Strambotic

Noticias insólitas, bizarras e impertinentes

«Tú antes molabas»: 11 iconos antisistema que se convirtieron en merchandising

08 Oct 2019
Comentarios

Compartir: facebook twitter meneame

David Cánovas

Yo soy rebelde porque el mundo me ha hecho así… pero si me enseñas la chequera todo se puede negociar. Esa podría ser más o menos la síntesis del diálogo interior que nos encontraríamos al zambullirnos en la mente de algunos de los personajes que pueblan este artículo. Porque, vamos a ver, si a un diseñador se le ocurrió montar un desfile de moda inspirado en el uniforme de los presos en los campos de concentración nazis, no irás a pensar que aún queda algo a salvo, querido lector. El siguiente mausoleo de iconos rebeldes o anti sistema caídos en desgracia nos enseña una práctica y sencilla lección: todo está en venta.

Che Guevara

Vale, lo ponemos el primero y así nos lo quitamos de en medio. Sí señores, el intrépido guerrillero que derrocó a Batista codo con codo con su amigo Fidel y luego murió acribillado a balazos mientras intentaba montar otra revolución en Bolivia, pasó por varias fases de mercantilización (de las cuáles esta sería la última y más barroca): de icono revolucionario a moda ya un poco noventera y out. Esa mirada brava y gallarda, cargada de futuro que diría Celaya, nos observa hoy impertérrita, vagamente abatida si se nos apura, desde todos los puestos de camisetas de cualquier mercadillo del orbe mundial.

PSOE

La marca californiana Stüssy, especializada en ropa urbana, ha sacado recientemente al mercado una linea de camisetas con logos famosos en los que se incluía el del mítico Partido Socialista Obrero Español. ¡El partido de Pablo Iglesias (el primero, cuidado), sí, y de Largo Caballero, clave en el consenso logrado para la firma de la Constitución de 1978. ¡En el pecho de los niños hipsters americanos! Tras el sonrojo de los militantes y el revuelo causado en redes sociales, el PSOE se ha planteado iniciar acciones legales contra la empresa textil.

 

cccp-retro-print-bag-red

CCCP

El orgulloso ejército soviético, el artífice de joyitas bélicas como el Ak-47 -un rifle del que se han vendido más unidades que discos de Julio Iglesias- o del MIG-29 Fulcrum, hoy se arrastra por el fango poblando diversos complementos retro de Adidas. A ver si Putin, con su reconquista de Ucrania, recupera algo del honor perdido. Que esto no puede ser, hombre.

Subcomandante Marcos

El líder del Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN), que electrizó a medio planeta declarando la guerra al estado mexicano en 1994 ya no es lo que era. De hecho parece que hasta el sistema judicial mexicano le hace el vacío retirándolo de sus objetivos a batir. Los delitos de terrorismo, sedición, motín, rebelión, conspiración y uso de armas de fuego exclusivas del Ejército mexicano han prescrito. Esto, y las luchas internas parecen dejar claro que el zapatismo y su revolución indígena parecen vivir un momento de intento de consolidación interna,  lejos de los focos y fascinación internacional que causó hace 23 años.

John Lydon, aka Johnny Rotten

Hubo un tiempo en que los Sex Pistols cantaban cosas como “Dios salve a la Reina y a este régimen fascista” y escupían a los cuatro gatos que asistían a sus conciertos. Se cuenta incluso la leyenda de que, en su gira por EEUU, un incauto abordó a Sid Vicious en un bar y, apagándose una colilla en la palma de la mano, le espetó: “¿A que no haces esto?”. Parece ser que Vicious se rajó la mano con el cuchillo y siguió comiendo con el plato ensangrentado. En fin, la vida nos demuestra una y otra vez que, en estos casos, la mayor derrota es sobrevivir. Mientras el icono de Sid Vicious permanece inmarcesible arriba en todo lo alto gracias a su prematuro óbito, hoy su compañero de formación John Lydon anuncia en la tele mantequilla fácil de untar. No hacía falta ser tan explícito, Johnny.

