Strambotic

Noticias insólitas, bizarras e impertinentes

Así es como Correos lleva toda la vida trayéndonos la droga a casa por dos duros

15 Oct 2019
Comentarios

Compartir: facebook twitter meneame

Iñaki Berazaluce

Waiting for my man…

Hay montado un cachondeo en internet porque alguien ha hackeado la cuenta de Twitter en Correos y ahora anuncia ofertas tan sensacionales como “llevar un poco de cocaína de regalo en los envíos” o “si necesitas enviar droga en tus paquetes, no dudes en usar nuestro servicio”.

Es gracioso porque es verdad: hace décadas que los carteros de Correos nos están haciendo el trabajo sucio de enviarnos la droga a casa o al trabajo sin tener que pasar malos tragos en el aeropuerto, poniendo cara de póker a la Guardia Civil. Estos son solo algunos ejemplos recopilados entre amigos y conocidos, clientes satisfechos del eficiente servicio de envío de mandanga del servicio postal:

Tripis’ desde Amsterdam

“Enviar tripis por carta no es que sea fácil, es que es directamente indetectable. El LSD es inodoro e incoloro y su principio activo es tan bajo que en un tripi del tamaño del sello del Rey hay ácido suficiente para colocar a una oficina de Correos entera durante varios días. En los noventa envíe decenas de tripis desde Amsterdam hasta España, al principio en cartas y más adelante, en plan sobrado, en postales, pegados debajo de los sellos”.

Perico, 49 años, Pamplona.

Cocaína desde Colombia

“A principios del siglo XXI envié y me enviaron unas cuantas cartas cargadas de cocaína desde Colombia hacia Europa, da igual a qué país: 9 de cada 10 solían llegar, y la restante supongo que se la quedaba algún cartero listo. El método era bien sencillo: la cocaína iba aplastada dentro de una tarjeta de felicitación de cumpleaños. En el equivalente al grosor de un folio doblado podían entrar fácilmente de diez a quince gramos de coca de primera, que en Colombia costaban unos 60 euros y en Europa se podían vender por 15 o 20 veces más ese precio. Fácil e indoloro. El momento crítico, eso sí, era cuando recibías la carta, porque nunca sabías si el cartero era un ‘estupa’ disfrazado”.

Piluca, 38 años, Madrid.

Foto: Mº del Interior.

Hachís desde España para el mundo

Correos no solo hace de camello para los consumidores españoles, sino que también distribuye drogaína desde España para el mundo:El hachís y la marihuana son las drogas más difíciles de colar en un paquete postal: ocupan mucho y huelen demasiado. Puestos a elegir, me quedo con el hachís, que es más maleable y puedes aplastarlo hasta convertirlo en ladrillos. He enviado bastantes “posturas” a colegas que estaban estudiando el Erasmus en Europa. De los Pirineos para arriba el chocolate es prohibitivo”.

Carlos Andrés, Cádiz.

De todas partes, a través de la ‘dark net’

Bien es sabido que en la llamada ¡dark net’ hay auténticos supermercados de droga y otros productos ilegales. Lo que no es tan conocido es que foros como Dream Market o Zion no podrían funcionar sin la complicidad involuntaria de los servicios de envío como DHL, UPS o, efectivamente, Correos. Un conocido que, por motivos obvios, prefiere permanecer en el anonimato lleva años comprando “heroína de Afganistán, MDMA de Rusia o 2CB de Holanda” y recibiéndolo cómodamente en su domicilio de la sierra de Madrid. “Una parte la vendo entre los amigos y el resto, para el departamento de calidad, yo mismo”.

Correos, como es lógico, no sabe o no contesta sobre su inconsciente participación en el menudeo de drogas, suponiendo siempre que solo se utilicen para pequeños envíos, digamos que para consumo propio. El año pasado contacté a la oficina de prensa de Correos para un reportaje sobre la ‘dark net’ y un empleado me respondió cándidamente que “no era posible” que la droga viajara en cartas porque “era ilegal”.

Con información de Twitter, Strambotic y Tremending.

BONUS TRACK: El hombre que fabricaba el 90% del LSD del mundo

¡Síguenos en Facetrambotic y en Twitterbotic!

¡Más mandanga!:

– Los mejores bodegones policiales de ayer, hoy y siempre

Diez portadas de discos que trataban de ser sexy y daban risa

– Los mejores momentos para disfrutar del cannabis