Strambotic

Noticias insólitas, bizarras e impertinentes

Prosigue la escalada de ‘simpas’ en Ibiza: intenta irse sin pagar 866 euros tras una “opípara cena”

02 Ago 2019
Comentarios

Compartir: facebook twitter meneame

Iñaki Berazaluce

Temporada de ‘simpas’. ¿Alguien más ‘sapunta’? Foto: The Style Junkies.

Inglaterra, 1 – Italia, 0. Así luce el marcador oficioso de los ‘simpas’ del verano en las Pitiusas tras la “opípara cena” que se marcó un cliente inglés en el restaurante Sa Punta de Talamanca y que, por supuesto, acabó con la consabida visita de la Guardia Civil y con el gorrón en el cuartelillo. La cuenta, que asciende a 866 euros, duplica con creces la ya escandalosa multa del italiano de la mariscada en Formentera, hace apenas dos semanas: 416 euros.

Según cuenta el periodista Paco Pérez en el Periódico de Ibiza, “los hechos ocurrieron la noche del miércoles en un restaurante de Jesús con vistas a Talamanca. El individuo, de 42 años y nacionalidad británica, disfrutó de una suculenta cena. A la hora de afrontar el último plato, el de la cuenta, el hombre, en estado de embriaguez, advirtió que no abonaba los 866 euros a los que ascendía la cuenta”.

Foto: The Style Junkies.

El inglés borracho, valga la redundancia, fue detenido por una patrulla de la Policía Local de Santa Eulalia y será juzgado por un delito de estafa, en tanto el ‘simpa’ superó los 400 euros, el límite en el que la falta se convierte en delito. Además de gorrón, asshole.

Esta vez no hay foto del dueño del restaurante con la cuenta kilométrica, como sucedió con el Molí de Sal de Formentera. De hecho, he tenido que llamar a varios negocios de la bahía de Talamanca para averiguar el nombre del establecimiento, ya que la crónica del periódico habla solo de “un restaurante de Jesús con vistas a Talamanca”.

En principio había descartado Sa Punta, un restaurante (en realidad, 3 en 1) en el que, según su página web, “la gente local, influyentes visitantes y la Jet Set internacional se reúnen para saborear su fabulosa comida y las buenas vibraciones Chill Out”. A pesar de la pretenciosa descripción, el menú es decepcionantemente barato (de 37 a 54 euros, según Trip Advisor). Una cena de 900 euros no se la baja ni Joe Burgerchallenge.

Pero la clave está, cómo no, en la carta de vinos. Una copa del vino de batalla (Mocen, Rueda 2017) cuesta seis dolorosos euros, más o menos lo que la botella entera en una bodega. En la gama alta encontramos un Bonnes-Mares Grand Cru – Domaine Comte Georges De Vogüe 2008, que con ese nombre solo puede ser caro: 796 euros tienen la culpa. Con una botella y una ración de puntillitas ya tenemos la factura completa (aunque la cena no llega a “opípara”). El encargado que me atiende al teléfono no quiere saber nada del tema (“no tenemos nada que declarar”), lo que confirma que Sa Punta fue el escenario del delito.

Noticia original en Periódico de Ibiza. Con información de Strambotic.

BONUS TRACK: Se come una mariscada de 400 euros en Formentera e intenta irse sin pagar

¡Síguenos en Facetrambotic y en Twitterbotic!

En los carteles han puesto un nombre que yo no quiero mirar:

Franco ha Werto: las mejores pancartas de las manifestaciones

No diga «ensaladilla rusa». Diga, «ensaladilla nacional»