Strambotic

Noticias insólitas, bizarras e impertinentes

La artista que diseña joyas para burlar los sistemas de reconocimiento facial

29 Oct 2019
Comentarios

Compartir: facebook twitter meneame

Iñaki Berazaluce

El futuro de hipervigilancia que anticipaba ‘Black Mirror’ ya está aquí. El año pasado, los sistemas de reconocimiento facial en China permitieron a la policía china detectar y detener a un prófugo de la justicia entre la multitud de 50.000 asistentes a un concierto. Todos chinos, ojo. El detenido “no se esperaba que pudieran localizarle entre tanta gente”, expresó ufana la policía china.

La sofisticación y precisión de los sistemas informáticos de vigilancia chinas son bien conocidos por los manifestantes de Hong Kong, que habitúan a ir ataviados con máscaras, gafas y cascos, para proteger su identidad de las miles de cámaras que vigilan (y reconocen la ciudad). Los participantes en las protestas también utilizan punteros láser para “cegar” las cámaras de reconocimiento facial.

Foto: Laurel Chor, Getty Images.

Pero los sistemas de reconocimiento facial no solo están en boga para perseguir y reprimir las protestas por parte de las autoridades. También lo utilizan empresas como Facebook (DeepFace), Apple o Amazon para mejorar los perfiles de sus usuarios o incluso anticiparse a sus deseos. Amazon admite que su software Rekognition puede analizar los gestos de miedo, sorpresa o enfado de sus clientes a través de la webcam.

Este panorama es el que se encontró la artista polaca Ewa Nowak cuando se graduó en la Academia de Artes de Varsovia en 2017. Junto con el también artista Jaroslaw Markowitz, Nowak fundó el estudio de diseño industrial NOMA, con la idea expresa de generar productos para salvaguardar la privacidad de las personas.

Nowak ha creado una línea de “joyas faciales” diseñadas expresamente para burlar a los sistemas de reconocimiento facial. Una de estas piezas incorpora sendos círculos de latón que cubren las mejillas, amén de una banda del mismo material que cubre la frente. Unos hilos permiten llevar la pieza colgada de las orejas, como si fuera unas gafas.

Máscara transparente para la vista humana, invisible para las cámaras.

La máscara logra bloquear los sistemas de detección facial, que se basan en el juego de luces y sombras de la cara de cada individuo para trazar un perfil único de la persona. Nowak se inspiró en unas gafas LED creadas por el Instituto Nacional de Informática de Japón con el mismo objetivo: trolear los sistemas de reconocimiento facial. Si en el diseño japonés prima la funcionalidad y la eficacia tecnológica, la alternativa de NOMA es la elegancia y el low-tech.

Salta a la vista que las joyas de Nowak no son muy “llevables”, pero es que el mero acto de llevarlas por la calle es un acto político en sí mismo. El punto es precisamente “generar conciencia” sobre la hipervigilancia, según explica el profesor de arte Henry Navarro en un reportaje de Slate: “Parte del propósito es hacer conscientes a la gente que normalmente no piensa en ello que estas tecnologías están ahí fuera y que están siendo vigilados”.

Otro de los diseños de Nowak es aún más provocativo: se trata de la máscara “Incognito”, cubierta enteramente por espejos triangulares que devuelven a la cámara su propio reflejo.

“La cuestión es que cuando tratas de pasar desapercibido para las cámaras, llamas mucho más la atención entre las personas”, tal y como explica el periodista de The Atlantic Robison Meyer. Meyer estuvo un mes utilizando camuflaje anti-detección en su vida cotidiana para un reportaje-experimento en 2014. Meyer se maquillaba cada día con unos patrones geómetricos en la cara inspirados en el llamado “computer vision dazzle” (deslumbramiento de la visión informática) del artista norteamericano Adam Harvey, preocupado, igual que su colega Ewa Nowak, por la invasión de la intimidad que suponen los sistemas públicos de reconocimiento facial.

Los diseños de Harvey se basan en las técnicas de camuflaje que utilizaron los contendientes en las dos Guerras Mundiales para ocultar sus barcos del enemigo, mimetizando su tamaño y movimiento.

Ejemplos de maquillaje CV Dazzle, extraídos del libro ‘Look Book’, de Adam Harvey.

La guerra del futuro (que es el presente) ya no se dirime en las trincheras sino en el uso de los datos y el control de la población mediante sofisticadas técnicas de reconocimiento facial y big data.

Más información en NOMA.

Visto en Return To Now. Con información de Abacus News, Gizmodo, Slate, The Atlantic y Fast Company.

BONUS TRACK: El bodegón policial como una de las bellas artes

¡Síguenos en Facetrambotic y en Twitterbotic!

¡Más mandanga!:

– Los diez mejores carteles del cine español

Diez portadas de discos que trataban de ser sexy y daban risa

Lost in translation: las traducciones más descabelladas del inglés al español

– Los mejores momentos para disfrutar del cannabis