Strambotic

Noticias insólitas, bizarras e impertinentes

¿Es usted asmático? Échese un cigarrillo, hombre… O, mejor aún, fúmese un porro

03 Oct 2019
Comentarios

Compartir: facebook twitter meneame

Iñaki Berazaluce

Tus abuelos no se andaban con chiquitas. Hubo un tiempo en que fumar no era considerado nocivo para la salud, muy al contrario lo recomendaban los futbolistas, los actores e incluso los médicos… por supuesto, a sueldo de la industria tabaquera.

Más delito tenían los cigarrillos para asmáticos del doctor Andreu, que prometían la curación del asmático “con un remedio cómodo, que pueda emplearlo sin descuidar sus ocupaciones”. Ni jarabes, ni inyecciones ni, incómodas píldoras. Nada mejor que un buen cigarro.

“Los cigarrillos balsámicos del Doctor Andreu estaban compuestos nada menos que de datura estramonio (potente alcaloide, que se dice usaban las brujas untándolo en el palo de la escoba, que a continuación frotaban contra su vagina, no por nada le llamaban “La hierba del Diablo”), y los papeles azoados, que el enfermo debía quemar en su habitación para aspirar el humazo que salía, de la misma marca contenían Cannabis Índica”, según relata el blog Retroterapias.

¿Y cómo se fumaba aquello? Según las instrucciones incluidas en la caja, “el asmático deberá fumar estos cigarrillos lentamente, aspirando fuertemente el humo, para que éste invada completamente el aparato respiratorio. Hará uso de ellos en la hora en que habitualmente le sobreviene el acceso; si un cigarrillo no le basta, deberá fumar otro a continuación”.

El doctor Andreu, que no era médico, sino farmacéutico, tenía su laboratorio en el centro de Barcelona, en la calle Aragón, y en su producto más exitoso fueron las pastillas para tos Dr. Andreu, que aún se pueden encontrar en algunas farmacias, y que por aquella época incluían un derivado opiáceo que las hacían mucho más eficaces que las actuales.

En 1882 abre una farmacia en el centro de Barcelona e inicia la construcción de un Laboratorio Farmacéutico en la calle Aragón mientras comienza su expansión internacional. Sus medicamentos se exportan a Italia y a numerosos países de Sudamérica, donde se llegaron a establecer fábricas para su producción in situ, y con el tiempo, comercializándose en 44 países de todo el mundo.

Los cigarrillos para asmáticos del Doctor Andreu no pasaron el filtro del tiempo, por motivos obvios, pero no fueron los únicos en intentar matar moscas a cañonazos. Según recuerda Retroterapias, la respuesta francesa a los cigarros de datura fueron los cigarrillos de cannabis de Grimault, lo que viene siendo un buen porro para aliviar su asma. Definitivamente, cualquier tiempo pasado fue mejor.

Con información de Retroterapias, Francisco Javier Tostado y Pharmakoteka.

¡Síguenos en Facetrambotic y en Twitterbotic!

Otras batallas:

– La bandera de España: un chaleco reflectante atado a un palo

– Espeluznantes fotos de parejas que te empujarán al celibato

15 inventos caseros que te harán la vida más fácil

– Ocho pueblos que rinden homenaje a la marihuana en sus escudos y banderas