Banksy 2

Banksy

Pero el mundo de la música no es la única disciplina donde se dan estas caídas en desgracia. El arte callejero también ofrece ciertos paralelismos. Así es, los que antaño llamaban a la policía para denunciar a un gamberro que había pintarrajeado su fachada hoy llaman a un camión para que se lleve  la pared a Sotheby’s a toda pastilla. De hecho, recientemente se celebró la primera subasta de arte callejero de Banksy. Tony Baxter, el responsable de la venta declaraba todo serio a la BBC: “Si no nos llevamos esas pinturas ilegales los vecinos corren el riesgo de que sus casas se declaren patrimonio artístico”. Parece ser que Banksy no estaba muy de acuerdo…

Obey_WallHeader_zps57dd6c52

Shepard Fairey, aka Obey

Hablar de experimentos fenomenológicos pasados por la baticao del situacionismo, o decir que «a lo largo de mi carrera artística he considerado que el arte es una poderosa herramienta de discurso político y comentario social», queda muy rotundo. Y si montas uno de los primeros proyectos de arte viral (la pegatina de «André el Gigante» o las pintadas de OBEY) con un discurso antisistema pasas directamente a la categoría de guerrillero urbano.

El problema viene dado cuando utilizas iconos comerciales (como el de André) o fotos de agencias de prensa (la del mítico cartel de Obama era de Associated Press) pero luego vas y le metes un puro al primero que adapta tus creaciones . Y luego montas directamente una marca de ropa para vender hoodies con tu feroz crítica al sistema. Como allá donde las dan las toman, AP denunció a nuestro amigo Fairey ante los tribunales y le obligó a pagar una compensación económica. Muy enrevesada, pero justicia poética al fin y al cabo.

Lou Reed

Érase una vez un músico andrógino que se codeaba con Andy Warhol y ligaba con travelos en el el parque de atracciones de Coney Island. También componía temones como “Waiting for my man” (“A ver si llega mi camello”, en traducción libre de un servidor). Pero hete aquí que Honda llegó con la chequera y Reed se replanteó aquello de andar por el lado más bestia de la vida. De hecho, al final del anuncio suelta un lánguido “don’t settle for walking”. Pasa de andar, dicho en castellano español.

Bob Dylan

El trovador de los sesenta, el padre fundador de la canción protesta (que sí, que Woody Guthrie estaba antes, es una forma de hablar) que arremetía contra los señores de la guerra y andaba por ahí buscando la respuesta en el soplo del viento, acabó por convertirse en un hombre cartel de esos que deambulan por la Gran Vía de Madrid, pero con un poco más de glamour. De hecho, la lista de anuncios en los que ha participado es tan extensa que se granjeó un artículo en The Guardian. Pepsi, Victoria’s Secret, Apple, Chrysler… Ay, ya le llamaron Judas cuando se enchufó a la guitarra eléctrica. Todo ha ido para abajo desde entonces.

Ramones

Los Ramones

Aunque han pasado a la historia como un grupo de rebeldes a los que todo se la sudaba (o como esos tíos cascados con pelucas, según se mire), resulta que el plan desde el principio de los Ramones era ganar pasta. O eso dice Johnny Ramone en Commando, su recientemente publicada autobiografía. Su plan maestro era ganar un millón de dólares para rodar un remake de una peli de serie B llamada «Los hombres lobo moteros». En serio. Es más, eran un producto de marketing de cabo a rabo: desde las chupas de piel hasta la falta de higiene personal. Pero bueno, aun con todo, ningún ciudadano biempensante puede dejar de sentir cierta grima al ver a una chavala hipster enfundada en una camiseta rosa de los Ramones.

Kayne Kayne

El hip-hop

Lo que venía siendo el cante jondo de los negros rebeldes del Bronx, la banda sonora de los tiroteos callejeros, hoy está encarnado en la figura de Kayne West, un señor casado con una tal Kim Kardashian y una fortuna estimada de cien millones de dólares. Para qué decir más.

Si te preguntas de dónde ha salido todo esto, pues que sepas que de The Guardian, BBC, Big Think y el sentido común fundamentalmente.

BONUS TRACK: Nueve camisetas de grupos musicales más famosos que las propias bandas

¡Síguenos en Facetrambotic y en Twitterbotic!

Será por iconos:

Ocho iconos españoles más vascos que el bacalao al pil-pil

Nueve camisetas de grupos musicales más famosos que los conjuntos que las inspiraron

El cannabis, de remedio común a “sacramento” en misas satánicas

Cinco presuntos viajeros en el tiempo y sus presuntas explicaciones

Este artículo se lee de un tirón (si utilizas la herramienta adecuada)

Cuando la lucha contra el tabaco era cosa de nazis (literalmente)