, algunos de los bares “sin florituras” predilectos de Madrid No Frills.

Bar El Boquerón

“La última marisquería de Lavapiés acaba de cumplir 70 años”.

Bodegas Lo Máximo

“Entra en Lo Máximo y sentirás que estás en una peli de Almodóvar… Solo quedan seis meses para que Bodegas Lo Máximo sea desalojada por los inversores”.

Sidrería Aviseo

“Esa tipografía, esa terraza, el pulpo y la palmera…”

Bar Santurce

“Si tienes pensado ir hoy al Rastro, no dejes de hacer una parada en boxes para tomar el aperitivo”.

Bar Eutiquio

“Tino y su mujer abrieron el Bar Eutiquio hace 40 años, pero quieren jubilarse pronto, y nadie quiere seguir con el negocio, así que este bonito bar de Vallecas está condenado a desaparecer”.


Miss Beige

“Te presento a @miss_beige, una feminista y anarquista madrileña. Ella es una chica normal que vive en su propio mundo beige, y escupirá pipas a quien le diga que sonría”.

Bar Justo

“Bar Justo es un bar de barrio con una fama inesperada. Esas paredes amarillas sirven de eco a algunas de las bandas más famosas del mundo, porque el Bar Justo está al otro lado de la valla de la Caja Mágica”.

View this post on Instagram

Bar Justo is a barrio local with unexpected fame. Those yellow, pebble-dashed walls echo the voices and instruments of world-famous bands every year, because Bar Justo sits just on the other side of the fence from Caja Mágica. How very different the two sides of that fence are, but guess which side you'll find me on… ????????????️ ???? ????????????????️‍♀️

A post shared by Madrid No Frills (@madridnofrills) on

Café Bar Diar

“Café Bar Diar es uno de los muchos bares sin florituras de Vallecas. Atención a los iconos tradiconales pintados en la vidriera y al letrero de neón”.

Bar El Jamón

“Bar El Jamón: el Padrino de Lavapiés”.

Cafetería Rocablanca

“Creo que he encontrado la mejor tortilla de patatas de Madrid y, lo que es mejor, es un bar sin florituras, por supuesto”.

Bar Cantabria

“Bares sin florituras significa precios sin florituras: cervezas a 1 euro y música latina en el Mercado de La Cebada”.

Nueva Galicia

“Esta cervecería sin florituras es la última de su estilo en la zona de Sol, pero está aquí para quedarse. Durante el día sirve cafés y cañas a los madrileños de toda la vida, y a la tarde sirve generosas tapas gratis”.

El Boquerón

“¡Esta taberna tradicional está en el corazón de Lavapiés y tiene ostras frescas! Puede que no haya mujeres en esta foto, pero juro que estaban ahí”.

No te pierdas Madrid No Frills y su Instagram. Más información sobre el proyecto de Leah Pattern en The Local, Verne y Traveler. Ya tardas en participar en el ‘crowdfunding’ en Patreon.

BONUS TRACK: Se come una mariscada de 400 euros en Formentera e intenta irse sin pagar

¡Síguenos en Facetrambotic y en Twitterbotic!

Y de postre…

– Pijo contra Acho, duelo a muerte de las patatas fritas murcianas

No diga «ensaladilla rusa». Diga, «ensaladilla nacional»